El polen de cannabis fosilizado revela que la planta tiene 27,8 millones de años

El mercado de cannabis está en plena efervescencia y, a medida que los productores aprenden más sobre su genética, ha surgido una amplia gama de variedades para todos los gustos. Pero toda planta de cannabis tiene su origen en alguna parte. Y lo localizan en lo alto de la meseta tibetana, en el lago Qinghai, el lago más grande de toda China, según un estudio que se publica en la revista ‘Vegetation History and Archaeobotany’.
El polen de cannabis fosilizado revela que la planta tiene 27,8 millones de añosEl polen de cannabis fosilizado revela que la planta tiene 27,8 millones de años

 

Los científicos han buscado durante mucho tiempo el origen del cannabis. O, por lo menos, la cepa original de esta planta. La mayoría de la gente está de acuerdo en que el cannabis proviene de algún lugar de Asia central. Sin embargo, los científicos no estaban seguros de una ubicación precisa. Hasta hace muy poco, cuando un estudio de polen fosilizado parece haber encontrado la localización de las primeras especies de cannabis.

En realidad, podemos rastrear las distintas genéticas hasta llegar a una pequeña cantidad de plantas originales conocidas como cepas autóctonas o ‘landraces’. Se trata de variedades locales, plantas aisladas geográficamente que no se han cruzado con otras variedades de cannabis. Son oriundas de regiones específicas y desarrollaron sus cualidades particulares a medida que la genética se adaptaba a su entorno único. Localizando estas ‘landraces’, se puede mapear la edad de las distintas especies de cannabis y cómo se han trasladado entre los continentes a lo largo de millones de años.

Usando un reloj molecular

Pero esta búsqueda no es un proceso fácil. Una cuestión clave es que un grupo de plantas estrechamente relacionado con el cannabis, como el lúpulo (Humulus lupulus), comparte una forma de polen similar al cannabis en el registro fósil, lo que dificulta la distinción entre ambos. De hecho el lúpulo puede decirse que es primo hermano del cannabis, ya que ambas plantas provienen de la familia de las Cannabinaceae. Y también es una especie que tiene individuos masculinos y femeninos separados (conocidos como dioicos).

Debido a este enigma, John McPartland de la Universidad de Vermont y sus colegas decidieron abordar el problema desde una nueva perspectiva. Reunieron 155 estudios de polen fósil y utilizaron otras plantas como referencia para adivinar a qué género pertenecía el polen. Los científicos se dieron cuenta de que, debido a que el cannabis generalmente crece en pastizales abiertos y el lúpulo crece en los bosques, el polen podría clasificarse identificando otras plantas que comúnmente crecen junto a ellos. Así los investigadores utilizaron plantas que normalmente se ven en pastizales abiertos, como la artemisa (Artemisia vulgaris), para identificar el polen fosilizado como cannabis.

Usando esta referencia, los paleobotánicos pueden usar un “reloj molecular” mediante datación por radiocarbono para estimar cuando el cannabis y su especie hermana el lúpulo se separaron de su ancestro común. Y según los datos obtenidos, se cree que Humulus lupulus y Cannabis sativa divergieron hace unos 27,8 millones de años, con el polen fósil más antiguo identificado como Cannabis de hace 19,6 millones de años.

"Cerramos la brecha temporal entre la fecha de divergencia y el polen más antiguo al mapear la aparición más temprana de la artemisa", escribió el equipo en su artículo. "Estos datos convergen en la meseta tibetana del noreste, que deducimos como el centro de origen del cannabis, cerca del lago Qinghai, a 3.200 metros por encima del nivel del mar”.

El gran viaje del cannabis

El equipo cree que el cannabis permaneció localizado durante millones de años en estas estepas de gran altitud de Asia central. En ese momento, la meseta tibetana creó un entorno que respalda la teoría de que los cannabinoides se desarrollaron para proteger a la planta de los rayos UV y los herbívoros. Ambos son problemas en la meseta tibetana de pastizales de gran altitud.

Los registros de polen fósil nos dicen también que el cannabis se dispersó por Europa hace 6 millones de años. Luego, más tarde, hacia el este, a China, hace 1,2 millones de años. Después del período cálido y húmedo del Holoceno, los bosques reemplazaron a las estepas de pastizales. Y el cannabis se retiró a los pequeños espacios abiertos que quedaban y que podía habitar.

En estas áreas pequeñas y aisladas, poblaciones separadas de cannabis evolucionaron de manera diferente, adaptándose a las nuevas condiciones, lo que condujo al nacimiento de variedades locales con características fenotípicas únicas. Así, el primer rastro de polen de cannabis no fosilizado aparece en el subcontinente indio hace más de 32.000 años, pero la primera evidencia arqueológica de la planta se encontró en Japón hace 10.000 años.

Si bien el estudio es intrigante, es difícil probarlo más allá de cualquier duda razonable. La suposición se basa en los compañeros de hábitat del cannabis, como la artemisa, que podrían no ser correctos; y es posible que exista una contaminación cruzada desconocida. Lo cierto es que cuando los humanos se extendieron por todo el mundo, el cannabis también se extendió y estuvo fácilmente disponible para el cultivo. Gracias a todas sus propiedades, desde textiles hasta psicoactivas, todavía se cultiva en la actualidad.

Fuente Lamota.org

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Cómo comprar productos de aceite de CBD de calidad

CBD CanzonPara obtener los mejores resultados, necesitas saber cómo comprar los productos de CBD de la más alta calidad...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...