Cuidar la piel agrietada con cannabis

Como la tierra yerma, la piel también se agrieta

 

La Piel

La piel de no rozarla con la piel,
se va agrietando.
Los labios de no tocarlos con los labios,
se van secando.
Los ojos de no cruzarlos con los ojos,
se van cerrando.
El cuerpo de no sentirlo con el cuerpo,
se va olvidando.
El alma de no entregarla con el alma,
se va muriendo.

Bertol Brecht

En el tórrido verano o en el inhóspito inverno, quien primero sufre los extremos es nuestra piel.

El órgano más extenso del cuerpo humano es la barrera, encargada de regular el equilibrio que debe existir entre nuestra preciada osamenta y el medio ambiente que lo rodea.

La armonía tanto interna como la que debe existir con el exterior es la definición de salud en la medicina tradicional china, en la ayurvédica, y hasta en la medicina antroposófica.

Esta última es una ampliación de la práctica médica contemporánea, desarrollada sobre la base de una comprensión científico-espiritual del hombre y del mundo.

La medicina de orientación antroposófica, que se basa en una investigación científico-espiritual, fue desarrollada a comienzos del siglo XX por el Dr. Rudolf Steiner con la colaboración de la Dra. Ita Wegman y alberga el más amplio concepto de salud y enfermedad.

Para nuestra sociedad occidental y cristiana, atravesada por el consumismo, donde todo tiene que ser bello, exitoso y rápido, la cosmética, no es más que el arte de embellecer cutis y cabello.

Paradójicamente, lucir bello, no es sinónimo de estar sano. El correcto balance del adentro y el afuera es lo que nos va a ubicar en una condición de salubridad, principal fuente de belleza. Esto no es una cuestión meramente cosmética. Cuando la piel de alguna parte del cuerpo, sufre alguna alteración, es una señal de alarma que algo adentro no anda bien.

Hay zonas de la epidermis que reaccionan, antes que otras a la falta de consonancia entre lo interno y lo externo.

Cuando las diferencias de temperaturas, entre el cuerpo, que en los mortales es alrededor de los treinta y siete grados Celsius, y la ambiente es mucho más alta o más baja, aquí estamos en un problema. La primera en quejarse es la piel que recubre los labios, empiezan a ponerse muy secos, para luego ir agrietándose. Cuando la piel se agrieta, se rompe la capa más externa, que es la epidermis, situación que se torna más compleja, porque es una vía de acceso a microorganismos.

 Los más vulnerables reaccionan primero

La piel de los labios corre con algunas desventajas, no tiene glándulas sebáceas, glándulas sudoríparas, ni folículos pilosos, (órganos que secretan grasa o agua, respectivamente, que van a retardar la perdida de humedad extrema) que sí están en el resto de la piel.

Por estas razones hay que untarlos con un bálsamo grasoso, rico en vitamina E, y qué mejor que un bálsamo hecho con manteca de cacao y aceite de Cannabis Sativa.

 Al andar se hace camino y al volver la vista a nuestros pies, ohh sorpresa

Si, nos olvidamos de nuestros pies, los descuidamos, y son los que solidariamente soportan toda nuestra osamenta.

Tienen una función, no menor por agradable, que es la de calentar los pies de otro, y no rallarle los pies al partenaire. Los talones agrietados son un signo de falta de atención al pie más que solo sobre exposición o falta de humectación. Médicamente, los talones agrietados son también conocidos como fisuras de talones. Las fisuras son heridas de corte regulares y mayormente afectan la superficie que comprende la epidermis. A veces puede entrar profundamente en la dermis y volverse doloroso.

La presión excesiva en las plantas de los pies hace que el pie se quiera expandir lateralmente. La piel que rodea los lados de los pies está seca y se agrieta.

El área más común que esto ocurra es el borde de los talones y la membrana de los dedos de los pies, que son el área de uso más frecuente.

Una de las principales razones son los callos alrededor del borde de los talones.

Cuando no hay una patología de base, los talones agrietados son debido a que un día nos acordamos, que hay una parte del cuerpo que nos sostienen, generalmente cuando molesta estéticamente, o duelen.

Los pies rasgados no son dañinos en ninguna manera, excepto cuando las fisuras o rasgaduras son profundas, y tienden a convertirse dolorosas y la piel empieza a sangrar.

Distinto es el caso en aquellos que sufren de deficiencias crónicas como diabetes o un sistema inmunitario débil debido a la vejez o enfermedad que puede retardar el tratamiento de los talones agrietados.

Los talones agrietados son comunes en ancianos y personas que están constantemente de pie, por lo tanto, ejerciendo presión en la planta del pie.

Puede afectar ambos talones o uno solo; mayormente, los talones agrietados afectan ambos pies.

Evitemos lo evitable, ya sea por desatención o porque es la manifestación de que algo adentro de nuestro ser, físico, psíquico, no anda bien.


Los síntomas más comunes de talones y pies secos y agrietados incluyen:

-Manchas rojas o escamosas
-Piel rasgada y pelada
-Piel con picazón
-Sangre o desechos de las grietas

 Lo cierto es que el agrietamiento en los talones, no solo es por una conducta desidiosa hacia ellos. Hay patologías, que especialmente se ensañan con los pies. Este es el caso de la diabetes Mellitus. Enfermedad que se caracteriza básicamente en que el páncreas, encargado de metabolizar la glucosa, no lo hace en forma correcta. Esto se evidencia en la alta cantidad de glucosa en sangre, este suceso es el responsable, que haya en el cuerpo menos agua disponible. La consecuencia es el grave resecamiento de la piel, en especial la de los pies, llegando incluso a producirse fístulas sangrantes, muy dolorosas y peligrosas por la alta probabilidad de infección.

Una forma de paliar, a menos en la piel esta silenciosa dolencia, ya que al aparecer la diabetes Mellitus, no tiene síntomas muy claros; es nuestro bendito Aceite de Cannabis Sativa.

Es importante mantener la piel limpia, aplicar loción a piel reseca, prestar atención especial a piel reseca debajo de los senos, entremedio de los dedos de los pies y donde la piel se dobla.

Se deben aplicar cremas que contengan aceite de Cannabis y que cumplan las siguientes condiciones:

  • Acción emoliente (que alivia y suaviza la piel).
  • Acción protectora: Extendiéndose sobre la epidermis, como un velo cubritivo
  • Baja conductividad térmica, los cuerpos grasos mantienen constante la temperatura local.
  •  

Además, modifican el cutis de las causas externas de la irritación y reducen la posibilidad de agresión por parte de los agentes infecciosos.

He aquí una muy sencilla receta casera, para ahorrarse unas pelas:

100 g de Vaselina Sólida

5 Ml de Aceite de Cannabis Sativa

5 Ml de Aceite de Coco.

Preparación:

Agregar a la vaselina sólida los aceites, en pequeñas porciones, mezclar estas pequeñas porciones de aceite a la vaselina hasta que estén completamente incorporadas a la misma.

Guardar en un envase oscuro y al abrigo de la luz.

Al resguardo del maléfico cangrejo¡¡¡

Otra situación patogénica, que puede dañar mucho la piel es la quimioterapia.

La quimioterapia destruye las células de la piel. Cuando las personas reciben radiación casi todos los días, las células de la piel no tienen tiempo suficiente para crecer de nuevo entre cada tratamiento. Los cambios en la piel pueden suceder en cualquier parte del cuerpo que reciba radiación, los cambios pueden ser:

  • Enrojecimiento. Es posible que la piel en el área de tratamiento se vea como si tuviera una quemadura solar (de leve a grave) o un bronceado. Esto puede ocurrir en cualquier parte de su cuerpo donde reciba radiación.
  • Prurito. Si tiene prurito, la piel en el área de tratamiento tal vez le pique tanto que siempre tendrá ganas de rascarse. Rascarse demasiado puede causarle rompimiento de la piel e infecciones.
  • Piel seca y pelada. Esto sucede cuando la piel del área de tratamiento se seca demasiado, es decir, mucho más de lo normal. De hecho, la piel puede estar tan seca que se pela al igual que después de una quemadura de sol.
  • Reacción húmeda ("moist reaction" en inglés). La radiación destruye células de la piel del área de tratamiento. Esto hace que la piel se pele más rápidamente de lo que vuelve a crecer. Cuando esto pasa, pueden presentarse llagas o úlceras. La piel del área de tratamiento también se puede humedecer o infectar, o le puede causar dolor. Esto es más común en los lugares donde hay pliegues (dobleces) de la piel, como los glúteos, detrás de las orejas y bajo los senos (mamas o pechos). También puede ocurrir donde la piel es muy delgada, como en el cuello.
  • Piel inflamada. Es posible que la piel del área de tratamiento hinche.

No cabe duda que para que este tipo de afecciones de la piel, tan particulares y sensibles, lo mejor es el aceite de Cannabis.

A una crema hipoalergénica y sin perfume se le puede agregar cinco mililitros de aceite de Cannabis.

Una buena manera y natural de aliviar estos molestos efectos secundarios de quien tiene que someterse a una quimioterapia.

Manos a la Obra

Que reconfortante, estimulante y sanador es recibir una aterciopelada caricia.

Cuantas cosas dicen las manos, cuanto amor pueden demostrar, cuanto mejor si ellas están preparadas para las más diversas faenas amorosas.

A pesar de su importancia, es una de las partes del cuerpo que menos cuidamos y que más exponemos a la acción de los detergentes, jabones, radiaciones del Sol, suciedad y del movimiento constante al apretar, empujar, entre otros.

Debido a la intensa actividad que ejercen, no es de extrañar que las manos queden enrojecidas, resecas, agrietadas y doloridas e inclusive aparezcan manchas, durezas y hasta callos.

En el caso específico de las manos agrietadas, existen varios factores que favorecen esta condición.

El clima seco reseca e irrita la piel y el proceso de envejecimiento del organismo hace que se genere menos aceites y por ello, la piel va perdiendo su suavidad.

Para prevenir y aliviar las manos agrietadas, existen remedios caseros y naturales como los siguientes:

Hervir un puñado de apio en tres tazas de agua durante 5 minutos. Retirar del fuego, sacar el apio y dejar que se enfríe. Sumergir las manos durante 4 minutos y luego aplicar unos cinco mililitros de Aceite de Cannabis.

Otra receta, para aquel que no le gusta el apio.

Derretir un trozo de manteca de cacao en baño maría. Añadir 3 gotas de glicerina, 3 de miel y 10 gotas de Aceite de Cannabis Sativa.

Dejar refrescar y aplicar directamente sobre las zonas afectadas.

 

Remedios, soluciones, cremas y pomadas para el agrietamiento de la piel, hay a montones.

Nada se pudo encontrar aún para el agrietamiento del corazón, cuando se recuerdan las manos, ajadas por el tiempo y el trabajo duro de esa abuela que daba chirlos, cocinaba y amaba.

 

 

 

 

 





 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Se acabó el miedo: fumiga a tope hasta el último día de floración con acaricida biológico

Foto 3 Superkukulus aplicacion final de floracion foliarDesde hace muchos años se han utilizado productos muy agresivos y tóxicos para tratar las plagas en el cannabis...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media