El Tribunal Supremo marca las reglas: estos son los requisitos para que un club social de cannabis sea legal en España

La sentencia del Supremo que condena a varios de los miembros de la asociación cannábica Ebers por un delito de cultivo ilegal de drogas ha venido acompañada de una serie de criterios que podrían tenerse en cuenta para determinar si estas organizaciones actúan correctamente. No obstante, y aunque son muy útiles, no son determinantes y dependerán del análisis de cada caso en concreto.

DSC 0022DSC 0022

Durante estos días, el Parlamento Vasco está redactando el texto articulado definitivo de su Ley de Adicciones, una de cuyas medidas es la regulación de los clubes de cannabis. La fiscalía del Estado ya ha anunciado que, pese a los avisos del Gobierno central que la considera inconstitucional, esta ley deberá respetar los nuevos "límites establecidos por el Tribunal Supremo" en la reciente Sentencia Ebers.

En esta sentencia el alto tribunal fijó unos estrictos requisitos que debían regir el consumo compartido en estos clubs de cannabis, sentando jurisprudencia sobre hasta dónde pueden llegar estas asociaciones a la luz del Código Penal. Se trata de algo que choca frontalmente con la reglamentación aperturista que se persigue con esta nueva ley de Adicciones en el País Vasco. Ahora los legisladores deberán hilar muy fino porque la actividad de estos clubes se ha colocado en el límite del Código Penal.

El pasado mes de julio, los magistrados de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo revocaron una sentencia absolutoria dictada por la Audiencia Provincial de Vizcaya y condenaron a cinco miembros de la Asociación de Estudios y Usuarios del Cáñamo Ebers, en Bilbao, como responsables de un delito contra la salud pública "por el cultivo ilegal de drogas tóxicas". La decisión está motivada, en parte, por no existir una regulación clara sobre lo que los miembros de este tipo de clubes pueden o no pueden hacer.

Ahora, el Alto Tribunal ha resuelto su caso y ha publicado su sentencia detallada. Se establecen sendas condenas de 8 meses de cárcel y 5.000 euros de multa al presidente, al secretario y a la tesorera de la asociación y de 3 meses de cárcel a dos colaboradores que envasaban ocasionalmente el cannabis que se repartía a los socios.

El Tribunal Supremo ha determinado que, desde el punto de vista penal, no es tolerable que la producción y el consumo de marihuana en un club social de cannabis se pongan en manos de "un número indeterminado de personas", es decir, de socios. Tampoco que la asociación, formada por 290 personas, esté abierta a nuevas incorporaciones de forma indiscriminada y constante. El TS considera que su actividad va más allá de los límites que establecía el artículo 368 del Código Penal, que condena el cultivo de ciertas sustancias y su consumo.

Por otro lado, según recoge la sentencia, las cantidades de marihuana asignadas a cada socio (y recogidas en los contratos de previsión de consumo) que el club manejaba y distribuía "eran de un total de 10,4 toneladas de producto cada seis meses", una cantidad que se aleja de lo que se considera como autoconsumo compartido. Esto hace pensar que el cannabis pudo ser dispensado a terceras personas, algo que no está permitido, aunque el TS admite que este hecho no ha podido probarse.

Además, el tribunal es consciente de que los directivos de un club no pueden ser responsables de que sus socios den o vendan el producto (traicionando sus obligaciones asociativas) a una persona que no es consumidora habitual. Sin embargo, sí acusa a los responsables de ser una fuente de "riesgos incontrolables y reales" que tienen lugar cuando se manejan grandes cantidades de sustancia. Considera que una cuestión así "estira la doctrina del consumo compartido hasta romper sus costuras".

Ante este caso, la Plataforma Regulación Responsable ha querido denunciar "la utilización partidista y moralista" del sistema judicial y exige una respuesta política que responda de forma eficiente a la realidad social del país.

Sostiene que, ante la prohibición, muchas personas llevan años empoderándose para transformar el sistema, puesto que los consumidores viven en una permanente inseguridad jurídica. "Las personas que autocultivan, las personas que colectivamente se abastecen, las personas que utilizamos el cannabis como paliativo, necesitamos una respuesta y tenemos todo el derecho a exigirla", añade el comunicado.

Recuerdan también que los usuarios de cannabis no quieren recurrir al mercado ilícito ni continuar pagando costes policiales y penales, por lo que necesitan una regulación integral que permita la convivencia con respeto y diálogo.

Criterios para que no se aprecie una conducta delictiva en la actividad de un Club Social de Cannabis

Como vemos, el Tribunal Supremo se ha decantado por una interpretación muy restrictiva de las reglas del consumo compartido, que dificulta la actividad de los clubes que existen en la actualidad.

Ahora, ha fijado unos parámetros para saber si hay delito o no en la actividad de una asociación cannábica. Unas reglas que serán muy útiles para las audiencias provinciales, que suelen tener opiniones dispares a la hora de tratar estas cuestiones. Aunque, al final, todo seguirá dependiendo del análisis de cada caso concreto:

1- Por un lado, la asociación debe estar formada solo por usuarios habituales de cannabis, que demuestren esta condición, y no puede estar abierta a un número indiscriminado de socios. Con dicha limitación se pretende evitar que terceras personas que no tienen nada que ver con los principios del club acaben usándolo ilegalmente.

2- Además, el consumo debe producirse en un lugar cerrado para evitar que se promocione de forma pública y para hacer que la sustancia no llegue hasta quienes no forman parte de los inicialmente asociados. De hecho, sus reuniones deben congregar a un grupo reducido de usuarios con el fin de que se considere un "acto íntimo sin trascendencia pública".

3- De la misma manera, las personas asociadas deben estar identificadas para comprobar que realmente son los usuarios de cannabis habituales.

4- Por otro lado, el consumo debe ser inmediato, con el fin de que el producto no salga del local ni pueda llegar a esos terceros a los que no debería.

5- Asimismo, la cantidad de cannabis con la que cuenten estas organizaciones debe ser "mínima y adecuada para su consumo en una sola sesión o encuentro".

6- También se insta a evitar el almacenamiento masivo de la planta al considerarlo "un germen del peligro que quiere desterrar el legislador" (en cuanto a tráfico de drogas).

7- Por último, deben ser los responsables de la asociación quienes controlen que todo lo anterior se cumpla, es decir, que tengan capacidad de control y ejecición sobre el cumplimiento de los requisitos anteriores.

No obstante, y como el análisis de las circunstancias dependerá de cada caso, aún se necesita mayor precisión para conocer los límites en los que una actividad de un club cannábico podría constituir o no delito. Hasta que la regulación completa no llegue, los usuarios continuarán indefensos.

Fuente Dinafem.org

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Se acabó el miedo: fumiga a tope hasta el último día de floración con acaricida biológico

Foto 3 Superkukulus aplicacion final de floracion foliarDesde hace muchos años se han utilizado productos muy agresivos y tóxicos para tratar las plagas en el cannabis...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media