Cómo cultivar Haze (Final)

Epílogo

Terminamos el capítulo dedicado al cultivo de las variedades Haze con un compendio de todo lo necesario para cultivarlas de manera adecuada, sobre todo en interior, donde las variedades más “originales” pueden resultar complicadas tras más de 100 días de cultivo. Tanto el sistema de cultivo como el espacio para la raíz así como la nutrición y la intensidad de la luz resultan determinantes para conseguir un buen rendimiento, sobre todo cuando hablamos de las líneas originales y de los híbridos de hasta segunda generación.

Texto y Fotos: Luis Hidalgo

Por todo lo que hemos leído hasta ahora, ya hemos podido deducir a rasgos generales que las Haze no son precisamente plantas fáciles de cultivar. A pesar de que originalmente fueron “diseñadas” para su cultivo en California, con una latitud semejante a la nuestra, lo cierto es que el concepto de cultivo en USA en la década de los 80 era bastante diferente a cómo se cultivo en interior en nuestro país actualmente.

Con ello queremos decir que mientras que aquí, la mayoría de los cannabicultores se decantan por variedades híbridas muy rápidas y muy productoras, con sabores principalmente dulces y/o acaramelados y que sean de un tamaño relativamente bajo, sobre todo al cultivar en interior, en USA o Canadá se prima mucho más el tipo de psicoactividad, con clara preferencia sativa-sativa, dándole menos importancia al tiempo total necesario para cosechar o al total de cogollos que la planta producirá, así como su aspecto comercial (cogollo duro grande y grueso)

Siendo así, podríamos decir que las variedades hibridadas con las Hazes originales no tienen precisamente el perfil de cultivo al que el cultivador ibérico de nivel medio suele estar acostumbrado, y por lo tanto es conveniente especificar las características que presentan estos híbridos, sobre todo cuanto más Haze tienen y la influencia índica del “corte” del híbrido es menor.

Cuando menos es más

Así pues, vamos a intentar resumir las particularidades de cultivo para las Haze y sus descendientes de una manera clara y fácilmente comprensible. Para empezar, dejar totalmente claro un hecho: Cuanto más puro sea el híbrido que cultivemos, es decir, más cercano a la o las líneas originales, ya sean las de Neville o las de Sam the Skunkman, más complicadas serán de cultivar, más larga será la floración y más escasa la producción, y cambio nos proporcionará una psicoactividad muy especial así como unos aromas y sabores que se quedan fijados en la memoria del que la consume.

Esto quiere decir que, si miramos las listas de híbridos publicadas en este número y anteriores, podremos observar un hecho evidente: Todos los intentos de “domesticar” las Haze originales han sido realizados a partir de su hibridación con líneas índicas o híbridos con predominancia índica, si bien es cierto que en algunos casos se ha intentado mantener la “sangre” sativa, no siempre la elección ha siso correcta, ya que sativa no equivale directamente a Haze.

Lo anterior implica que el hecho de acortar el ciclo florativo y subir la producción y compactación de cogollos a base “cortar” la línea con genéticas ajenas a la familia, no sólo afecta a los factores ya mencionados, sino también a otros menos evidentes cómo el desarrollo radicular o la capacidad fotosintética, todo ello en relación directa con la nutrición. Por otro lado, lo que si es más obvio es que no funcionará igual una planta de 50 días de floración que otra de 120 días y no ya solo por el consumo de nutrientes al tener más del doble de tiempo para florecer, sino por como se desarrolla su raíz o su resistencia al estrés radicular inducido por un régimen de riegos de secano riguroso.

Condiciones de Cultivo

Las Haze, y más cuanto más puras, son plantas voraces y de un desarrollo radicular que no dudaríamos en calificar de “brutal”. Así pues, la mejor manera de mantenerlas a lo largo de su largo ciclo en interior es a base de trasplantes en ciertos momentos clave. Lo primero es que debido a su tendencia a crecer y crecer sin parar incluso hasta bien entrada la floración, deberemos pensar en poner menos plantas de las que solemos poner cuando cultivamos variedades no Haze, ya que con toda seguridad con 5 ó 6 plantas nos comeremos un metro cuadrado completo.

Otra posibilidad es el cultivo tipo SCROG (Screen of Green) mediante el cuál podríamos fácilmente ocupar el mismo espacio con dos e incluso con una sola planta. Esto se realiza a partir de dar un mayor tiempo de crecimiento vegetativo y, aprovechando precisamente su facilidad para crecer y estirarse, iremos entramando y guiando las ramas por una malla que previamente habremos instalado por encima de la altura máxima que deseemos, dejando a partir de ahí un montón de cogollos potenciales que recibirán toda la luz de lleno, sin sombras provocadas por las hojas.

En este último caso sólo se suele hacer un trasplante al principio del vegetativo y se usan macetas grandes, de más de 15 litros, ya que una vez que hemos comenzado a trenzar ramas en la malla resultará muy difícil manipular la planta para sacarla de su maceta e introducirla en la nueva que seguramente tendrá mayor altura así cómo otros muchos inconvenientes. Si no usáramos ningún metodología de cultivo especial, deberemos realizar al menos 3 trasplantes: Germinamos y plantamos en maceta de 1 litro, pasamos a 7 litros en cuanto la raíz se haya “comido” el sustrato y pasaríamos a 12 o más al entrar la floración.

Como hemos podido ver, el otro factor determinante en el cultivo de líneas Haze es la intensidad de la luz. Un indoor Haze no tiene sentido con menos de 600W por metro cuadrado, y lo ideal sería funcionar con 1.000W por m2, lo que nos asegurará una cosecha más que razonable, incluso aunque no hagamos SCROG. Según Robert C. Clarke, Kuziack y otros grandes estudiosos del cannabis, serian necesarios unos 2.500 lúmenes por metro cuadrado para un correcto desarrollo sin espigamientos ni grandes distancias intermodales.

Este dato puede hacer pensar en que el gasto en electricidad pueda ser excesivo, sin embargo, hemos de tener en cuenta otro pequeño detalle: Si no vamos a utilizar ninguna técnica especial de cultivo y simplemente vamos a cultivar una planta por maceta, deberíamos tener en cuenta la velocidad de crecimiento que como decíamos antes, tiende a ser exagerada y se mantiene durante la floración, por lo que recomendamos encarecidamente poner las Haze a 12/12 desde la germinación, ya que aún con ese fotoperiodo empezarán su lenta floración unos veinte días.

Con este artículo terminamos el capítulo dedicado al cultivo de líneas Haze, pero emplazamos a nuestros queridos Lectores a seguir a partir del próximo número las técnicas, trucos e historia de una de las índicas más renombradas de todos los tiempos y que, como el resto de variedades que estamos estudiando a lo largo de este curso, ha sido y será utilizada para crear infinidad de híbridos. La deslumbrante resina de las líneas originales así como su especial matiz de color dieron nombre a esta maravilla de la crianza cannábica: La Northern Lights. Os esperamos, un saludo

Hibridos / Cruces Haze (Mínimo 5 Generaciones)

Abyss99 » Deep Chunk x DTC99

Astro Queen » Astroboy x Space Queen

Austrian Queen » Unknown Indica x C99

Auto Diesel x Auto Blue » Diesel Ryder x Automatic Blueberry

Auto Stoned » Lowryder x Rosetta Stone / Kush

Bio Diesel Mass » Diesel Ryder Probably x Auto Mass

Blue Kronic » {Killa Queen x Blue Moonshine} x Black Kat

Bottle Rocket » Killer Queen x DTC99

Cinderella 99 x Herijuanna » Cinderella 99 x Herijuanna

Citrus » Lemonade 2000 x Rosetta Stone F1

Cosmic Brain » Oregon Afghani x Space Queen F2 F1

Critikal 99 » Critical Mass x Cinderella 99

Dairy Queen » Cheese x Space Queen

Double Purple Doja » Sputnik #1 x Black Russian

Dutch Blue Automatic » Dutch Automatic x Blue Berry x Northern Special

Fuckberry » Angelfuck x Black Rose

Grapefruit » C99 / Cinderella x Sativa

Heavenly » Space Queen F3

Heavenly Blue » Heavenly x Tahoe Blue Classic

Himalaya Blue Diesel » Blue Himalaya x Diesel Ryder

Jillybean » Orange Velvet x Space Queen

Killa Kush » Bubba Kush x Killa Queen

Killer Crack » Killer Queen Dr. Candyman, F? x Green Crack Riot Cut

Killian » Killer Queen x NYC Diesel

Kong Pow » Skunk 1-Basic 5 Hybrid x Victor Baarn x Tahoe Blue x Heavenly x Green Dragon

Leela » Heavy Duty Fruity x Die Grüne Hessin

Magenta99 » Pakistan Chitral Kush x DTC99

MangoDog » Chemdog dd x MangoJerry F1

Mau-Mau » Block Head Indica dominant x Killa Queen F6

Ms Universe » Dess*Tar x Space Queen F3

NL Apollo G13 » Apollo 13 Sativa Probably x Northern Lights #5

Psycho Killer Bubba Kush » Killer Queen Dr. Candyman, F? x Bubba Kush pre98

Purple Fuck V2 » {San Diego Purple Trainwreck x Purple Urkel} x {Mendo Purps x Killer Queen x White Rhino Purple}

Querkle » Urkle x Space Queen

Quicker » Unknown Indica x Herijuana Jack 33

Roadrunner Nr2 » Roadrunner x Diesel Ryder

Russian Rocket Fuel » Unknown Indica x Diesel Ryder

Sour Blue Thai » Tahoe Blue Classic x Love Sic #1

Space Bomb » Space Queen F2

SpaceJill » Space Queen F2

Spacedawg » Snowdawg x Spacequeen Spacedude

Spacetooth » Sweet Tooth x Space Queen

Sugar Klingon » Klingonberry x Fig Widow Queen

Superbomb » Spacequeen F1 x Spacequeen

SweetCindy 05 » SweetCindy 99 x BOGBubble

Thai Dragon 99 » China Yunnan x DTC99

Thai99 » Thaifun Horizon x C 99

The Flav » Romulan x Space Queen Spacedude

The One » Blueberry Sativa x {Killa Queen x NYCD} F1

Think-Tank » Danny Boy x Pineapple Kush

Uzbekistan » {Uzbekistan x Herijuana} x Herijuana Jack 33

Wild Rose » Rosetta Stone x The Hog

X-Line Cindy 99 » Cinderella 99

X-Line Outdoor C99 » C99 x Unknown Strain

X-Line Widowrella » White Widow x C99

Xanadu » X-18 x DTC99

Hibridos / Cruces Haze (Mínimo 6 Generaciones)

AK Automatic » AK x Dutch Blue Automatic

Auto Himalaya Diesel » Himalaya Blue Diesel

Belka » 707 Headband x Spacequeen

Blue Grape Dream » Blueberry x Grapefruit Probably

Caramel Candy Kush » Bubba Kush pre98 x Ms.Universe #10

Cheddarwurst » Cheese x Spacedawg Snowdawg Dom

Cheese Quake » Cheese x Querkle

Choke Berry » Moondawg x Mau-Mau

Deep Purple » Purple Urkle x Querkle

Double Black Doja » Double Purple Doja x The Black F1

Double Purple OG Kush » Original OG Kush x Double Purple Doja

Grapefruit » Grapefruit

Jackpot Royale » Las Vegas Purple Kush x Spacequeen

KO Kush F2 » Killa Kush x Herijuana F2

Laika » Snowdawg x Spacequeen

LeGrape » Lebanese x Grapefruit

Madonna » The One x Blue Kronic

Mr Bubba » Mr.Nice G13 Hashplant x {Bubba Kush pre98 x (Blueberry x DPD)}

Omega Dawg » Chemdawg d x Spacequeen

Plush Berry » Black Cherry Soda x Space Queen

Purple Pig Fucking Rhino » Pig Fucking Rhino x {Purple Urkel x Double Purple Doja}

Qrazy Train » {Trainwreck x Trinity} x Querkle

Snowdawg BX » Snowdawg x {Snowdawg x Spacequeen}

Taleggio » Cheese x Spacequeen

Toxic Blue » Blue Kronic x Killian

White Diomonds » The White x Spacequeen

Hibridos / Cruces Haze (Mínimo 7 Generaciones)

Alpha Dawg » Chemdawg d x Snowdawg BX

Amethyst Koosh » Amethyst Bud x K.O Kush

Bubba Love » Bubba Kush pre98 x Snowdawg BX

Deep Bubba Kush » Bubba Kush pre98 x Deep Purple

Eisbaer » The White x Snowdawg BX

ICED Grapefruit » Grapefruit x ICE

Outdoor Grapefruit » Grapefruit x Easy Sativa

Sin City Kush » Las Vegas Purple Kush x Snowdawg BX

Snowdawg II » Snowdawg x Snowdawg BX

Snozzberry » Purple Urkle x Snowdawg BX

Toxic Blue » Toxic Blue F2

Uberkush » KO Kush x {Bubba Kush pre98 x Cheese}

X-Line Grapefruit x Northern Light » Northern Light x Grapefruit

Hibridos / Cruces Haze (Mínimo 8 Generaciones)

Headband BX » Headband x {Headband x Deep Bubba Kush}

Nightcap » Mendo Purps x Deep Bubba Kush F1

Pre98 Bubba Kush BX » Bubba Kush pre98 x Deep Bubba Kush

 

 

Nutrición mineral, plagas y enfermedades

La nutrición mineral puede aumentar o disminuir la resistencia y la tolerancia de las plantas frente a la acción de las plagas y enfermedades
Por Massimiliano Salami (drgrow)

Carencia de calcio. El calcio es vital para la “cementación” de la lámina media de la pared celular y para inhibir las enzimas pectolíticas de los hongos.Carencia de calcio. El calcio es vital para la “cementación” de la lámina media de la pared celular y para inhibir las enzimas pectolíticas de los hongos.

Para empezar hay que distinguir entre resistencia y tolerancia. La resistencia podemos definirla como la capacidad que tiene una planta para limitar la penetración, el desarrollo y la reproducción de los gér­menes patógenos invasores o para restringir la alimentación de la plaga. La tolerancia, por otro lado, es la habilidad que tiene el vegetal para seguir con su desarrollo pese a la infección (patógenos) o infestación (plagas).

Tanto la resistencia como la tolerancia son caracteres puramente genéticos, pero pueden verse afectados por el ambiente en el cual se desarrollan las especies. Así, la nutrición mineral es un factor externo que ha demostrado influir tanto en la tolerancia como en la resistencia de las plantas a patógenos parasitarios.

Este mes abordaremos algunos aspectos de la relación que existe entre las plagas, las enfermedades del cannabis y la nutrición mineral.

La nutrición mineral del cannabis

Como bien sabemos, los abonos contri­­­buyen al crecimiento y desarrollo de las plantas. La fertirrigación es muy típica en todos los cultivos en maceta y cada día es más frecuente recurrir a ella en los cultivos en suelo. Si hablamos de los cultivos sin suelo, como los hidropónicos o los establecidos en fibra de coco, “no abonar” se convertirá en sinónimo de “no crecimiento”. Proporcionar una nutrición mi­neral equilibrada durante todo el ciclo vital asegura no solo un desarrollo óptimo, mayor producción, mejor calidad orga­no­léptica, sino también un innegable refuerzo del sistema de defensa del vegetal, que influye de forma positiva en la resistencia frente a males.

La nutrición mineral también limita la tolerancia. Por ejemplo, una planta que muestre carencias de uno o más elementos será mucho menos tolerante a la invasión de patógenos, inclusive de aquellos conocidos como patógenos débiles y de hongos contaminantes que aprovechan dichos enflaquecimientos de las plantas para infectarlas y desarrollarse. En una planta deficiente, la capacidad de respuesta a ataques fúngicos es menor que en otra que haya sido bien nutrida.

En condiciones de deficiencias, restablecer un correcto manejo de la nutrición remediará el problema carencial y aumentará al mismo tiempo tanto la resistencia como la tolerancia del vegetal.

El manejo de la nutrición mineral es una clara técnica de control parabiológico como veremos a continuación.

Oidio de la marihuana. Una concentración suficiente de potasio aumenta la resistencia frente a patógenos obligados como el oidio.Oidio de la marihuana. Una concentración suficiente de potasio aumenta la resistencia frente a patógenos obligados como el oidio.

Relación con las enfermedades

Las enfermedades más comunes en el cultivo de cannabis son, en primer lugar, las fúngicas, luego las bacterianas y finalmente las causadas por virus y otros microorganismos.

A continuación vamos a abordar algunas relaciones conocidas entre ciertas en­fermedades fúngicas y el manejo de la nutrición.

En el número 70 de Cannabis Magazine hablamos de los mecanismos de que se sirven los hongos para penetrar en las plantas: sabemos que estos patógenos comienzan su infección con la germinación de las esporas en la superficie de las hojas o raíz (según especie) las cuales se sienten estimuladas por la presencia de exudados. La concentración de los exudados es muy variable, según sea la densidad celular y el tejido al que pertenecen: los exudados foliares son bien diferentes a los radi­culares. Las sustancias contenidas en dichos exudados despiertan, activan y conducen a los gérmenes patógenos hacia esa parte de la planta a la cual se ha especializado en atacar. Con relación a la nutrición y deficiencias de los dos elementos más estudiados, podemos afirmar que una hoja carente del potasio necesario muestra en sus exudados una elevada concentración de aminoácidos y azúcares; y si hay saturación de nitrógeno, estas concentraciones de aminoácidos y azúcares son muy atractivas para patógenos y plagas.

La mayoría de los gérmenes patógenos acceden solo al tejido epidérmico, rico en compuestos fenólicos y flavonoides que se conocen por sus propiedades fungistáticas. El metabolismo fenólico está relacionado con el cobre y el boro. La carencia de estos microelementos no solo resultaría negativa para el crecimiento de la planta, sino que a la par generaría problemas con la síntesis de los compuestos pertenecientes a la defensa química natural de la planta.

Imaginémonos ahora un conjunto de células epidérmicas: la invasión por un hongo se urde a través de enzimas pectolíticas que atacan la pared celular pero que se inhiben en presencia del catión Ca2+. Estas enzimas, junto a otras toxinas fúngicas, pueden aumentar la per­meabilidad de la membrana y provocar salida de K+ o H+, que a su vez de­sencadena reacciones de hipersen­sibilidad, como la necrosis localizada.

Otra respuesta como parte de una reacción de defensa ante una infección es la producción de radicales superóxidos, que contribuyen a la respuesta de hiper­sensibilidad, a la lignificación de las paredes celulares o a la muerte del patógeno. Dado el papel que representan el cobre, zinc, manganeso y hierro en la generación y destrucción de los radicales citados, esos nutrientes, como constituyentes de la enzima superóxido dismutasa, están relacionados con la mayor o menor resistencia de las plantas.

La lignificación y la acumulación de depósitos de sílice en las células epi­dérmicas forman barreras físicas frente a la penetración de las hifas de los hongos.

Todos estos procesos relacionados con la nutrición mineral procuran la principal resistencia estructural de las plantas frente a plagas y patógenos.

Dos elementos químicos han sido muy estudiados en lo que respecta a su relación con los patógenos: el potasio y el nitrógeno. Estos elementos afectan a la resistencia que muestran los cultivos a las enfermedades, al mismo tiempo que tienen su importancia como fertilizantes. El potasio, bien concentrado en las hojas, favorece la resistencia de éstas frente a patógenos facultativos como el Fusarium u obligados como el oidio. Por el contrario, el nitrógeno fortalece las defensas frente a patógenos facultativos, pero las disminuye ante los obligados.

Carencia de potasio. Una falta de potasio incrementa la concentración de aminoácidos y disminuye la resistencia a las plagas.Carencia de potasio. Una falta de potasio incrementa la concentración de aminoácidos y disminuye la resistencia a las plagas.

Una planta pobre en nitrógeno presenta mayor resistencia a los obligados, ya que estos se nutren de los asimilados de las células vivas, mientras que los facultativos, que son semisaprofitos, prefieren tejidos muertos.

Por tanto, todo lo que apoye la actividad metabólica de la célula huésped y retrase la senescencia de la planta, aumentará la resistencia o tolerancia a los parásitos facultativos.

Los cultivos con deficiencia de potasio son muy sensibles a los ataques fúngicos. La incorporación de este elemento en la solución de nutrientes disminuye la incidencia de ataques, tanto de patógenos obligados como de facultativos. En las plantas con escasez de potasio, la síntesis de compuestos de alto peso molecular (proteínas, almidones, celulosa, etc.) se desacopla, con lo que se acumulan compuestos de bajo peso molecular que favorecen la invasión y crecimiento de los hongos. Unas aportaciones de potasio por encima del nivel óptimo no incrementa su resistencia, todo lo contrario: crea competencia por calcio o magnesio y provoca otras alteraciones no deseadas, incluso el desarrollo de patógenos. Como hemos visto, el calcio es un elemento esencial y tiene varias funciones de “protección”; de hecho, su concentración en las plantas afecta a los patógenos de dos formas. Primero: el calcio es vital para la estabilidad de las biomembranas -si la concentración de este elemento es muy baja, las sustancias de bajo peso molecular salen del apoplasto- y segundo: se necesitan poligalacturonatos de calcio para estabilizar la lámina media de la pared celular.

Los hongos emplean enzimas pectolíticas como poligalacturonasas que disuelven la lámina media; el calcio inhibe de manera drástica la actividad de estas enzimas.

Hay bastante información de los efectos de los micronutrientes sobre las enfermedades parasitarias de las plantas. El metabolismo mejor conocido es el de los fenoles y la síntesis de lignina con el boro, manganeso y cobre.

Este último, además, se utiliza ampliamente como fungicida, aunque las dosis em­pleadas para tal fin son cien veces más con­centradas que las que requieren las plantas como nutriente.

Plagas

Las plagas que más afectan al cannabis son animales, como las de insectos, ácaros, algunos mamíferos y ciertas aves, que al contrario que las bacterias y hongos, poseen un sistema digestivo y excretor. Por supuesto, la dieta de estos parásitos es menos específica.

Los mecanismos de resistencia que han desarrollado las plantas son: físicos, como el color, las propiedades de la superficie de las hojas, pilosidades; mecánicos, como la fibra o el sílice, y químicos o bioquímicos como el contenido de estimulantes, tóxicos o repelentes.

Carencia de manganeso. Este microelemento, en combinación con el boro y el cobre, interviene en la síntesis de la lignina, que forma parte, junto con la acumulación de sílice en células epidérmicas, de la resistencia estructural de la planta.Carencia de manganeso. Este microelemento, en combinación con el boro y el cobre, interviene en la síntesis de la lignina, que forma parte, junto con la acumulación de sílice en células epidérmicas, de la resistencia estructural de la planta.

En general, las plantas jóvenes o de cre­cimiento rápido tienen mayor probabilidad de verse atacadas por plagas que las plantas viejas o de crecimiento lento. Por tanto, hay una correlación entre la nutrición nitrogenada aplicada y el desarrollo de plagas. Sin embargo, se ha observado que los cultivos bien equilibrados de potasio sufren menos ataques que los deficientes en este macronutriente primario.

El contenido de aminoácidos se muestra más vital que el de azúcares cuando se trata de plagas de insectos chupadores, como los homópteros (pulgón, mosca blanca, cochinilla, etc.). Un incremento de aminoácidos es consecuencia de un aporte elevado de nitrógeno o de una anomalía en la síntesis de la proteína, como la debida a ciertas deficiencias de potasio, azufre o zinc. Cualquier alteración nutricional que disminuya la presencia de potasio o produzca directamente el incremento de aminoácidos, debilitará la resistencia del cultivo frente a la plaga.

Las células epidérmicas que contengan sílice actuarán como barreras mecánicas frente a insectos mordedores y chupadores reduciéndoles su desarrollo. Unos aportes de sílice hacen que estas células acumulen la cantidad suficiente de este elemento.

Estos han sido algunos aspectos que hemos de tener en cuenta a la hora de manejar los nutrientes y su relación con las plagas. Un buen uso de la nutrición es un elemento de control parabiológico que debe ir en conjunto con un programa de lucha biológica para conseguir una técnica sólida, más completa y efectiva. Estas técnicas de manejo de la nutrición según veamos el progreso y la necesidad del cultivo, no resultan suficientes para evitar, frenar o reducir las plagas, pero se tornan imprescindibles en cualquier plan de control bio­­lógico moderno.

Referencias:

AGRIOS G. N. 1995. Fitopatología. Uteha Noriega Ediciones.

MARSCHNER H. 1995. Mineral Nutrition in Higher Plant. 2nd ed. American Press London.

SALAMI, M. 2008. “Cannabis sativa L.,” Dr. Grow´s Productions.

SALAMI, M. 2010. “Enfermedades infecciosas. Ciclo de la enfermedad”. Cannabis Magazine n.º 70.

WILSON, M., BACKMAN P. A. 1998. “Biological control of plant pathogens”. Ruberson, J. R. (Ed.). En: Handbook of Pest Management. Marcel Dekker.

Tabla: Efectos de la concentración de nitrógeno y potasio sobre el grado de patogenicidad de parásitos diversos en cannabis

Patógenos/Enfermedad [N] Baja [N] Alta [K] Baja [K] Alta
Parásitos obligatorios
Oidio + +++ ++++ +
Parásitos facultativos

Alternaria

Botrytis

+++

+++

+

+

++++

+++

+

+

Fusariosis vascular +++ + ++++ +

[N]= Concentración de nitrógeno en hojas X, [K]= Concentración de potasio en hojas

Diferente intensidad + a ++++

Adaptado de Marschner.

La salida de fotoasimilados del apoplasto exterior de la célula vegetal, depende de la permeabilidad de la membrana plasmática, y puede aumentar en condiciones de deficiencia de calcio y boro.

 

El control biológico de nematodos

Como hemos visto en el artículo anterior los nematodos son los organismos pluricelulares más numerosos que existen en el suelo y de los cuales se estima que podrían haber unas 20000 especies diferentes. Su importancia en nuestros ecosistemas es muy grande ya que pueden presentar densidades de población de varios millones de individuos por metro cuadrado. Además de actuar como parásitos de plantas y animales (incluido el hombre) también se alimentan de hongos, bacterias, protozoarios y de otros nematodos.

Por Víctor Bataller Gómez

              Los nematodos fitoparásitos también tienen depredadores que sirven para controlar sus poblaciones y microfauna y microflora del suelo que actúan como antagonistas o reguladoras de sus actividades fisiológicas. Todos estos organismos útiles deben cumplir con varias características:

no deben ser patógenos de plantas o animales

deben tener la capacidad de adaptación a diferentes condiciones ambientales en el suelo

deben ser competitivos y para ello tienen que contar con un alto nivel de reproducción que les permita obtener rápidamente poblaciones altas

deben disponer de una gran capacidad para sobrevivir en épocas adversas.

              A todos éstos “agentes biocontroladores” que son formulados para su uso en cultivos se les conoce como bioplaguicidas (bioinsecticida, biofungicida, bionematicida,…). Junto con ellos se utilizan técnicas agronómicas destinadas a aprovechar al máximo las ventajas que la naturaleza nos aporta y en su conjunto al uso de todos estos medios se le conoce como control biológico que se define como el control de plagas y enfermedades presentes en los cultivos mediante el uso de organismos junto con otras sustancias naturales de acción fitosanitaria.

              Como podemos suponer, en condiciones naturales los nematodos no deberían presentar un gran inconveniente, pues su control es una cuestión de equilibrio y proporcionalidad entre nematodos (muchos de los cuales pueden llegar a ser beneficiosos para nuestros cultivos) y otras especies que constituyen la microbiología de cualquier ecosistema. Pero durante décadas las prácticas sistemáticas y totalmente irresponsables para el control de plagas y enfermedades basadas en productos químicos han originado una serie de problemas que han supuesto miles de millones en pérdidas y la desaparición de muchos cultivos en zonas agrarias totalmente dependientes por culpa de la proliferación desmedida de nematodos.

              Uno de los causantes de este gran problema es el uso del bromuro de metilo (CH3Br), un gas incoloro e inflamable que es obtenido tanto de forma sintética como natural, concretamente lo obtienen en el océano algas del género Laminaria y en tierra plantas del género de las Brassica (coles, espinacas,…). En la industria se obtiene a partir de la mezcla de metanol con ácido hidrobrómico, o bien por reacción del bromo con metanol en presencia de fósforo rojo. En el pasado era usado como fungicida, acaricida, raticida o herbicida de premergencia ya que se usaba para desinfectar suelos, fumigar cereales o proteger mercadería almacenada y desinfectar depósitos y silos en forma de gas, incluso combinado con dióxido de carbono o dibromuro de etileno. También era usado como disolvente en la extracción de aceites de origen vegetal.

              El bromuro de metilo es una de las sustancias que figura como responsable de la degradación de la capa de ozono en el Protocolo de Montreal (1989), pero como no cuenta con un sustituto se sigue empleando masivamente. Por si no fuera poco el daño ambiental que produce, también es muy peligroso para los seres vivos. Si se respira una alta concentración en poco tiempo produce dolor de cabeza, mareos, vértigos, vómitos y debilitamiento generalizado que luego puede acompañarse de delirios, convulsiones, etc... Más tiempo de exposición causa bronquitis y neumonía. También es muy irritante para la piel y los ojos.[ En concentraciones a partir de 1600 ppm (menos de dos gramos por litro de sangre) provoca la muerte. El bromuro de metilo es casi inapreciable por su olor y no se advierte su presencia hasta que sean muy altas sus concentraciones. Los síntomas aparecen después de horas y duran semanas. El bromuro de metilo es explosivo si se mezcla con metales alcalinos y alcalinotérreos y polvos de metales como el aluminio.

              La Unión Europea ha adoptado una serie de normativas que han obligado a una reducción importante en la producción, suministro y aplicación de bromuro de metilo, excepto en el uso para cuarentena y embarque de frutas y hortalizas donde prácticamente no se han reducido las autorizaciones desde 1991. Donde mayor ha sido la reducción en su uso es en países como Alemania, Suiza u Holanda, en esta última el uso del bromuro de metilo está totalmente prohibido, únicamente se permite su uso pero de una manera muy restrictiva en las cuarentenas. Pero donde más presente está el problema es en los países subdesarrollados que se niegan a rebajarlo considerablemente ya que es un tratamiento relativamente barato, sobre todo si se adquiere producto fabricado en países asiáticos. Se tiene previsto que en pocos meses su uso quede reducido el 50%, pero lo que todavía no está claro es el año en el que se prohibirá totalmente su uso.

              Otros productos químicos utilizados como nematicidas son:

              Metilisothiocianato: este producto y los productos que lo generan son bastante efectivos en el control de este patógeno de suelo. Para aplicarlo se debe preparar el suelo para que esté húmedo. Los más utilizados son Dazomet, Metham Sodio y Metham Potasio. Son productos que afectan de forma considerable a las propiedades químicas y físicas del suelo, sobre todo el Metham Sodio que provoca un gran aumento de la salinidad. Curiosamente alteran el medio para que sea más favorable a los nematodos pero lo compensan con la acción insecticida del compuesto químico. Con ello se consigue una dependencia exclusiva a este tipo de productos porque el suelo queda en unas condiciones óptimas para la proliferación del nematodo.

              Hidrocarburos halogenados: son utilizados en algunos cultivos donde no se autoriza el bromuro de metilo. Destacan el Dibromuro de Dietileno, muy eficaz contra los nematodos, se aplica por inyección al suelo en forma líquida y es muy tóxico e irritante; la Cloropicrina que es muy eficaz sobre todo contra hongos pero no tanto contra nematodos y se inyecta en el suelo para luego cubrirlo con una lámina de plástico; es tan tóxico que sólo se puede aplicar por empresas autorizadas para ello exclusivamente; por último tenemos el Dicloropropeno que destaca por ser muy tóxico e irritante, se inyecta en el suelo y es quizás el mejor nematicida de los tres.

              Pero sin duda nuestro propósito es enseñaros técnicas y productos que sean útiles y no contaminen y puedan crear problemas de salud. Anteriormente citamos a los Bioplaguicidas (los veremos con gran atención en el próximo artículo) y previamente haremos un recorrido por las técnicas culturales más eficaces para el control de nematodos. Hay que tener en cuenta que algunos suelos han sido previamente tratados con alguno de los nematicidas químicos que hemos citado anteriormente por lo que para restablecer un equilibrio que nos garantice el control natural de los patógenos de suelo son necesarios varios años.

              Rotación de cultivos: método usado tradicionalmente para prevenir el ataque de ciertos patógenos de suelo como los nematodos y los hongos. Intercalar los cultivos es muy recomendable para los suelos ya que alternando cultivos mejorantes, medio exigentes y muy exigentes se consigue no agotar los recursos necesarios usados como alimento. También con el cambio de hospedador se puede dificultar el desarrollo o multiplicación de ciertos patógenos selectivos que atacan a unas especies de plantas más que a otras, con lo que se rompe el ciclo vital del parásito.

              Cultivos de cobertera: la siembra de cultivos para abono verde o de leguminosas (que fijan el nitrógeno atmosférico gracias a las bacterias del género Rhizobium), son muy favorables porque impiden el desarrollo de malas hierbas y rompen el ciclo de los patógenos ya que no encuentran los hospedadores adecuados.

              Utilización de sustratos: como el caso de la “lana de roca” que no permite la proliferación de muchos de los patógenos presentes en un suelo. Tiene el inconveniente de que aquellas enfermedades que sí pueden prosperar en sustratos artificiales o preparados, típicos de cultivos hidropónicos, pueden desarrollarse con mayor velocidad. Esto nos obliga a no bajar la guardia nunca y desinfectarlo siempre que se vaya a implantar un cultivo.

              Épocas de siembra: cambiar la época de siembra se utiliza sobre todo para que la planta hospedante no coincida con un determinado patógeno en el suelo y para ello hay que conocer las condiciones medioambientales óptimas de ambos.

              Encharcamiento: si aplicamos sobre un terreno una cantidad de agua lo suficientemente grande como para saturar todos los poros del suelo con agua se perderá el oxígeno, elemento indispensable para la mayoría de los patógenos. El inconveniente será el crecimiento posterior de malas hierbas por lo que no se recomienda en cultivos de porte bajo.

              Manejo óptimo de la fertilización: si la planta no dispone del alimento necesario sufrirá una serie de carencias y la hará más susceptible al ataque de patógenos, pero también excesos de algunos elementos como, por ejemplo, el nitrógeno harán más apetecible a la planta para los nematodos y los pulgones.

              Enmiendas orgánicas: cuando se adicionan enmiendas orgánicas aumentan las poblaciones de microorganismos que son beneficiosos y que además desarrollan una competencia con los patógenos, disminuyendo la población de éstos. El Bachumus Eco es uno de los productos más indicados para tal fin porque garantiza un mínimo de 400 gramos de materia orgánica por litro, totalmente asimilable por la planta y que es un eficaz sustento nutritivo para la microfauna y microflora del suelo. Sus fulvatos favorecen la asimilación de otros minerales como el fósforo y sus aminoácidos aportan fortaleza ante las condiciones adversas. Al aumentar la biodiversidad se tiende a alcanzar un equilibrio biológico que garantiza la presencia de nematodos fitopatógenos pero en unos niveles poblaciones nada problemáticos. A su vez corrige los desequilibrios químicos en el suelo con lo que las condiciones óptimas para el desarrollo de algunos nematodos perjudiciales, tales como la salinidad, desaparecen y evitan una superpoblación de los mismos

              Solarización: El método consiste en hacer aumentar la temperatura del suelo cubriéndolo con un plástico transparente durante varias semanas para aumentar las temperaturas hasta niveles letales para los patógenos del suelo. Para que el efecto sea mayor se suele aplicar humedad previamente para que se genere vapor de agua dentro del plástico. También consiste en aplicar una serie de labores con maquinaria que deje las capas más profundas del suelo expuestas a los rayos de sol. La solarización controla numerosas especies de hongos del suelo, es muy eficaz contra los nematodos y las malas hierbas. Este método es muy efectivo para determinadas condiciones ambientales en épocas de máxima radiación, como en los veranos de climas mediterráneos y continentales. En un trabajo expuesto por el científico del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Manolo Bello, en la Universidad de Cartagena en donde se comparaban distintas técnicas para el control de nematodos en cultivos de viña en la localidad murciana de Jumilla, la técnica de Solarización se manifestó como la más eficaz, por encima incluso que los tratamientos con productos químicos. En tal estudio quedó patente la viabilidad de la Solarización como sustituto a los tratamientos químicos. De hecho muchos defensores de los tratamientos químicos reconocen que la técnica de la Solarización combinada con la aplicación de Metham Sodio a dosis bajas es muy recomendable, pero con el tiempo la Solarización ha demostrado por si sola ser un método muy viable como nematicida.

Tratamientos Bio-Ecológicos SA.

 

 

Cómo producir tus propias semillas en un espacio reducido y con un consumo de energía mínimo (III)

Retomando la segunda parte de esta serie de tres artículos os recordamos que adquirimos diez semillas regulares de Northern Lights de Sensi Seeds Bank, para elegir nuestro parental masculino y una semilla feminizada de BlueBerry de Dutch Passion Seed Company, una de Brasil Amazonia de World of Seeds (que nos ofrece lo más cercano a variedades puras, provenientes de diferentes lugares del planeta y de crianza verdadera) y una de BubbleGum de Serious Seeds (la única variedad de la casa que está declaradamente mejorada sobre sí misma y no es un híbrido), para ser polinizadas.

Por Neal C. Borroughs

El espacio y las circunstancias elegidas para realizar estos cruces fueron un armario específicamente fabricado para el cultivo de 60x60x140 cm, una bombilla de 125 w CFL de bajo consumo, específica para crecimiento, y una de 150 w CFL de bajo consumo para floración, un extractor de unos 180 m3/h y un pequeño ventilador dentro del armario.

Ya hemos hablado, un poco, de genética, de tipos y fenotipos, del proceso de selección, del parental masculino y femenino, de los tiempos de entrada y salida del armario (refiriéndonos a periodos vegetativos y de floración) de la correcta alimentación de las plantas durante el proceso de gestación y de otras muchas cosas. Ahora, para finalizar con esta serie de tres artículos, nos centraremos en la polinización, gestación, recolección y conservación de nuestras semillas.

Dadas las circunstancias en las que basamos nuestro proyecto, las dimensiones y la cantidad de plantas de las que disponemos, lo lógico sería hacer una polinización masiva.

La polinización masiva consistiría en dejar que el macho eclosione su flor cerca de las hembras. Con una buena ventilación (como la descrita anteriormente) no tendremos ningún problema, el proceso sucederá por sí mismo. Lo ideal es que hayamos controlado los tiempos de floración como hemos descrito en el anterior artículo para usar este método. Así nos aseguramos tener unas hembras preparadas para la gestación.

También podemos poner el macho en la puerta del armario, dejando a las hembras dentro, y dirigir un ventilador grande directamente hacia el macho, provocando que el polen desprendido se introduzca en el armario.

Si nos decantamos por una polinización selectiva (polinizar unas ramas y otras no) debemos hacerlo en un espacio más amplio y con la luz apropiada para que las no polinizadas produzcan flores adecuadas para su posterior consumo.

Dado que no es la situación que aquí nos ocupa lo describiré a grandes rasgos. Con la polinización selectiva lo primero y más importante es que debemos aislar al macho en cuanto muestre síntomas de ser, efectivamente, un ejemplar masculino. Después, debemos recoger el polen. Para hacerlo disponemos de varias opciones pero recolectar la rama de flores masculinas justo antes de que eclosionen o poner receptáculos bajo las flores para que cuando estas se abran depositen en ese lugar el polen, son las mejores, siendo la última, el único método con el que nos aseguramos la recolección del polen en su momento óptimo pero también con el que se corre mayor riesgo de polinización accidental.

Tanto para la polinización selectiva como para la masiva debemos buscar que nuestras plantas muestren la mayor cantidad de pistilos frescos. El momento en que los pistilos están preparados para la gestación varía enormemente entre genotipos por lo que es un factor que tampoco debe obsesionarnos, a partir de las dos semanas comenzarán a estar preparados. Cuando veamos que la planta muestra suficientes pistilos (supuestamente cada par nos dará una semilla) y frescos (blancos, esponjosos, bien formados y, normalmente, estirados) es el momento de polinizar. En el caso de la polinización selectiva, llenaremos bolsas de plástico de polen y cubriremos las flores femeninas con ellas.

En el caso de la polinización masiva debemos variar ligeramente los tiempos anteriormente descritos para polinizar en el momento óptimo o, si no podemos hacerlo, dejar que las cosas sucedan por sí mismas. Obtendremos menos semillas pero, probablemente, seguirán siendo suficientes.

Desde que realizamos la polinización hasta que tenemos semillas bien formadas, preparadas para la recolección, suelen pasar unas seis o siete semanas. En el caso de la polinización masiva, como el macho está varios días esparciendo su polen, debemos ser observadores y recoger las semillas según su apariencia.

Habitualmente las semillas se desarrollan con el cáliz ligeramente abierto por lo que podemos ver cómo la semilla va cambiando. Cualquiera puede reconocer, fácilmente, semillas adecuadas para la recolección. Son similares a las que compramos, de un color oscuro, gris o marrón, y con motas. También podemos observar una ligera separación entre el cáliz y la semilla.

Durante la formación las semillas están pegadas al cáliz y aunque pueden mostrar partes marrones son de un color más verdoso. Como podemos leer en los libros recomendados al final de estos artículos, una buena forma de saber si estamos realizando una recogida en el momento adecuado es germinar algunas, o presionarlas ligeramente entre los dedos índice y pulgar. Si no pudieran soportar la presión, no es el momento adecuado, al igual que si no germinan adecuadamente la mayoría de ellas.

En nuestro caso no hay problema de que las semillas caigan fácilmente de sus cálices, puesto que las plantas índicas suelen condensar más sus flores (aún en las circunstancias de bajo consumo que nos ocupan). Pero si estáis realizando este proceso con plantas sativas, debéis tener cuidado pues algunas pueden caerse.

Si usáis sodio es muy probable que las flores se condensen tanto que tengamos que ayudar a la semilla a salir apretando ligeramente los cálices y rascando ligeramente la semilla para eliminar la materia vegetal pegada.

En lo que se refiere al uso y conservación, existen multitud de teorías, unas que afirman que lo natural sería que la planta brotara de inmediato, o con tiempos cortos desde su caída del cáliz hasta su eclosión y otras que afirman que lo óptimo sería dejar que estas semillas se sequen ligeramente en un lugar fresco, de humedad controlada, oscuro y ventilado e, incluso, que se conserven en un congelador durante uno o dos meses, imitando el proceso invernal.

La Cannabis Sativa L. y sus subespecies son plantas que se han adaptado a la práctica totalidad del planeta y las semillas, que podemos adquirir hoy en día, son resultados de cruces selectivos practicados durante años, partiendo de estas plantas. Por lo que la “naturalidad” del proceso ha llegado a puntos muy cuestionables e incluso con prácticas no del todo “naturales” obtenemos cosechas muy agradecidas. Recordemos que todo el cultivo en interior es un proceso recreado por el cultivador.

Los primeros fundadores de casas de semillas fueron viajeros obligados e introdujeron las mejores razas puras, de diferentes partes de planeta, a un juego genético que ha ido complejizándose profundamente con el tiempo. Hoy día podemos adquirir semillas que proceden del cruce de otras semillas que florecían en climas completamente diferentes. Debemos recordar que en algunos de estos climas climas ni si quiera se concibe el frío.

Lo más probable, si seguís la mayoría de consejos que os hemos ido indicando, es que tengáis una considerable cantidad de semillas de buena calidad. Estas semillas son perfectas para medianos y grandes cultivos, nosotros las hemos llevado a exteriores peninsulares con resultados muy productivos y, en casos puntuales, excepcionales calidades.

Siempre es un placer llevar a cabo estas prácticas pues hacen que te sientas parte del proceso selectivo y que juegues un papel mucho más importante en el propio cultivo.

Nosotros presumimos, humildemente, de nuestras propias “razas” de marihuana y disfrutamos regalándolas a nuestros allegados e introduciéndolas, cada año, en los cultivos destinados a nuestro consumo, aunque sean solo unas pocas. Guardando esquejes en estado vegetativo mientras las plantas florecen y buscando alguna hembra “inigualable” con la que volver a comenzar el juego.

LIBROS RECOMENDADOS:

*DJ Short, Cultivating Exceptional Cannabis: An expert breeder shares his secrets (Quick American a division of Quick Trading Co, New York, 2004)

- Este pequeño y asequible libro nos ofrece una visión sencilla y directa de la genética vegetal en su segunda mitad. “El arte de la selección”, la herencia genética, los tipos de cannabis y las variedades originarias son algunos de sus temas.

*Green, Greg. The Cannabis Breeder’s Bible (Green Candy Press, Canadá, 2005)

- Esta extensa, detallada y muy recomendable publicación, con 237 páginas y multitud de fotos, ilustraciones y diagramas nos dará una visión compleja y adecuada para cualquier tipo de tarea de cruce, incluso a un nivel avanzado. Greg Green es también el autor de The Cannabis Grow Bible. Un gurú del cultivo y la mejora genética.

*Cervantes, Jorge. Marihuana: horticultura del cannabis. La biblia del cultivador médico de interior y exterior (Van Patten Publishing, 2007)

- En el capítulo decimosexto, sobre crianza, Chimera, un consagrado conocedor de la biotecnología y ciencia de las plantas en el mundo cannábico, nos ofrece una visión sencilla pero detallada, llena de todo tipo de imágenes en color, sobre la crianza. Una completa y más que suficiente introducción al entorno del criador y las casas de semillas.

 

Cultivo en Arlita: Sistemas integrales

Construir un sistema de cultivo hidro en arlita resulta relativamente sencillo, y sobre todo muy económico. Sin embargo, existen en el mercado multitud de equipos de cultivo listos para “enchufar y funcionar” con todos los posibles fallos ya resueltos, presión del agua ajustada, oxigenadores y en definitiva todo lo necesario para poner las plantas, las luces y empezar a funcionar en menos de dos horas. Son sencillos de montar y utilizar y optimizan todo lo necesario para conseguir unas cosechas abundantes desde el primer cultivo de una manera fácil y eficiente.

Fotos y Texto: Luis Hidalgo

Después de ver los principios del cultivo hidropónico con arlita y el funcionamiento de un sistema básico, vamos a pasar a analizar algunos de los sistemas de cultivo comerciales, esto es, fabricados por distintas compañías de renombre y que poseen sutiles (y no tanto) diferencias que conviene conocer antes de decidirse por unos u otros.

En cualquier caso, lo que si podemos asegurar es que todos ellos funcionan a la perfección y se adaptan sin problemas al cultivo con arlita así como con otros sustratos de cultivo. Incluso algunos de ellos son fácilmente convertibles o disponen de un kit para transformarlos en aeropónicos, sistemas que veremos en el próximo curso y que poseen la característica de no utilizar absolutamente ningún sustrato, alimentando las plantas directamente a la raíz mediante el “micronizado” de la solución nutriente.

Sencillo, fácil y eficiente

Así pues vamos a comenzar con el quizá sea el primer sistema hidro individual y autónomo, o sea, que se trata de una sola maceta o contenedor con todo lo necesario para realizar el riego hidropónico en arlita, esto es, depósito, bomba impulsora, gomas, manguitos y goteros, todo en un conjunto muy compacto y fácilmente transportable: El AquaFarm.

Decimos que quizá sea el primero sistema hidropónico de tamaño reducido, pues fue creado hace más de 30 años por Lawrence Brooke, fundador de la compañía General Hydroponics. Desde 1975 se han vendido infinidad de estos módulos, con una calidad contrastada por otros tantos usuarios con resultados casi siempre satisfactorios. Hacemos notar que este tipo de contenedor autónomo tiene múltiples aplicaciones, desde el mantenimiento de plantas madre hasta su uso para plantar plantas decorativas o culinarias de todos los tamaños, incluyendo las hierbas aromáticas frescas tipo albahaca o menta También se utilizan en laboratorios de investigación y en universidades, al mantener un sistema de riego muy homogéneo y estable, además de ser fácilmente transportables, incluso en funcionamiento.

Técnicamente similar al AquaFarm, el WaterFarm sólo es distinto por el tamaño y el precio, mientras el WaterFarm es un contenedor de 12 litros (30,5 x 30,5 x 37 cm) el AquaFarm es de 35 litros (45,5 x 45,5 x 43 cm). Las plantas se colocan en un tiesto lleno de bolas de arcilla que se encuentra suspendido sobre un depósito lleno de solución nutritiva. Una bomba de aire envía la solución a la columna de bombeo y luego la reparte por el anillo de distribución soltando un goteo circular. La solución fluye entre las bolas de arcilla y vuelve al depósito, se empapa de oxígeno gracias a la bomba oxigenadota y baña constantemente las raíces sanas que potencian su alimento de la forma más eficaz.

Se pueden poner de 1 a 8 plantas por sistema dependiendo del tamaño final que pretendamos tener, a más plantas, más pequeñas. En este caso la limitación no viene por la competencia por el alimento a nivel radicular, sino por el espacio ocupado por las hojas al crecer ya que si ponemos demasiadas se taparán unas a otras compitiendo por la luz y provocando espigamientos. Por lo tanto, podemos decir que se trata de un sistema ideal para personas que cultivan un pequeño número de plantas y desean que sea fácil de gestionar. La amplitud del depósito del AquaFarm y su capacidad, permiten almacenar un volumen de solución nutritiva suficiente y ofrecer al mismo tiempo todo el espacio necesario para el correcto desarrollo de las raíces. Estos sistemas se entregan con instrucciones de montaje simples y detalladas, además de consejos de mantenimiento y gestión de la solución nutritiva y el fabricante garantiza también un servicio de post-venta y asesoramiento gratuito a todos sus clientes

Ampliando el Sistema

Sin sembargo, otra de las grandes ventajas del Waterfarm o el Aquafarm es que se pueden conectar entre si varios módulos autónomos, con lo que el jardín puede crecer con una inversión menor. Podemos unir varias macetas hasta un número de 8, y podemos hacerlo sin más o mediante un controlador que suministra el mismo fabricante y que se encarga de mantener todos los módulos con la misma cantidad de solución nutriente y la misma presión de riego. Esto representa una gran ventaja, ya que de otra manera tendríamos que corregir el pH y la Ec de cada uno de los módulos.

Realmente, lo que ellos denominan “controlador” es un depósito central que permite conectar varios sistemas de cultivo juntos, asegurándole de esta forma una autonomía mayor a todo el sistema y haciendo circular la solución nutriente entre los recipientes. El circuito completo se hace en menos de media hora, lo que permite homogeneizar rápidamente la solución estabilizando los niveles de pH y EC uniformemente, en todos los recipientes al mismo tiempo, y asegurando que las raíces tengan un entorno constante y optimizado gracias a un sólo pequeño compresor de aire central que eses suficiente para alimentar toda la circulación del sistema, tanto en el interior de los recipientes como entre ellos.

Se compone de dos partes : el recipiente inferior « A » (zona de circulación y de control) y el recipiente superior « B » (zona de reserva). La circulación activa en el recipiente « A », lo que permite una gestión en directo de la EC y del pH en ese depósito gracias una tapa abatible que permite un acceso directo a la solución nutriente. Por último, se puede adaptar el todo tipo de sistemas, aparte de los del fabricante, es decir que se puede utilizar incluso con sistemas de fabricación propia, cualquiera que sea el número de tiestos de la instalación y existen tubos y conectores disponibles para facilitar cualquier ampliación.

A grandes males, grandes remedios

En el caso de disponer de más espacio, o realizar cultivos más grandes, el mismo fabricante dispone de un sistema ya completamente integrado y que también puede crecer. En los últimos años han aparecido otros sistemas de cultivo en arlita, pero podríamos decir que el DutchPot es un clásico dentro de los sistemas hidro profesionales.

Existe en dos versiones, la Hidro, ideal para principiantes y profesionales, y la Aero, que realmente es una adaptación de la versión “normal” aumentando la presión del agua y modificando el sistema de riego.

Como decíamos más arriba, éste sistema viene a ser como una serie de AquaFarms conectados entre si, con el sistema de control de riegos y oxigenación integrados, con la diferencia de que éste montaje se puede ampliar a miles de unidades, pudiendo utilizarse a nivel industrial para cualquier tipo de cultivo. Cada tiesto se puede comunicar en forma individual, lo que permite regar cada planta según sus necesidades y también son movibles, y se les puede desplazar con facilidad.

Los Dutch Pot Hidro existen en dos medidas estándar, de 1m² y 2m² y se pueden plantar de 12 a 60 (1m²) o 20 plantas (2m²). A partir de ahí, se pueden ir conectando sistemas completos de 1m2 (12 macetas) o incluso solicitar un diseño a medida directamente al fabricante, que estudiará la situación y pasará un presupuesto que cumpla las especificaciones dadas.

Cualquiera sea tu elección, he aquí algunos principios generales aplicables a todas las cosechas y a todos los tipos de cultivo interior: La habitación donde estén las plantas tiene que estar bien ventilada. Es casi imposible ventilar demasiado. Si el tiempo lo permite, una ventilación continua es lo ideal para las plantas. En el caso de no ser posible, es más que recomendable poner ventiladores, ya que estos homogenizarán el aire, eliminando las acumulaciones de calor y humedad en zonas concretas y localizadas, al tiempo que aumentan la fuerza estructural de las plantas.

En el cultivo con luz artificial en interior, no debemos olvidar que aún las lámparas más potentes tienen una capacidad limitada de eficiencia fotosintética, por lo que hay que intentar siempre mantener las fuentes de luz lo más cerca posible de la parte superior de tus plantas sin llegar a quemarlas. Esta distancia varía de acuerdo con el tipo de iluminación utilizada. En cualquier caso, siempre es conveniente podar las ramas bajas que reciben poca luz y producen muy poco, aunque consumen recursos igual que el resto de la planta.

En verano, es más que conveniente cambiar el ciclo de encendido de las luces, encendiéndolas por la noche para aprovechar el aire más fresco ya que de día puede resultar difícil enfriar el entorno, sobre todo en el centro y en el sur del país. Además hay que tener en cuenta que la solución nutritiva debe estar lo más fresca posible para mantener la máxima oxigenación en la zona de desarrollo de las raíces. La temperatura ideal del agua es alrededor de los 18° C. y debe ser levemente más ácida que en cuando cultivamos en suelo, con un pH de 5.5 a 6.5. Las sales minerales disueltas (EC o electroconductividad) deben estar alrededor de 0.4 - 0.8 EC para esquejes, en 1.6 para plantas jóvenes enraizadas, en 1.6 - 2.0 para la etapa vegetativa y en 1.6 - 1.8 EC para las etapas de floración y fructificación.

La elección de nutrientes es de importancia primordial: por definición, el medio utilizado es neutro o inerte y la solución nutriente es la única fuente de alimentación para las plantas. Tiene que ser completa y balanceada para cada fase del cultivo, crecimiento, prefloración, floración, maduración y lavado final. Debemos recordar que la absorción de nutrientes es muy rápida las sales tienen que ser cuanto más puras mejor, ya que además así dejarán menos residuos perjudiciales. Estas impurezas pueden llevar a tener acumulaciones tóxicas para las plantas. Es mejor utilizar con preferencia nutrientes líquidos o perfectamente solubles para no taponar los goteros y gomas por los que circula la solución nutriente. Un nutriente bien formulado es el primer paso para alcanzar el éxito en un cultivo hidropónico, incluyendo la arlita como sustrato.

En la próxima entrega entraremos veremos otros sistemas más “desarrollados” o mejor, sofisticados, que pueden llegar hasta a controlar automáticamente los niveles de nutrientes y el valor del pH en tiempo real. Hasta entonces, buenas cosechas.

 

 

Cómo cultivar Haze (IV)

Resumen de genéticas

Afrontamos éste capítulo recordando la “génesis” de una línea de cannabis narcótico compuesta por lo mejor de cada rincón del planeta y que representa uno de los pilares sobre los que se asienta una gran parte de las variedades que actualmente se comercializan bajo el nombre de “Haze” o alguna de sus variantes. Como suele suceder en estos casos, la controversia y la falta de información veraz puede confundir al cannabicultor, por lo que los “estudiosos” de la historia de la crianza cannábica procuran indagar y aportar sus conocimientos para que los cannabicultores “de a pie” dispongan de una información mas real

 Texto y Fotos: Luis Hidalgo

 

Antes de terminar el capítulo dedicado a las Haze y lo haremos recordando los orígenes de su creación por parte de los Hermanos Haze entre los años 1970 – 1975 en California, mas en concreto en una localidad cercana a Santa Cruz llamada “Corralitos”. Se trata de un cruce entre variedades de México, Colombia, India(Sur) y Tailandia y ya en los años 70 se pagaba a mas de 15€ el gramo.

La Haze original era una sativa pura hecha a partir de cruzar las mejores hembras con un macho sativo distinto cada año, empezando con el cruce México/Colombia desde semilla que posteriormente seria cruzado con un macho Hindú en la segunda generación y un macho Thai en la tercera. Si bien era bastante estable como F1, llegados los cruces al F5 se segregaron múltiples y diferentes líneas según Sam the Skunkman, criador que intentó durante un tiempo preservar la línea original a base de hacer polinizaciones libres entre las distintas generaciones producidas por los Hermanos Haze y mantenido clones hasta el día de hoy.

Sam, Neville y las Habichuelas Mágicas

Así pues, los Hermanos Haze no eran realmente criadores, sino cultivadores muy experimentados. De hecho, el criterio de selección para las Colombianas y Mexicanas no fue otro que una buena maduración en invernadero en la latitud de Santa Cruz (36.9 N). A partir de ahí empezaron a vender los diferentes fenotipos con nombres como Lime Green Haze, Purple haze o Silver Blue Haze, y se dice que la Purple Haze llegó a venderse a más de 30€ el gramos. Dependiendo del fenotipo, se podían encontrar sabores desde el típico toque cítrico de las Thai, pasando por los sabores de madera antigua hasta los más especiados e inciensados más usuales en los cultivos holandeses de Haze.

Por casualidad, un vecino y colaborador suyo, Sam the Skunkman comenzó a trabajar con las distintas variantes hasta producir la línea Haze en 1984 que todos conocemos hoy en día. En ese año, Sam se trasladó a Holanda llevando con el las genéticas Haze originales e introduciéndolas en el mercado de las semillas comerciales de cannabis. Según el, la Haze original de los Herrmanos Haze “es un híbrido sativo puro pero inconsistente, donde un 10% de las plantas son espectaculares, un 75% razonablemente buenas y el 10% restantes, malas”.

Sam utilizó todas aquellas líneas para hibridar y nunca vendió semillas, ya que aquellas Haze no se cultivaban bien en interior con luz artificial a pesar de se había intentado que los cultivadores de indoor pudieran tener acceso al menos a parte de la experiencia que es fumar una Haze con su inigualable y dulce sabor y su psicoactividad increíblemente limpia y energizante.

Al mismo tiempo que Sam llevaba las mejores genéticas americanas a Holanda, un joven hijo de australiano y holandesa llamado Neville Schoenmakers estaba forrándose de dinero con su banco de semillas The Seed Bank tras haber puesto un anuncio en la revista High Times en 1984. Según Steven Hager, en 1976 su compañía facturó más de 250.000 € vendiendo semillas a más de 15.000 cultivadores americanos.

Neville se dedicaba a reunir semillas de variedades de infinitas fuentes y las cultivaba en busca de ejemplares aptos para la crianza. Compró una vieja casa de estilo victoriano cerca de la frontera con Alemania al que llamó “El castillo del cannabis” y habilitó las dos plantas inferiores como sofisticadas salas de cultivo y llenó los jardines de invernaderos. En un momento dado, Neville consiguió semillas de Haze y de ahí seleccionó tres plantas que denominó A (macho), B (hembra) y C (macho).

La controversia acerca de la versión comercial inicial viene de si en realidad Neville crió su línea a partir de las originales o bien a partir de las que ya había hecho Sam the Skunkman tras llegar a Holanda, aunque Neville siempre aseguró que las había obtenido a través de un conocido en Nueva York que mantenía una vieja colección de semillas desde 1969, originales de los hermanos Haze. Según Sam, esto es absurdo ya que Neville viajó por primera vez a los EEUU como muy pronto en el año 86/87. El mayor de los Hermanos Haze, verdadero creador de la línea original se había exiliado a México en 1982 y no regresaría a su país hasta diez años después, mientras que el otro dejó de cultivar Haze alrededor de 1980 y se dedicó en exclusiva a la Skunk #1. Más tarde se reconvirtió al cristianismo y dejó de cultivar.

Por otro lado, los Hermanos Haze tuvieron serios problemas entre ellos al final de los años 70 y dejaron de hablarse y de vender semillas con su nombre, así que Sam asegura que Neville consiguió las semillas a través de él bajo la promesa de no utilizarlas para hacer una Haze pura y comercializarla, aunque si podría hacer híbridos Haze con otras líneas no desarrolladas por Sam. Neville rompió su promesa y Sam dejó de trabajar con el.

Los primeros Híbridos Haze

Así pues, solo Neville y Sam conocen la verdad. Uno acusa al otro de usar su material genética, y el otro lo niega, así que dejaremos este tema para intentar profundizar en la composición de algunos de los híbridos Haze reconocidos internacionalmente.

Sam hizo una serie de híbridos basados en Haze x India Sur (Kerala) y en Haze x Skunk #1 que después serían comercializados como Haze Mist y Fuma con el Diablo por el banco The Flying Dutchmen. Mist, aunque el primer híbrido quizá fuera un Haze x Northern Lights F1, según el catálogo de 1988 del banco The Seed Bank, que sólo se comercializó durante un año. Si bien las plantas parentales de este híbrido se desconocen, es fácil deducir su composición, teniendo en cuenta que la Northern Lights es una línea afgana considerada IBL (Línea pura y estabilizada) por lo que se puede disponer libremente de machos y hembras para cruzar con su única hembra Haze de la siguiente manera:

Cruce del macho Haze “A” con clones hembras Northern Lights #5 y Hashplant y una hembra Skunk #1 seleccionada de semilla. Las dos últimas líneas nunca fueron comercializadas, pero el híbrido resultó excepcional.

Un año más tarde aparecía otro híbrido, el G13 x Haze, que también duró un solo año en el mercado, con la siguiente composición:

Cruce del macho Haze “C” con clones hembra de G13, una hembra sativa hawaiana y una hembra sativa procedente de Durban (Sudáfrica). Tanto la hawaiana como la Durban habían ganado premio en la categoría de sativas puras de la Cannabis Cup, lo que garantizaba en parte los resultados del cruce gracias su “pedigrí” reconocido.


Shantibaba (criador original de Greenhouse Seed Bank) describe en 2008 las características del clon de Northern Lights #5 como una línea Afgana estabilizada en EEUU en los años 80 y llevado después a Holanda. Asegura que no contiene nada de Thai, que es 100% índica y que acaba en 45-55 días produciendo cantidad de resina, muy apta para hacer hachís. Su pureza y marcadas características genéticas la hacían ideal para hibridar con una sativa pura como la Haze, como se demostró tras el cruce de Neville del clon de NL#5 por su macho Haze.

La Cannabis Cup

Steven Hager, editor de la revista High Times, se desplazó a Holanda para conocer s Neville y escribir el artículo “Inside Cannabis Castle” (“En el castillo del cannabis”) y casualmente se encontró con Sam the Skunkman. Tras unas conversaciones en las que Sam le explicaba la filosofía de las “fiestas de la cosecha” que se realizaban en California en los años 70, Steven empezó a fraguar la idea de la primera Cannabis Cup, que se celebró en Noviembre de 1988 como un evento completamente informal en el que sólo participaban cuatro bancos de semillas: Sensi Seed Club con Ben Dronkers a la cabeza, Neville con The Seed Bank, Cultivator’s Choice de Sam the Skunkman y Super Sativa Seed Club ( SSSC).

Sam ganó con su Skunk #1, pero le desagradaba la forma de competir y dejó de participar en las copas y vendió sus genéticas a Neville, Ben Dronkers y Eddy Rekedder que después fundaría The Flying Dutchmen y el Cannabis College en Holanda, asegurándose así de que esas genéticas llevadas hasta allí desde EEUU formaran la base de la mayoría de los híbridos hasta el día de hoy. Los mismos bancos volvieron no obstante a competir en la segunda Cannabis Cup en la que fue Neville el ganador de todos los premios usando las genéticas que había comprado a Sam. El premio a la sativa pura se lo llevó una Haze x Suráfrica y el de híbrido sativo la NL#5 x Haze. También ganó al año siguiente con la misma variedad y con la Haze x Hawai.

En la próxima entrega terminaremos con esta apasionante historia que nos lleva a través de los años hasta la actualidad, y mostraremos un resumen sobre las características de cultivo para los híbridos mas puros, con lo que concluiremos este capítulo. Hasta entonces, buenos humos.

Listado de Descendencia

Hibridos / Cruces Haze (Mínimo 4 Generaciones)

A-13 x C99 » Apollo 13 x Cinderella 99

Ace of Spades » Black Cherry Soda x Jack The Ripper

Actual C99 Cinderella » Cinderella 99 Selection

Afghan Princess » C99 x Afghani #1 F1

Amnesia » Amnesia Probably

Amnesia Sativa » Amnesia IBL

Angelfuck » Blueberry Sativa x C99 F1

Apollo 11 G4 » Apollo 11

Apollo 11 Genius Pheno » Apollo 11 F3

Apollo 13 » Apollo 13

Apollo 13 BX » Apollo 13 x Vortex

Apollo 13 Indica » Apollo 13 Indica Selection

Apollo 13 Sativa » Apollo 13 Sativa Selection

Apollo Mist » Kali Mist x Apollo 11

Apollo Trip » Apollo 13 F2

Astroboy » Apollo 13 x {Ortega x C-99}

Automatic » Auto Smokey x Auto Kush

Beauty and the Beast » UBC Chemo x C99

Beso » Love Potion #2 x C99

Bhushana » {Somango Haze x Citral} x SMOG

Blue Dream » Blue Dream S1

Blue Hammer » {Blueberry x Jack Berry} x Jack Hammer

Blue Hawaii » {Citral x Skunk} x Blue Dream F1

Blueberry Crack » Blue Dream Haze Santa Cruz Cut x Green Crack Riot Cut

Brainfreeze » LUI x C99

Bubble Diesel » Bubble Jock x Dansk Diesel

C99 » Cinderella 99 Selection

California » Purple Urkel x Jack 33

Camelot Kush » Bubba Kush x C99

Cheeseberry Haze » Cheeseberry x Lady Cane

Chem Daze » Chemdog x Chemdog Haze

Chernobyl » {Trainwreck x Trinity} x Jack the Ripper

Cinderella 99 » Cinderella 99 F4

Cinderella 99 » C99 F1

Cinderella 99 » Cinderella 99 F2

Cinderella 99 BX-1 » Cinderella 99 x C99

Cindy La Pew » Cinderella 99 F2 x G13Skunk Pepe

Cindys Bubbles » Cinderella 99 x Bubbleberry

Conquistador » Hash Plant x {Ortega x Cindy99}

Crap the Shitter » Jack the Ripper x Space Queen

D99 » Chem Dawg d x Cinderella 99

DTC99 » Durban Thai Highflyer x Cinderella 99

Dali » {chem91 x Humbolt} x C99

Dannyboy » Killer Queen x {Ortega x C-99}

Dieselrella » NYC Diesel x C99

Drizella » {C99 x WW} x Space Queen F3

El Monstre » Jackberry x Blue Kronic F2

Elf Snack » Apollo 13 gorilla arm pheno x Sunshine Daydream

Exodus 99 » Cheese x Cinderella 99

Fig Widow Queen » Fig Widow x Cinderella 99

Fire Fly » Double Dutch x C99

G99 » Cinderella 99 x Godzilla Grape

GG X C99 » Guerilla Gold #3 x C99 F3

Geisha » C99 x Oriental Express

Glass Slipper » Pineapple 99 x C99 F1

Grape Sorbet » Blue Satellite x C99

Grape Ultra » {Grape Krush x Skunk #1} x SSSDH

Grapefruit Fly » Grapefruit x Cinderella 99

Grenadella » Grenadino x Cinderella 99

Gruene Hessin » Warlock x Jaggen

Hericules » Herijuana x Shack

Herijuana Jack 33 » Herijuana x Jack 33

Humboldt » Humboldt x Jack 33

Jack the Ripper F2 » Jack the Ripper Hazy Pheno F2

Killa Queen » C-99 x G-13

Killer Queen » G13 x Cinderella 99

Killer Queen Redux » C99 x G13 Bx

Killing Kush » Killing Fields #7 x K.O Kush

Kolossus » Shack x Big White

Lemon Freeze » Jacks Cleaner Bx x JCB

LifeSaver » JCB x BOGBubble

Long Haze » Original Haze x {Jack 33 / G Bolt Flower / Haze G13 / Kali Mist}

Mach Fly » Warlock x C99

Machacar » Trainwreck x C99

Madness » Brazil x {Cinderella 99 x Matanuska Tundra}

MangoJerry » Jackberry Lemonberry x Mango

Mr Majestyk » Malberry x Cinderella 99

NL5 Haze Jack 33 » NL5 Haze x Jack 33

Nic Endo » Blue Dream Santa Cruz Cut x Bubba Kush pre98

Nigerian 99 » Nigerian x Cinderella 99

OGer99 » OG Kush Banana OG cut x C99

OchoCinco » King x C99

Orange Dream » Blue Dream x Orange Crush

Original Amnesia Autoflowering » Original Amnesia x Critical+ Automatic Probably

Pandoras Box » Jack the Ripper x Space Queen

Pineapple 99 » Pineapple x Cindy 99

Power Plant » Power Plant x Jack 33

Princess Haze » C99 Princess Pheno x The Original Haze

Purple Cindy Bubba » {White Rhino Purple x C99} x Bubba Kush pre98

Recovery Haze » Shack x Amnesia Haze

Red Colombian Haze » Colombian Red x Nevilles Haze x {Jack 33 / G Bolt Flower / Haze G13 / Kali Mist}

Ripped Bubba » Bubba Kush pre98 x Jack the Ripper

Rosetta Stone » Ginger-Ale x White Widow

Sativa Queen » Killing Fields x Jack Hammer

Selene » Killing Fields #7 x Blue Kronic

Sin Diesel » C99 x Sour Diesel IBL

Snow White » {Northern Special x White Widow} x Cinderella 99

Sour Apple » Original Diesel x Cinderella 99

Space Queen » Romulan x C-99

Sputnik 1 0 » Apollo 13 x Black Russian

Sputnik 2 0 » Apollo 13 x Sputnik 1.0

Sputnik 3 » Apollo 13 F1 x Double Purple Doja

Sugaree » C99 x ECSD v3

Sweet Cheese Auto » Sweet Cheese x {Sweet Cheese x (Sweet Cheese x Fast Bud #2)}

Sweet Mango » Sweet Tai Probably x Mango Widow

Sweet Mango Automatic » Mango x Big Bang Autoflowering

SweetCindy 99 » Sweet Tooth #3 x Cindy99

Sweetest Cindy 99 » Sweet Tooth #3 x C99

Tahoe Blue Classic » {(Blueberry Indica x Purple Buddha Thai) x C99} x Tahoe Kush

The Third Dimension » Apollo 13 x Jack the Ripper

The Void » Apollo 13 x Querkle

Tsi Fly » C4 x C99

Vortex » Apollo 13 x Space Queen

White » G Bolt x Herijuana Jack 33

 

 

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Se acabó el miedo: fumiga a tope hasta el último día de floración con acaricida biológico

Foto 3 Superkukulus aplicacion final de floracion foliarDesde hace muchos años se han utilizado productos muy agresivos y tóxicos para tratar las plagas en el cannabis...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media