La hoja, el polígono industrial de nuestro cultivo (I)

Por Víctor Bataller Gómez (TRABE)

Las hojas son unos órganos generalmente verdes que casi siempre parten de un tallo y que poseen funciones básicas para la planta. La primera de estas funciones en importancia es la fotosíntesis. El concepto de fotosíntesis ha sido definido en numerosas ocasiones y según diferentes puntos de vista (fisiológico, bioquímico, físico, ecológico…). Básicamente, consiste en la reducción de CO2 atmosférico a carbohidratos utilizando la luz solar.

La importancia de la fotosíntesis estriba, desde el punto de vista químico, en la transformación de la energía luminosa en energía de enlace; desde el punto de vista biológico, en que casi toda la biomasa de la biosfera deriva de ella; desde el punto de vista ecológico, en su efecto sobre los cambios climáticos; desde el punto de vista económico como fuente de alimentación y materia prima para la industria; y desde el punto de vista evolutivo, como factor determinante en la formación de la vida tal y como la conocemos actualmente.

Este proceso está relacionado directamente con muchos otros procesos fisiológicos tales como el crecimiento, movimientos hídricos en el interior de la planta, traslocación de sustancias, etc... La fotosíntesis se puede medir cuantificando la cantidad de CO2 que absorbe la planta mediante la incorporación de carbono. Para ello se registra el intercambio de CO2 mediante analizadores de gases por infrarrojo (IRGAs) o bien detectando la cantidad de O2 que desprende mediante electrodos de este elemento. Existen otras técnicas como medir de la fluorescencia de la clorofila.

Otra de las funciones de las hojas es la transpiración. Pierden agua en forma de vapor a través de los estomas. A las hojas llega gran cantidad de agua absorbida por las raíces de la cual una pequeña parte se utiliza en la fotosíntesis. Su principal función es eliminar en forma de vapor el agua que no es utilizada. Con ello el agua transpirada sirve de termorregulador para la planta. Se consigue así un proceso continuo en donde el porcentaje de humedad en el ambiente influye en la necesidad de absorber agua por las raíces.

El gradiente osmótico permite que el agua encontrada en suspensión en el aire en forma de humedad determine si es necesario la apertura de estomas o el cierre de los mismos. Si los estomas permanecen cerrados el agua presente en las hojas no deja que suba al agua desde las raíces por lo que no puede entrar desde el suelo. Por esta razón en épocas de bajas temperaturas, donde los niveles de humedad son altos, las necesidades hídricas de las plantas son menores y por ello las aportaciones de riegos deben ser menores. Todo lo contrario pasa en jornadas de elevada temperatura donde la necesidad de riego es fundamental para la planta. El sombreo de cultivos es otra alternativa para mitigar en parte la carencia de agua en el suelo ya que permite bajar la temperatura en el entorno de las plantas.

Los estomas se encuentran en la cara inferior de las hojas (el envés) donde son muy abundantes. Son unos pequeños poros situados en la superficie foliar y formados por dos grandes células capaces de separarse o unirse entre sí, regulando así el tamaño de dicho poro y con ello, no solo la transpiración sino también el intercambio de gases. Entorno a esas células oclusivas se encuentran unas células acompañantes que son las que transmiten las carencias o no de agua desde los tejidos de la hoja. Si el interior de la planta tiene agua suficiente las células se quedan turgentes y su estructura en forma arriñonada deja un hueco (ostiolo) por donde escapa el agua sobrante en forma de vapor facilitando la traspiración. Por el contrario si en el interior hay un déficit hídrico las células pierden turgencia y se arrugan dejando menos huecos entre ellas y de esta manera no sigue perdiendo agua.

Estoma abierto

Por último en las hojas se realiza la función de intercambio gaseoso. A través de los estomas entra el oxígeno necesario para la respiración celular y el CO2 que se utiliza en la fotosíntesis, pero también salen a través de los estomas el oxígeno que es producido en la fotosíntesis y el dióxido de carbono procedente de la respiración celular.

Los principales tejidos que constituyen la hoja son:

-          Epidermis: tejido de protección que constituye la parte más externa existiendo tanto en el haz como en el envés (donde abundan los ya conocidos estomas). Está cubierto por una fina capa llamada “cutícula” que es prácticamente impermeable al agua y a los gases. En algunas hojas la epidermis está cubierta por unos pelos o tricomas que protegen a las plantas. La epidermis se encuentra sólo en aquellas plantas que tienen órganos únicamente con crecimiento primario. En cambio los órganos con crecimiento secundario la eliminan, formando la “peridermis”. La mayoría de las plantas tiene una epidermis de una sola célula de espesor. Otras plantas como el Ficustienen una epidermis de varias células de espesor por lo que posee una hoja en apariencia algo más gruesa. Las células epidérmicas están muy próximas entre sí sin dejar apenas huecos entre ellas, lo que le otorga a la planta fuerza mecánica y protección.

- Clorénquima (también conocido como parénquima clorofiliano o clorofílico) es un tejido vegetal de las hojas de tipo parenquimático y fotosintético ya que todas sus células contienen cloroplastos que son los órganos celulares encargados de captar la energía del Sol (energía lumínica) para transformarla en energía química. No sólo se encuentra en las hojas, también está presente en tallos jóvenes o cualquier otra parte verde de la planta. Las células del clorénquima poseen paredes delgadas y entre ellas hay muchos espacios. Con ello se facilita el intercambio gaseoso de O2 y CO2 necesario para los procesos de fotosíntesis y respiración en las plantas. El clorénquima puede ser de dos tipos: en empalizada, sus células son cilíndricas para ocupar menos volumen y son muy ricas en cloroplastos; lagunar o esponjoso que está formado por células esféricas con menor cantidad de cloroplastos y más espacios intracelulares.

 -  Tejido conductor: formado por los haces vasculares que a su vez constan de xilema (orientado hacia el haz) y floema (orientado hacia el envés).

El xilema es un tejido  vegetal conductivo que estálignificado y por el que se transporta principalmente agua y sales minerales. La mezcla de todas estas sustancias se le conoce comúnmente como savia  bruta. El xilema está constituido por varios tipos de células  tubulares con pared celular  secundaria. No solo poseen una función de conducción sino que también tienen una función de soporte y vigorosidad para la planta.

En el xilema primario podemos encontrar por un lado el Protoxilema que aparece en órganos en crecimiento por lo que está sometido a tensiones. Sus vasos son anillados o en espiral lo que le permite adaptarse al crecimiento. Por otro lado tenemos el Metaxilema que se encuentra cuando aún la planta es joven y está en crecimiento terminando su lignificación cuando el cuerpo vegetal ha completado su alargamiento. Generalmente lo constituye vasos escalariformes, reticulados y punteados. Los vasos del metaxilema son de mayor diámetro que los del protoxilema.

El xilema secundario proviene del cambium, y se compone de elementos conductores (tráqueas, sus células quedan unidas entre si mediante perforaciones en sus paredes basales; traqueidas, cuyas células son parecidas a los elementos de las tráqueas, pero se superponen sin perforaciones de las paredes celulares formando una especie de tubo) y elementos no conductores (parénquima axial y radiomedular y las fibras esclerenquimáticas).

El transporte de la savia bruta a través del xilema se debe a dos fenómenos físicos:

ósmosis: el agua de la raíz se desplaza hacia arriba gracias a la diferencia en potencial soluble del tejido radical y la humedad del suelo; al absorber agua, la raíz impulsa hacia arriba una parte de la misma.

succión: se atrae hacia las hojas el agua contenida en el tejido vascular para compensar la pérdida de la misma por la transpiración  a través de las hojas.

El floema (también conocido como tubos o vasos liberianos) es untejido conductor  encargado del transporte de nutrientes producidos durante la fotosintética hacia las partes de la planta que al no hacer la fotosíntesis necesitan éstas sustancias para obtener energía. El movimiento de nutrientes dentro del floema, el de sacarosa principalmente, es unidireccional y más lento (sólo alcanza los 2 centímetros por minuto). Posteriormente serán almacenados en frutos, semillas o incluso en la raíz. Los tubos del floema transportan las sustancias producidas por la fotosíntesis conocida comosavia elaborada.

Se reconocen dos tipos de floema: el primario y el secundario. El floema primario se encuentra asociado al xilema primario  constituyendo los haces vasculares. Se diferencia en protofloema (se encuentra en las partes de la planta que aún están creciendo en extensión) y metafloema (en los órganos que han terminado su crecimiento en longitud).

El floema secundario, igual que el xilema  secundario, se origina en el cámbium, ubicado hacia la periferia de tallo  o raíz. Posee un sistema axial y un sistema radial.

El floema está formado por diferentes tipos de células. Los elementos de conducción o cribosos son muy especializados. Sus características comunes son:

-  Pared celular: su espesor es variable y están compuestos por muchas capas de microfibrillas de celulosa densamente dispuestas y pectinas. Aparentemente la función de estas paredes sería la de facilitar el trasporte radial por apoplasto.

- Comunicaciones intercelulares: los elementos cribosos se comunican entre sí a través de áreas cribosas. Éstas son áreas deprimidas de la pared provistas de poros a través de los cuales se conectan los protoplastos de elementos vecinos por medio de cordones citoplasmáticos. Se diferencian de los campos primarios de puntuaciones por dos rasgos: el tamaño de los poros, generalmente mucho mayor que el de los plasmodesmos y la presencia de un cilindro visible de calosa, que rodea al cordón citoplasmático y puede aparecer también en la superficie del área cribosa.

-  Células cribosas: se comunican entre sí por áreas cribosas y que están dispersas en toda la superficie de la célula.

-  Elementos de tubos cribosos: son series longitudinales de células llamadas "miembros de tubos cribosos" conectadas entre sí por medio de placas cribosas  simples o compuestas. En las paredes laterales tienen áreas cribosas más o menos especializadas, generalmente difíciles de ver.

Por otro lado encontramos las células acompañantes que son células parenquimáticas muy especializadas asociadas a los tubos cribosos. Tienen pared primaria con punciones con plasmodesmos ramificados, enfrentados a los poros de las áreas cribosas de los elementos cribosos. Durante el desarrollo de la planta se deposita calosa del lado del elemento criboso pero no del lado de la célula acompañante donde permanecen las punciones. Son células metabólicamente activas con núcleo grande, nucléolos grandes, vacuolas pequeñas, retículo endoplasmático bien desarrollado, grandes mitocondrias, dictiosomas y abundantes ribosomas. Pueden tener cloroplastos y leucoplastos, pero no forman almidón.

Asumen las funciones nucleares de los elementos cribosos y mueren cuando éstos dejan de ser funcionales. Cumplen la función de carga y descarga de los elementos cribosos, trasportando lateralmente los sintetizados fotosintéticos. De esta manera llegan nutrientes a todas las células de la planta desde las fotosintéticas convirtiéndose de ésta forma en un sistema de distribución similar a una red de carreteras. Desde la fábrica hasta el cliente.

En el próximo capítulo nos centraremos en las partes de la hoja que podemos ver a simple vista y además trataremos sus dos procesos fisiológicos más importantes y que hasta ahora solo hemos citado: la fotosíntesis y de respiración. Veremos como ambas se relacionan para hacer posible el milagro de la vida.

 

 

Cultivo sin sustrato – El Burbujeador II

Crecimiento acelerado, más producción y sobre todo, menos trabajo… Todo esto nos lo proporciona un sistema de cultivo sin sustrato, el “burbujeador”, limpio y eficiente. Podemos hacernos uno nosotros mismos o podemos comprar un sistema “llave en mano” que cuente con todo el material necesario para realizar un cultivo y además los últimos avances tecnológicos en cannabicultura

Fotos y Texto: Luis Hidalgo

En la mayoría de los casos lo más simple es lo más eficiente, y esto se demuestra con el sistema de cultivo que estamos estudiando, que sería como la mínima expresión de un sistema aeropónico DWC, es decir, un tanque o depósito para el agua con los nutrientes disueltos y que es donde colgarán las raíces para ser alimentadas, y una bomba de aire para mantener oxigenada ka mezcla. Este es el factor clave, que el agua se encuentre siempre muy bien oxigenada y a una temperatura entre 20 y 22 grados Celsius.

Lo que esa simplicidad implica es que este tipo de sistemas son muy fáciles de montar, siendo uno de los preferidos por los “manitas” para desarrollar sus habilidades bricoleras ya que, además, produce muy buenos resultados y el mantenimiento es prácticamente nulo. Lógicamente el coste económico para fabricarse uno es también muy bajo, pudiendo incluso utilizar material reciclado para ello. En algunas de las fotos que acompañan este capítulo se pueden ver detalles de un burbujeador manufacturado.

Sin embargo, con el abaratamiento de materiales y mano de obra en fabricación, cada vez con más frecuencia nos llevamos la sorpresa de un sistema de cultivo determinado cuesta prácticamente lo mismo comprándolo en la tienda que haciéndonoslo nosotros mismos y además con unos valores añadidos como la garantía del producto, el acabado en general, material especializado (manguitos, bombas…) y sobre todo, la atención y los consejos del vendedor y otros usuarios que ya tengan experiencia con el sistema en cuestión.

Comienzos Burbujeantes

Como decíamos en la última entrega, en principio podemos utilizar cualquier sistema nutricional de cualquier fabricante siempre que no contenga ningún tipo de materia que pueda obstruir las conducciones. Cuidado en este punto, ya que el hecho de que el líquido que vemos en un determinado bote muestre un aspecto correcto y perfectamente líquido, podemos encontrarnos con que con el tiempo se produzcan cristalizaciones o precipitaciones generando el problema que queremos evitar. Debemos prescindir de este tipo de nutrientes así como de cualquier tipo de abono orgánico, teniendo en cuenta que hoy por hoy podemos encontrar prácticamente cualquier elemento concreto (Calcio, Magnesio…) por separado, así como potenciadores y estimuladores completamente inorgánicos.

Por supuesto, aquellos que tengan unas nociones medias de química no deberían tener problema en hacerse su propio sistema nutricional, asegurando así la calidad de los elementos utilizados, su proporción y forma química en que se presentan, muy importante éste dato ya que en el burbujeador la solución nutriente va directa al sistema radicular y no todos los elementos químicos tienen igual disponibilidad para la planta (no es igual nitrato que nitrito, por ejemplo…), así que cuanto más directamente se puedan absorber, mejor aprovechado será el elemento requerido y más rápido crecerán nuestras plantas.

En cuanto al tema de la luz, en principio se pueden utilizar la misma que con cualquier otro sistema de cultivo, si bien es conveniente que las bombillas produzcan la menos cantidad de calor posible, ya que si el agua de riego pasa de los 27º - 28º empezaremos a tener problemas de carencias por baja absorción. Mucha gente ya lleva tiempo cultivando con cfl’s o fluorescentes compactos, de larga duración y sin mantenimiento ni reactancia, si bien hablamos siempre de cultivos pequeños en armarios. En este caso es mejor usar más cantidad de bombillas de menos potencia, ya que así se reparte mejor la luz evitando zonas de sombra y reduciendo aún más la temperatura global emitida por sistema de iluminación.

En el momento en que el cultivo crece, pongamos por encima de los 4 metros cuadrados, necesariamente tendremos que volver al vapor de sodio y/o los halogenuros metálicos ya que su eficiencia hoy por hoy no puede igualarla ningún tipo de fluorescente ni tampoco los Leds, que por cierto, aunque por si mismos casi no desprenden calor, sí que lo hace la caja o carcasa donde vienen montados, a veces tanto que incluso suelen incorporar pequeños ventiladores de los de tipo ordenador al objeto de refrigerar el invento.

En cualquier caso, y más si se cultiva en armario, a partir de las dos lámparas de 600W se hace imprescindible un buen sistema de ventilación, véase un extractor potente, ventiladores para mover y homogeneizar el aire, y posiblemente un intractor para meter aire nuevo. Existen enfriadores para el agua que nos permitirían mantener la temperatura correcta en el depósito independientemente de la que haga en la habitación o el armario de cultivo, pero son caros y siempre es más conveniente tener montado un sistema de extracción y renovación del aire de la zona de cultivo.

Nutrientes y control del pH

En este tipo de cultivos, el control del pH tiene una importancia alta debido a que minúsculas variaciones pueden producir resultados insospechados, usualmente de carácter negativo. Para eliminar ese problema, ya empiezan comercializarse los nutrientes “pH Friendly” que tienen la característica de que si se usan según sus instrucciones, dejan el valor del pH “clavado” en el punto justo, entre 5,5 y 6.0.

Si el pH de la solución nutriente se sale de esos valores, los nutrientes serán mal absorbidos perjudicando el buen desarrollo de las plantas. La manera de asegurar un pH correcto es mediante un medidor de pH ya sea electrónico o de tiras / gotas. Una vez que sabemos el valor real lo ajustamos usando pH + o pH – según sea necesario. A continuación detallamos una buena manera de mantener y cambiar la solución nutriente, lo que deberíamos hacer cuando se haya gastado alrededor de 1/3 del total.

Teniendo siempre en cuenta que las raíces están constantemente en contacto con el agua, recomendamos desde ya el realizar todas las operaciones de rellenado y/o cambios de agua de manera lenta y gradual con el fin de no provocar un “shock” que podría bloquear completamente la absorción durante días. Al principio rellenaremos el depósito sólo con agua con el pH ya ajustado. A partir del tercer o cuarto riego comenzaremos a añadir nutrientes. Para saber la cantidad correcta de nutrientes a añadir, dividiremos los litros de agua que vamos a añadir entre el total de litros que caben en el depósito, por ejemplo, si es de 50 litros y vamos a poner 10, el valor es 1/5, que sería la dosis de nutrientes a añadir para mantener el nivel de comida que estuviéramos aportando.; siempre es conveniente añadir un poco menos

Una vez a la semana tendremos que cambiar completamente el agua del depósito, ya que no sabemos a ciencia cierta que minerales se están absorbiendo más o menos, por lo que la única manera de asegurarnos de que las plantas tienen disponible todo lo que vayan a poder necesitar es reemplazando todo el líquido. No pasa nada por el hecho de que las raíces se queden “al aire” unos 10 – 15 minutos, es más, seguramente agradecerán esa oxigenación extra. Eso sí hay que estar al cuidado de que la raíz no llegue a secarse completamente, ya que quedará dañada de manera permanente.

Para realizar el vaciado o drenaje del depósito, podemos hacerlo de varias formas. Lo más sencillo es si el depósito dispone de una llave o tubería de vaciado en la parte inferior; si es así el único requisito es que se encuentre a la altura suficiente para que el líquido salga del depósito por la fuerza de la gravedad. En otro caso, podemos usar una bomba eléctrica o de achique, e incluso un sifón manual. Por último, podemos usar la misma bomba del sistema a base de desconectar el tubo de riego y conectar otro para desaguar. También se puede vaciar a mano, sacando jarras de agua, pero de esta forma siempre suele quedar algún resto en el fondo del depósito.

Puesta en marcha del Sistema

Antes de comenzar, decir que algunos cannabicultores prefieren forrar el burbujeador, tapa incluida, con papel reflectante del mismo que se usa para las paredes, de manera que aumenta su aislamiento al reflejar la luz y el calor, aunque no es estrictamente necesario.

Lo primero es poner la bomba de aire con la piedra difusora en el fondo del depósito. Y a continuación poner en marcha la iluminación para que la habitación o el espacio de cultivo vaya alcanzando la temperatura de trabajo. Este es un buen momento para colocar las bolas de arlita en las cestas de soporte. Se supone que la arlita ya está lavada y acondicionada, en otro caso habría que realizar antes estas acciones.

Si el cultivo va a ser en bandejas, preparar estas y asegurarse de que el depósito está bien asentado y colocar todo bajo las luces. Meter la bomba de agua en el depósito y conectar el tubo de salida general. Colocar todas las cestas en la tapa menos una y ajustar la tapa en el burbujeador. Más tarde usaremos el hueco en el que no hemos puesto la cesta para verter el agua con el pH ya corregido.

A continuación tenemos que hacer llegar el agua a las cestas con las plantas, para lo cual levantamos una esquina de la tapa y subimos un tubo a cada cesta de manera que quede en la parte superior fijándolos al agujero correspondiente y abrir la llave de paso de cada tubo. Llenar el depósito hasta la mitad con el agua, los nutrientes y el pH correcto. Si el agua de tu zona es de mala calidad, habrá que poner un filtro de ósmosis inversa para eliminar impurezas, cal y otros elementos indeseables. Poner la cesta que falta, colocarle su tubo de riego y rellenar todas las cestas con la arlita previamente preparada.

Es muy recomendable colocar “tapas” sobre las cestas para evitar el paso de la luz al interior del burbujeador y la formación de algas o verdín. Asegúrate de que tienes las luces conectadas a un temporizador, el resto de dispositivos (bombas, ventiladores…) funcionarán durante las 24 horas, por lo que no necesitan estar temporizados. En este momento, pondremos en marcha todo el sistema que debería funcionar sin mayores sobresaltos.

En el próximo capítulo entraremos de lleno en el cultivo en estos sistemas con todos sus detalles y particularidades, algunas de ellas realmente curiosas. Hasta entonces, un saludo.

 

 

Cómo cultivar G13 - Características

Una vez conocida la historia, o más bien la leyenda de esta controvertida variedad, vamos a comentar algunos pormenores que permitirán al cannabicultor sacar lo mejor, no ya de ella, pues como sabemos, en principio no existe en forma de semilla o variedad por si misma, pero sí de algunas de las variedades que contienen en sus genes la supuesta tecnología agrícola de la C.I.A… O quizá no..

Texto y Fotos: Luis Hidalgo

Dejando aparte la sección de “mitos y leyendas” y tras seguir algunas de las pistas aparentemente más verosímiles, sólo una cosa es probada y evidente: la presencia del “criador” más ubicuo y “hábil” de la historia del cannabis moderno, Neville, ya conocido por los lectores que hayan estado siguiendo esta serie.

Solamente él conoce toda la verdad de cada una de sus “operaciones” de compra-venta-descuido de esquejes y semillas que en su momento sirvieron (y aún lo hacen en la actualidad) para hacer la mayoría de las variedades “clásicas”, es decir, las que se empezaron a vender desde Holanda por los 3 ó 4 bancos de semillas más famosos internacionalmente. En cualquier caso, seguimos hablando de marihuana, cannabis narcótico… cáñamo en definitiva, y como tal, hay que cultivarlo, cosecharlo y secarlo para poder disfrutarlo, así que vamos a entrar en materia.

Sigue la Línea Correcta

Ahora bien, a lo largo de toda esta historia, posiblemente más de un Lector haya notado algo “extraño”, como una sensación de que hay algo que no encaja… No, no se trata de un efecto tele psicoactivo de la G13, no coloca con sólo leer de ella, no… Hablamos más bien del tema de la potencia y la fama del famoso clon, ambas cosas directamente relacionadas, ya que precisamente habría que suponer que tanto como si se trataba de un experimento como si “simplemente” era un esqueje de una planta excepcional, su fumada debería ser brutal.

Pero brutal ¿en que sentido? ¿Que un porro te deja doblado? ¿O que ves florituras y flipaduras? Quizá sea una risa floja e incontenible la que te invada tras unas caladas... O sea, el típico globazo sativo… Pero si se supone que la madre fue una afghana pura, ¿entonces? Se supone que las índicas dan globo sedante y relajante y son las sativas las de las risas y la taquicardia. He aquí el “quid” de la cuestión… Las variedades del Kush, sobre todo Afghanas, ¿son sativas o índicas?

Por definición son índicas, pero esto no es garantía de colocón índico tal cual se espera. Y esto, ¿a que se debe? Pues a que la definición taxonómica del cannabis no tiene en cuenta su quimiotipo (salvo para diferenciar entre industrial o no industrial) así que no es infrecuente encontrar fenotipos con quimiotipos que en apariencia no se corresponden, pero solo en apariencia, porque en principio no existe ningún estudio actual sobre cannabis que relacione áreas geográficas con fenotipos y quimiotipos a escala mundial.

Lo anterior se puede resumir en un concepto muy sencillo: La forma de las plantas, su velocidad de floración y su producción no definen necesariamente el tipo de psicoactividad que producen. Esto tiene unas implicaciones bastante más profundas de lo que parece a primera vista, y que es lo que hace que este tipo de variedades sean consideradas para cannabicultores “expertos”. Usualmente cuando una de estas líneas cae en manos de un “novato” se suele encontrar con una serie de problemas “inexplicables” para él y que suelen malograr la cosecha, o al menos mermarla de manera notable en cantidad y calidad.

La explicación es muy simple: Al igual que la psicoactividad de estas variedades no es la esperada, la nutrición tampoco y por el mismo motivo. Es más, los requerimientos nutricionales del cannabis narcótico suelen estar más relacionados con el quimiotipo que con el aspecto de la variedad (fenotipo). En definitiva podemos afirmar que es el quimitipo y no el fenotipo o la localización geográfica el que debería utilizarse para categorizar el cannabis como índico, sativo, etc… en base a unos patrones establecidos a partir del análisis de líneas originales silvestres (domesticadas o no) clasificadas por franjas de latitud.

Así pues, el problema que los cannabicultores noveles encuentran al intentar cultivar este tipo de variedades es que no utilizan un régimen nutricional adecuado, acompañado de unos ajustes de pH que tampoco suelen ser los correctos para esa variedad. Por eso la mejor opción para el principiante es cultivar algún híbrido de tercera o cuarta generación que haya sido “trabajado” para eliminar esta característica, de manera que sea menos “exigente” con el equilibrio nutricional y que el tipo de abonado sea el que en principio se espera para una variedad de hoja ancha, baja y columnar o bien de foliolos finos, y muy ramificada.

Potencia NO es igual a THC

Volviendo al tema de la potencia, que es lo que nos interesa de las variedades que contienen G13, vamos a aclarar también algún que otro concepto. Veíamos en el número anterior que a pesar de que se dice que el clon original daba como media un 28% de THC, ese dato no se encuentra contrastado mientras otros resultados mas modestos de alrededor del 15% sí se encuentran documentados.

En cualquier caso, la verdad es que la cantidad de THC que una determinada planta o variedad pueda llegar a dar en un análisis de cannabinoides no significa nada si el dato no va acompañado de los porcentajes de al menos otros tres cannabinoides: CBD, CBN y THCV. Hasta no hace mucho se pensaba de manera general que a más THC, más “globo” psicodélico y activo y por el contrario cuanto más CBD, más relajante, “medicinal” y sedativo era el efecto.

Más tarde y sobre todo a través de las investigaciones realizadas por distintos integrantes de la IACM (Asociación Internacional del Cannabis como Medicamento), y universidades de Israel, España, Canadá, USA o el Reino Unido quedó demostrado que es la relación entre cannabinoides y no su cantidad la que produce un tipo u otro de psicoactividad y efecto medicinal (anti hemético, anti espasmódico, etc…)

En concreto, en la actualidad se habla de cuatro cannabinoides (ver más arriba) como responsables de los distintos efectos físicos y mentales, además de algunos agentes aromáticos del tipo flavonoides y terpenos. Para explicarlo de una manera simple tomaremos el mismo ejemplo que poníamos antes: un globo relajante vendría tras consumir una variedad que contenga más del 1% de CBD en relación al total de THC (15% THC, 0,15% CBD o más), Los efectos activos aparecen cuando la cantidad de THC es al menos 500 veces superior a la del CBD (estos datos son orientativos).

De esta forma queda explicado el porqué una determinada variedad puede parecer (o ser) muy psicoactiva conteniendo un porcentaje bajo de THC o por el contrario ser sedante con un alto nivel de THC. También así podemos entender el porqué de la fama de la G13 en cuanto a potencia, cuando realmente no hay constancia de los elevados niveles de THC que siempre han “acompañado” a la variedad.

Los otros dos cannabinoides considerados hoy en día “principales”, el CBN y el THCV, también tienen cierta influencia en el tipo y la fuerza de la psicoactividad, sobre todo el THCV que parece ser un precursor del THC y/o potencia el porcentaje de este cannabinoide con respecto al resto.

Entonces, ¿qué estoy cultivando?

Llegados a este punto, nos preguntaremos que es lo que tenemos entre manos cuando plantamos un híbrido con G13, y lo cierto es que algo tan sencillo de entrada no lo es tanto. Debemos partir de la base de que la G13 lo que aporta es potencia, o más bien cómo decíamos más arriba, altos niveles de THC y muy poco CBD. Esta característica se puede intentar aumentar o disminuir, dejando aparte temas de aromas, olores y sabores, y es lo que hacen los criadores que la utilizan en sus cruces.

Aunque claro, después de lo que hemos leído, realmente sólo los primeros (e inaccesibles) híbridos contienen G13 como parental hembra, es decir, los cruces con Northern Lights, Ortega, Haze, Skunk y Hashplant, siendo ésta última la única en principio disponible a través del catálogo de Sensi Seeds, si bien buscando por internet podemos encontrar algunos criadores que ofrecen híbridos F1… Si realmente sus variedades contienen un 50% de G13 es realmente difícil de saber a ciencia cierta, por lo que nuestra recomendación, como siempre, es intentar plantar lo más cercano a la “fuente” original, por el tema de la confianza y también por el económico, ya que este tipo de variedades “míticas” suelen ser tan caras que hay que mirar muy bien qué se compra para no quedar totalmente desilusionado y con sensación de haber sido engañado.

Si consultamos los listados de híbridos que hemos ido publicando a lo largo de la serie, podremos ver que a partir de la segunda generación el contenido de G13 ya se empieza a diluir, y salvo variedades poco potentes tipo Durban Poison que han sido mejoradas en potencia de manera notable, el resto es poco más que “nombre”. También se suele utilizar para acortar el tiempo de floración de sativas de más de 100 días sin que disminuya su efecto “triposo”.

Resumiendo, la cantidad de variedades que se ofrecen de manera comercial o en circuitos cerrados o privados es tan grande que resulta imposible especificar una forma de cultivar común a todos ellos que proporcione unos resultados óptimos en todos los casos. Sin embargo, existen algunos detalles sutiles en la forma de las plantas, y también en su comportamiento a lo largo del ciclo de floración que pueden ayudarnos a saber cuanta parte de G13 tiene el híbrido que estemos cultivando, y a partir de ahí aplicar un determinado programa nutricional con unos ajustes de pH muy concretos.

En la próxima entrega explicaremos como identificar esos matices, desvelando quizá uno de los secretos mejor guardados por los criadores “Old School” que crearon todas las variedades “míticas” que estamos viendo a lo largo de la serie. Una vez que tengamos esa “llave” ya sí podremos ajustar las condiciones de cultivo a la descendiente de G13 que estemos intentando sacar adelante. Hasta entonces, un saludo.

 

La importancia de utilizar agua de buena calidad en el riego

El agua es vital para la nutrición de las plantas, sobre todo en las plantas de marihuana ya que participa en la fotosíntesis, ayuda a mantener la temperatura interna de la planta y lo más importante: transporta todos los nutrientes presentes en el suelo a las raíces para que la planta pueda absorber el alimento que necesita. Por lo tanto, el tipo de agua que utilizamos afecta significativamente a la nutrición de las plantas y como tal, debemos asegurarnos de regar utilizando el agua de mayor calidad posible. Esto es especialmente valioso cuando queremos producir grandes cogollos ricos en THC (y/o CBD).

Actualmente la mayoría de los cultivadores riegan las plantas con agua del grifo, pero ¿Sabes que contiene diferentes sustancias y elementos no deseados? ¿Sabes cuáles son? Y lo esencial, ¿Sabes cómo eliminarlos?

Para empezar, el agua del grifo contiene, en mayor o menor medida, CLORO. El cloro es un producto químico añadido por el hombre y se utiliza principalmente para eliminar bacterias, hongos, parásitos y virus del agua potable. Además, durante las estaciones de más calor sus niveles se incrementan para impedir la proliferación de estos microorganismos.

Pero además del cloro, el agua contiene otras sustancias disueltas como sales minerales y METALES PESADOS. El término "metales pesados" se refiere a un conjunto de metales que, sin ser esenciales, tienen un efecto tóxico en los seres vivos. Elementos como el cadmio (Cd), mercurio (Hg), arsénico (As), cobre (Cu), cobalto (Co) y plomo (Pb), entre otros, pueden acumularse en la planta y pasar al ser humano a través de su consumo.

¿QUE CALIDAD DE AGUA ESTOY USANDO?

Hay diferentes calidades de agua, según la concentración de sales minerales que contenga: blanda y dura. Su clasificación se basa en la concentración de minerales que contienen y la unidad de medida para ello es: 

1 mg de contaminante/l = 1 ppm.

Se define como agua dura a aquella que tiene un alto contenido de minerales disueltos. Principalmente, contiene un alto contenido en calcio y magnesio. Para medir su dureza, observamos cuántos miligramos de sales de calcio hay en un litro de agua.

IMG 2715IMG 2715

El rango entre 200 y 400 mg/l es el rango dado para un agua dura mientras que entre 400 y 550 mg/l es para el agua muy dura. En general, el agua del grifo suele oscilar en un rango de entre 170-400 mg/l. Si bien no es peligroso para los humanos, consumir este tipo de agua es dañino para las plantas de cannabis.

Por el contrario, el agua blanda contiene muy pocos minerales. Según la escala de dureza del agua, menos de 150 mg/l es muy blanda, mientras que entre 150 y 200 mg/l es simplemente blanda.

Digamos que una variedad índica, por ejemplo, puede admitir unos valores de EC de entre 1,4 y 2,2 mS/cm, dependiendo de la fase de desarrollo. Si le proporcionamos un agua con 1,0 mS/cm de EC, la cantidad de nutrientes que podremos darle a nuestra planta será de 0,4 a 1,2 mS/cm (la diferencia) para alcanzar los valores deseados. En cambio, si le proporcionamos un agua con unos valores bajos de EC, la cantidad de nutrientes que podremos darle a nuestras plantas será mucho mayor: partiendo de un agua base pura, las plantas no absorberán ningún elemento indeseado, por lo que aumentaremos al 100% la eficiencia de los nutrientes y fertilizantes que usemos; sabremos en todo momento las cantidades de qué y cuánto comen las plantas, además de ayudar a estabilizar el pH.

Ahora que sabes qué tipo de agua existe y qué es lo que contiene tu agua de riego, ya puedes añadir a tu cultivo un sistema de tratamiento de agua. Según la calidad de tu agua solo tienes que escoger el equipo que mejor se adapte a tus necesidades.

SISTEMAS DE FILTRACION DE AGUA

(ELIMINAN EL CLORO)

 

SISTEMAS DE OSMOSIS INVERSA

(REDUCEN LA EC)

Si quieres conocer las 10 RAZONES PARA BAJAR LA EC Y ELIMINAR EL CLORO DEL AGUA, pincha aquí.

 

Entrevistas a breeders

En el apartado del Semillero queremos empezar una sección de entrevistas a breeders o criadores de los bancos de semillas nacionales que hay hoy día en el mercado. Nuestra intención es que conozcáis un poco más a quien hay detrás de las variedades que plantamos cada año y saber un poco su filosofía de trabajo y temas varios

Por Garru

Para la primera entrevista no hemos elegido un banco en cuestión, empezaremos de abajo a arriba, en este caso con la entrevista a un criador casero, como pudiera ser cualquiera de nosotros o cualquier breeder de un banco antes de meterse en el mundo comercial. En próximas publicaciones iremos subiendo el escalón a bancos reales con un duro trabajo a sus espaldas.

Lo nombraremos cultivador XXX para preservar su identidad.

Garru: Buenas, háblanos un poco como fueron tus inicios en el cultivo, como empezaste en este mundo cannábico, como conociste a maría.

XXX: Para empezar, hola a todos los lectores. Bueno pues fue hará unos 16 años, con los amigos se van descubriendo cosas y acabé comprando cada mes las publicaciones cannábicas que salían y las leía hasta memorizarlas casi, jajaja. Al cabo de un año pude plantar mis primeras semillas que recuerdo perfectamente que fueron Afghani Special de KC Brains. En esa época variedades como Jack Herer o Mr Nice (G13 x Hash Plant) eran nuevas en el mercado pero mi bolsillo no daba para esos precios. Fueron inicios en huerto, no mucha producción pero superaba cualquier yerba que hubiese fumado antes y sobre todo era mil veces mejor que el hachís “apaleao” marroquí que vendían en mi barrio. A partir de ahí me metí en foros cannábicos y empecé a crear mi propio criterio sobre la planta, su genética y su cultivo. Llevo todo este tiempo aprendiendo y me siento un mero aprendiz.

Garru: ¿Y partías de semillas feminizadas o regulares?

XXX: Regulares, en esos tiempos no existían aun las feminizadas, pero hoy día aun prefiero las regulares, a mí las plantas macho me gusta usarlas y tenerlas, es otra parte del juego cannábico. Uso feminizadas si tengo que plantar en alguna guerrilla y no hay tiempo de ir haciendo viajes quitando machos o para hacerme a la idea de cómo es una variedad y si me interesa cultivarla en regular para seleccionar una madre. Las auto las uso para ponerlas en primavera en cualquier rincón escondido por el monte, antes que nadie las vea, ya las he cortado.

Garru: Buenos métodos. Cuéntanos qué tipo de cultivo prefieres y de paso si tienes algún truquillo para los lectores.

XXX: Cultivo en interior, en exterior y si encuentro algún lugar en guerrilla, soy un apasionado del cultivo y me gusta plantar de todas las maneras posibles. En interior uso clones que le saco a mis madres que guardo en otro armario o uso plantas de semilla de mis cruces o de cruces de amigos para ir testando y si es buena pues seleccionar una madre o seguir con el trabajo de cría. Siempre en tierra y con abonos orgánicos. En exterior prefiero usar semillas, puestas en maceta y cuando marcan el sexo las paso al huerto donde crecen a sus anchas, es como más disfruto cultivando, puedes ver las plantas en su máximo esplendor y dando todo su potencial, para mí como la yerba de exterior no hay ninguna, sobretodo en sabor.

Algún truquillo..... Si no os gusta podar, usad la técnica del pellizco.

Garru: Amigo, ahí te tienes que explicar un poco más.

XXX: Claro hombre, tomáis la planta que queráis pellizcar, cogéis el tronco con los dedos índice y pulgar, y apretáis el tronco o la rama suavemente hasta notar un levísimo crujido, sólo hay que presionar un poco, a partir de ese momento la parte superior del tronco pellizcado dejara de crecer por unos días y toda la savia correrá por el resto de la planta. Con eso conseguimos que las plantas no crezcan tanto en altura y si a lo ancho, ramificando mucho más y con distancias internodales más cortas y así evitamos cortar las preciadas puntas que es lo que hacemos con las podas. Es un truco muy bueno para poder tener sativas en interior sin que su desmesurado tamaño ocupe todo el armario.

Garru: Esta técnica la he probado y os la recomiendo para controlar la altura. Explícanos un poco tus inicios como criador casero, ¿haces cruces F1, Híbridos o reproducciones para algún banco de semillas?

XXX: Siempre he estado metido en foros de Internet y esas cosas, viendo como otros cultivadores hacían ellos sus cruces así que un verano que tenía unas matas en unas macetas en el balcón, de las cuales una resultó ser macho y me dio por dejarla crecer y florecer, podando todas las ramas menos la punta para no tener una orgía de polen y encima fastidiar las plantas de los vecinos, con ese macho polinicé varias hembras y las semillas que salieron las regalé todas, quien las plantó quedo muy satisfecho, así que ese mismo verano ya estaba germinando unas colombianas puras en busca de un macho para seguir haciendo cruces, me estaba enganchando a la cría de semillas. El resto ya es historia, cada vez que germino alguna semilla no puedo evitar guardar el macho más vigoroso para hacer algún cruce.

Me gusta hacer todo tipo de cruces, según el macho que use, si es de alguna variedad Landrace me gusta hacer F1 con alguna otra landrace o usar el polen para polinizar algún híbrido comercial y luego en la descendencia ver el potencial del padre comparando las hijas con la madre y saber que rasgos dominantes tiene ese macho, ya sea el olor, la ramificación, potencia, etc.

No, no trabajo para ningún banco, alguna oferta he tenido pero por ahora mis cruces los regalo a quien quiera plantarlos y disfrutar de las semillas regulares.

Garru: ¿Y tu propio banco? ¿No te ha pasado por la mente crearlo?

XXX: Si, por supuesto que lo he pensado y más de diez veces si te soy sincero, pero cada día veo bancos nuevos con variedades ya conocidas, o bancos de los de toda la vida que desaparecen o se renuevan para no perder el tren del mercado. En éstos momentos crear un banco de variedades no feminizadas es un suicidio, a no ser que los cultivadores empiecen a exigir de nuevo la calidad de unas buenas semillas regulares antes que el fastseeding, o sea cuanto más rápido, barato y fácil sea mejor, la calidad ya es otro cantar. Por esto y otras razones no doy el paso de crear mi banco.

Garru: Que variedad es tú favorita y cuál te gusta más para crianza cannábica?

XXX: Variedad favorita, así como fetiche, no hay ninguna, yo selecciono las plantas por sabor, es lo que más busco, que sean sabrosas, la producción queda en un segundo plano, me gusta el sabor fuerte de las Sour Diesel, OG Kush, Chem; pero también me encantan las sativas incensadas o las afghanas fuertes y amaderadas. La verdad, para fumar me gustan los híbridos comerciales. Pero para hacer semillas prefiero usar parentales landrace. Conclusión, Sour Diesel, Cinderella 99, OG Kush para fumar el día a día y Pakistán, Afganistán, Sudáfrica para hacer híbridos o F1.

Hermosa huerta de XXXHermosa huerta de XXX

Garru: ¿Qué opinas de la ola de bancos que hay en el mercado de hoy día. Y de los bancos y tiendas que se nutren de semillas a granel re-empaquetadas?

XXX: Bueno, no me gusta nada, están apareciendo bancos cada día, con gente detrás que a veces ni fuma cannabis, sólo compran las semillas a un precio y las venden a otro, o simplemente hacen copias de variedades ya famosas, con el mismo nombre incluso, sin advertir que son reproducciones de las originales, no se puede registrar la patente de una planta ilegal y cualquiera puede vender White Widow sin ser Shantibaba.

Y ni tan sólo uno se preocupa realmente por la parte medicinal del cannabis. Sólo cruzan variedades ya existentes entre sí, los ratio de cannabinoides se dejan a un lado. Medicamente no siempre niveles altos de THC son los idóneos, es el balance entre THC; CBD; CBN y el resto de cannabinoides lo que da los efectos medicinales deseados según dolencia. Si solo nos preocupamos en crear genéticas potentes y productivas, nos estamos estancando. El tema del re-empaquetado daña mucho a los bancos de semillas reales y en varios casos han tenido que cerrar por el bajo precio al que se venden esas semillas, eso sí, sin control de calidad ni información alguna, pueden venderte Critical Mass y decirte que es Amnesia y te lo tienes que creer, no sé, prefiero seguir usando los bancos que tienen un largo trabajo a sus espaldas.

Garru: ¿Cómo ves el futuro del cannabis? ¿Legalización a corto o largo plazo? ¿Legalización total o solo medicinal?

XXX: Si me lo hubieses preguntado hace diez años o hace tan solo dos años, te hubiese dicho que la legalización está al caer, pero estos últimos años he visto muy poca unión y mucha casa de putas en el mundo cannábico. Me explico, muchas asociaciones que hay hoy día no están por “idealismo” sino por negocio, en vez de divulgar los conocimientos necesarios para culturizar a la gente que sólo es una planta, se dedican a crear clubes de consumidores por el mero hecho de ganar dinero, comprando el cannabis en el mercado negro ya que los cultivadores no están contratados para la causa sino que se les paga a peso, eso aquí y allí es tráfico. Por suerte no lo son todas, pero las que lo hacen están consiguiendo que se acaben ilegalizando los clubes y eso son pasos atrás.

Algunos grow shops tampoco son agua clara, me refiero a vender cannabis y esquejes. También distribuidoras abusivas con sus precios y por vender directamente al cliente o a establecimientos no grow shop a precio de distribuidora, siguiendo por ahí hablo de Colmados, supers “paqui” o bazares orientales vendiendo productos de cultivo sin saber si quien lo compra es mayor de edad. Y todas esas personas que cultivan para un futuro tráfico, estamos es crisis y hay que comer, pero no es la solución.

Todo esto lo estamos haciendo los que en teoría estamos a favor de legalizarla, los prohibicionistas solo tienen que pasar la escoba.

Legalización Medicinal a corto plazo sí que lo veo más factible, me alientan las noticias internacionales de Estados Unidos, Uruguay, República Checa y estos países que si no la han legalizado ya lo están planteando seriamente. España como quiere ser igual a la mayoría no creo que tarde en pensarlo, con el gobierno actual lo dudo.

Garru: Bueno, pues como está el tema...

Ya para acabar, decir que ha sido un placer hablar un rato contigo y solo queda que te despidas de los lectores y si quieres añadir algo es tu momento.

XXX: Gracias a ti hombre por la oportunidad de poder expresarme a mis anchas. A los lectores agradecerles el que lean el articulo y que no se fíen de lo que reza la publicidad de los bancos de semillas. Información ante todo. Salud y Buenos humos.

Con esto se acaba la entrevista de éste mes, la próxima entrevista nos iremos por la península a ver que nos cuentan los breeders de bancos nacionales.

 

 

Los tipos de semillas más demandados de I Wanna Grow Shop

Cada vez son más las personas que se lanzan a comprar semillas de marihuana para cultivar y poder tener una producción que abastezca su autoconsumo. Muchos se preguntan cómo es posible que se puedan vender semillas de marihuana. La respuesta es muy sencilla: las semillas de marihuana no contienen THC, la sustancia química que está prohibida y que sí aparece en la fase de floración de las plantas, así que las semillas de marihuana se pueden vender del mismo modo que se pueden vender las semillas de cualquier otra planta o árbol.

Además, se puede cultivar marihuana siempre y cuando la cantidad cultivada no sobrepase los niveles de lo que se consideraría autoconsumo y siempre y cuando las plantas no puedan ser vistas desde el exterior por otras personas.

Debes saber también que si buscas una marihuana que consiga un efecto más risueño, deberías apostar por unas semillas de la familia de las sativas, pero si buscas efectos más relajantes, unas de tipo índico se ajustarán más a tus preferencias.

Tu elección también dependerá de si las cultivarás en exterior o en interior. Un tipo de semillas que están teniendo un gran éxito últimamente son las autoflorecientes, ya que resultan ser una opción más rápida, cómoda y sencilla de cultivar, aunque la calidad de la marihuana que producen es algo menor que las de las semillas feminizadas.

Sabiendo esto, si quieres comprar semillas de marihuana para tener tu propia producción, pero no sabes muy bien por qué variedad decantarte, aquí tienes algunas de las semillas más vendidas que encontrarás en la página web I Wanna Grow Shop.

Moby Dick

Estas semillas feminizadas del banco Dinafem se han convertido en unas de las más populares para cualquier amante de la marihuana. Se trata de un híbrido de dominancia sativa que surgió de la unión de una planta White Widow y una Haze.

Sus puntos fuertes son una gran producción, ya que estamos ante la planta que probablemente más marihuana sea capaz de producir, y unos efectos poderosos que dejarán satisfechos a aquellos que les gusten las emociones fuertes. Por si fuera poco, no requiere de grandes cuidados, aunque sí que necesita recibir mucha luz.

Skunk 1

Sensi Seeds comercializa estas semillas feminizadas de predominancia índica de cultivo preferiblemente interior que han pasado a ser todo un clásico del mundo de la marihuana. Llevan más de 25 años en el mercado haciendo las delicias de aquellos que la escogen. Unas semillas infalibles.

Tiene un potente efecto relajante y es capaz de calmar el dolor muscular, por lo que también se recomienda su uso con fines terapéuticos.

Melon Gum

El banco de semillas Dr. Undergound Seeds trae una semilla de enorme calidad, que tiene la particularidad de que su sabor intenso es una suerte de combinación dulce entre una base terrosa y unas notas de melón y chicle de fresa, lo que le aporta cierto exotismo a esta planta que tiene un fuerte efecto relajante.

Blueberry autofloreciente

Como cualquier planta autofloreciente, es más fácil de cultivar y manejar que las de tipo feminizada, lo que ha contribuido a que tenga un gran éxito entre los cultivadores, que no necesitan ser tan expertos como con otros tipos.

Tiene un sabor dulce que recuerda a frutas del bosque y su efecto es relajante, perfecto para desconectar del mundanal ruido.

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Cómo comprar productos de aceite de CBD de calidad

CBD CanzonPara obtener los mejores resultados, necesitas saber cómo comprar los productos de CBD de la más alta calidad...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...