El poder veneciano del cáñamo

© Isidro Marín Gutiérrez

Los venecianos para mantener su supremacía en los mares empezaron a cultivar cáñamo. Los venecianos medievales llamaban al cáñamo canappa, quello delle centro operazioni “el de las 100 operaciones” (Robinson, 1999: 118), porque para preparar la fibra con el fin de usarla eran necesarios muchos procedimientos. Los que promovían la producción de cáñamo eran los comerciantes y los constructores de buques en Venecia.

Con la fibra de cáñamo se realizaban las maromas que ayudaban a conseguir el éxito en los viajes por mar. Así el cultivo y producción de cáñamo adquirió en la Edad Media cada vez más importancia. En la Baja Edad Media los barcos venecianos que tenían los cabos de cáñamo empezaron a dominar el mar Mediterráneo. Venecia cada vez era más importante y cada vez más rica por sus fibras y cuerdas de cáñamo que tenían en toda la península italiana en una alta estima.

La casa Tana

Las mujeres venecianas eran las que realizaban la fibra de cáñamo con las que luego realizaban cuerdas. Trabajaban por las tardes y cuando llegaba la noche terminaban con juegos y bailando. Trabajaban en casas particulares como en las fábricas.

Los venecianos llegaron a dominar la industria del cáñamo e instituyeron un sindicato del gremio además de la Tana, una fábrica de hilado operada por el Estado, que tenía estrictas normas de producción. El senado veneciano declaró que “la seguridad de nuestros barcos y de nuestras galeras, y asimismo de nuestros marineros y de nuestra capital descansa en la manufactura de jarcias en nuestro hogar de Tana”. Los estatutos exigían que los barcos venecianos sólo se aparejaran con cuerdas de cáñamo de la mejor calidad. Así, desde su ventajosa posición, la flota veneciana era superior al resto de flotas.

Los hiladores de cáñamo venecianos pertenecían a un gremio especial; las leyes que los protegían en su trabajo eran muy estrictos, los castigos por elaborar productos de mala calidad iban desde multas hasta latigazos. Las naves construidas en los astilleros de Venecia necesitaban las mejores fibras para conseguir una mayor durabilidad y éste estaba hecho con el cáñamo de alta calidad.

El senado veneciano se encargaba del control de la calidad del producto en la casa Tana (Lane, 1932:834). El mejor cáñamo era de Bolonia y los florentinos poseían los campos boloñeses y cobraban precios desorbitados por el cáñamo. Aunque los venecianos no tenían ninguna intención de utilizar cáñamo de baja calidad en sus barcos, la Tana intentó engañar a los florentinos haciéndoles creer que iban a comprar cáñamo en otra parte ya que sus precios eran muy altos. Se creyeron la mentira y los florentinos bajaron sus precios, así que los venecianos ganaron más dinero. El cáñamo montañés era más barato que el de Bolonia. Los venecianos intentaron mejorar la calidad del cáñamo montañés contratando a expertos del cáñamo boloñés, así llegó Michele di Burdrio para enseñar a los montañeses cómo conseguir mejorar la calidad del cáñamo. Di Burdrio por divulgar los secretos de su patria fue desterrado y sus propiedades fueron confiscadas. Pero los venecianos le resarcieron de todo lo que había perdido. Di Burdrio recibió un buen salario, un acuerdo monetario igual a sus pérdidas, y sus descendientes fueron contratados como supervisores a sueldo en los campos de cáñamo por muchas generaciones después.

A pesar de las mejoras el cáñamo boloñés seguía siendo de mejor calidad (que tenía una etiqueta blanca) y el cáñamo montañés (una etiqueta verde). Así que el dominio veneciano se debió a la alta calidad de sus naves utilizando las mejores materias primas que en las que se encontraba el cannabis (Abel, 1980).

Entre la leyenda y la realidad

Durante la Edad Media los venecianos gobernaban el mar Mediterráneo gracias a la fibra de cáñamo que se encontraba en el velamen y en el corderaje de sus naves. Para mantener su supremacía en los mares los venecianos tenían que estar seguros de que el suministro de fibras de cáñamo no se vería comprometido por el control extranjero de cáñamo. Sólo aumentando su propia producción de fibra de cáñamo podían estar seguros de que los astilleros venecianos no serían chantajeados por proveedores extranjeros. Así que se promovió el cultivo y producción de cáñamo por parte de comerciantes y armadores.

Aunque Venecia surgió como una de las más poderosas ciudades-estado de Italia, en un principio no era más que un pueblo rodeado de pantanos y con una entrada al mar Adriático. Cuenta la leyenda que el punto de inflexión de la ciudad tiene que ver con el rapto de unas vírgenes por una banda de piratas. El inicio de Venecia como potencia marítima es a comienzos del año 945. Durante siglos los matrimonios en Venecia se realizaban todos juntos, tanto pobres como ricos, el 1 de febrero.

De todas partes de la ciudad venían chicas radiantes de la mano de sus padres orgullosos. Su destino era la iglesia de San Pietro di Castello, en la zona oriental de la ciudad. Los habitantes de Venecia eran ricos y respetados, pero también tenían sus enemigos. Entre ellos estaba una banda de piratas cuya base de operaciones estaba en los puertos de Dalmacia, situado frente a Venecia en el otro lado del mar Adriático.

Los piratas de Dalmacia eran conocidos por su bravura, habían saqueado por todo el mar Mediterráneo y ningún barco estaba seguro una vez que salía de puerto. Incluso los venecianos pagaban una especie de “impuesto revolucionario” prefiriendo renunciar a una parte de sus ganancias que desafiar a los piratas y, posiblemente, perderlo todo.

Los piratas dálmatas sabían perfectamente que las bodas en Venecia se producían el 1 de febrero, así que los piratas decidieron humillar a los venecianos secuestrando a sus novias. Después de todo era el mejor momento para atacar ya que nadie se lo esperaba. Los hombres estarían tan borrachos que no ofrecerían ninguna resistencia. Finalmente, una vez humilladas las novias se pediría un rescate. Así que en silencio se dirigieron a Venecia, el grupo principal de piratas se dirigió sigilosamente hacia la Iglesia de San Pietro. A lo lejos los piratas podían escuchar la música y la fiesta. Y se sonreían entre ellos, el plan marchaba.

Atacaron a media noche. Mataron a todo aquel que opuso resistencia y antes que nadie se diera cuenta de lo que había pasado los piratas volvieron a bordo de los barcos con las novias y otros preciados regalos. Al día siguiente la ciudad despertó descubriendo lo que había ocurrido. Todos los hombres sobrios aparecieron en el puerto clamando venganza. Se creó rápidamente un ejército a cuya cabeza estaba el propio duque. La calidad de los barcos venecianos hizo que pudieran dar con los piratas en el mar. La batalla comenzó pero la situación la controlaron los venecianos. Esta batalla fue llamada Porto Della Damigelle.

Los piratas habían perdido la batalla pero no la guerra. Así que en el año 1.000 los venecianos decidieron que ya habían tenido bastante. Habían derrotado a los piratas anteriormente y ahora podían hacerlo de nuevo. El día de la Ascensión el dux reunió a todos sus combatientes y todos los barcos de Venecia y se embarcó hacia Dalmacia. Atacaron todas las ciudades que daban refugio a los piratas, así que ya no había nadie que se atreviese a amenazar a Venecia. Venecia era la indiscutible soberana del Adriático y del Mediterráneo.

En la IV Cruzada los cristianos cruzados habían aprendido la lección del poder marítimo y decidieron embarcarse. En la época, la potencia naval europea era Venecia, así que los cruzados pidieron a los venecianos que los embarcasen rumbo a Tierra Santa. Pero los venecianos debieron decidir que la fe por si sola no daba de comer y exigieron un alto precio por transportarlos y escoltarlos a Tierra Santa. Los cruzados no tenían dinero para transportarlos, pero llegaron a un acuerdo con los venecianos: Tomarían para ellos el puerto de Zara, en el mar Adriático a 170 millas al sudoeste de Venecia. Este puerto pertenecía al rey cristiano de Hungría, pero los cruzados aceptaron el trato (con las reticencias del papa Inocencio III). En 1202 Zara era veneciana.

En el año 1200 Venecia tenía tres cuartas partes del comercio por el Mediterráneo. Dominaba el Mediterráneo oriental hasta llegar al Mar Negro, teniendo bases comerciales en las costas y en las islas del cercano oriente, del África Mediterránea y la Europa oriental. Controlaba también la ruta de comercio de Constantinopla y de Europa Occidental, y todo ello, en parte a sus barcos y el cáñamo del que estaban fabricados.

Desde los siglos XIII y XIV los genoveses y venecianos habían enseñado cómo navegar a catalanes, castellanos, ingleses, portugueses, franceses, turcos y judíos de Mallorca. Esta superioridad duró hasta el siglo XV en el que las repúblicas marineras italianas de Venecia, Génova, Amalfi y Pisa luchan por la supremacía de la zona. La caída de Constantinopla (1453) fue un duro golpe para Venecia y Génova que perdieron sus bases comerciales en el Mar Negro. Los venecianos siguieron comerciando con los turcos y los genoveses. Se convirtieron en inversionistas, banqueros y armadores en España gracias a la expulsión de moros y judíos. Venecia estaba equipada con una flota sin rival en toda Europa. Cualquier carga tenía mayores posibilidades de llegar a su destino si se realizaba en un barco veneciano que en cualquier otro buque.

El final de la república de Génova fue en el siglo XVI y fueron por culpa de luchas intestinas de facciones y partidos. Así, la creciente flota naval inglesa necesitó del cáñamo para crecer como imperio. El poder de Venecia fue mermándose hasta que en 1797 fue conquistada por Napoleón y luego pasó a manos de los austriacos. Los holandeses e ingleses adquirieron paulatinamente la supremacía naval y comercial.

Cronología

Siglo V: Los habitantes de la tierra firme se trasladaron a las islas para escapar de las invasiones de los bárbaros, primero de los hunos y luego de los Longobardos.

812: La confederación de la Laguna era una provincia de Bizantino. Constantinopla le concedía a Venecia privilegios porque era un punto importante para el comercio entre Oriente y Occidente.

828: Los venecianos le robaron a Alejandría el cuerpo de San Marcos, al que nombraron patrón de la ciudad, sustituyendo a San Teodoro.

1000: El dux consiguió frenar muchos asaltos de piratas eslavos, y esta victoria se celebró con las bodas entre Venecia y el Mar, para confirmar su supremacía en auge.

1204: El poder de Venecia aumentó mucho gracias a las cruzadas, en la que los venecianos utilizaron a los cristianos como mercenarios para derrotar a Constantinopla. Venecia se aseguró el control del comercio y se convirtió en una de las potencias más importantes de la época.

1453: Constantinopla cayó en manos de los turcos y los venecianos perdieron muchas posesiones.

1492: Con la llegada de Colón a América y con la nueva ruta marítima hacia las Indias Venecia empezó a perder el monopolio del comercio.

Siglos XV-XVI: La alianza entre España y Portugal, el auge comercial de Génova y las derrotas ante los turcos, debilitaron todavía más a Venecia.

1797: Venecia pierde su independencia al ser conquistada por Napoleón. Ese año, con el tratado de Campo Formio, Napoleón entregó la ciudad al Imperio Austro-Húngaro y se repartieron sus posesiones.

1866: Venecia pasó a pertenecer al Reino de Italia tras la tercera guerra de independencia.

Bibliografía

  • Lane F. C. "The rope factory and hemp trade en the fifteenth and sisteenth centuries. Journal of economic and business History 4 (1932)
  • Abel, E.L. Marihuana: The first 12,000 years. Plenum Press, Nueva York (1980)
  • Leza Cerro J.C. Cannabis: Historia. En: Lorenzo P., Laredo J.M. Drogodependencias: farmacología, patología, psicología, legislación, Médica Panamericana, Madrid (1988)
  • Lipson, E. The Economic history of England, A. C. Black, 2, Londres (1931)
  • Rudgley, R. Enciclopedia de las substancias psicoactivas, Paidos Divulgación, Barcelona (1999)
  • Zins, H. England and the Baltic in the Elizabetan Era, Manchester University Press, Manchester (1972)
  • Callejo, J. (2006). Breve historia de la brujería. Ed. Nowtilus S.L.
  • Robinson, R. (1999). El gran libro del cannabis: Gui completa de los usos medicinales, comerciales y ambientales de la planta más extraordinaria del mundo. Inner Traditions / Bear & Company

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Se acabó el miedo: fumiga a tope hasta el último día de floración con acaricida biológico

Foto 3 Superkukulus aplicacion final de floracion foliarDesde hace muchos años se han utilizado productos muy agresivos y tóxicos para tratar las plagas en el cannabis...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media