CONOCIENDO LA AMANITA MUSCARIA

por: Juan Crespo Alia


Dado que cada día más gente quiere experimentar con nuevas sensaciones recurriendo a sustancias naturales iremos conociendo en lo sucesivo diversas especies animales y vegetales con propiedades enteógenas que muchos de vosotros ya conocéis y otros querréis conocer. Entre ellas hay muchos hongos como el que hoy nos ocupa.

Debido a la complejidad de los hongos y sus parecidos además del gran desconocimiento existente en la mayoría de la gente, se producen numerosas equivocaciones y por ello accidentes. Vamos a intentar a través de estos números aumentar la información y disminuir las dudas que se puedan presentar para reducir los riesgos y que no se produzcan situaciones desagradables.

BIOLOGÍA DE LAS AMANITAS

El género de las Amanitas pertenece a la familia de las Amanitaceae y ésta al orden de los hymenomycetales.

Los hymenomycetales, pertenecen a la clase de las Basidiomycetes, que son los hongos que popularmente conocemos que tienen sombrero. La Amanita muscaria es la típica seta de sombrero rojo y motas blancas que sale en los cuentos de enanitos.

ESPECIES DE AMANITAS CON CONTENIDOS DE ÁCIDO IBOTÉNICO
A continuación se presenta una lista con las especies de Amanitas que contienen ácido iboténico (el cual se transforma en muscimol, que es la sustancia verdaderamente psicoactiva):

- Amanita cothurnata
- Amanita gemmata
- Amanita muscaria
- Amanita muscaria var. Alba
- Amanita muscaria var. Formosa
- Amanita pantherina
- Amanita strobiliformia


FARMACOLOGÍA

Los dos principios activos de este hongo, son la muscarina y la muscaridina. Su alcaloide activo es la fungotropina. El principio activo de la Amanita muscaria fresca es el alcaloide ácido iboténico. Alfa-amino-3-hidroxi- 5-isoxazolil-ácetico. El contenido de ácido iboténico en las Amanitas es muy elevado, y van desde el 0.03% al 0,1%. Al secarse se produce la descarboxilación convirtiéndose en muscimol. 5-aminometil- 3-hidroxi-isaxazolil. el componente verdaderamente psicoactivo. El ácido iboténico produce efectos enteogénicos en el hombre a una dosis de entre 50 y 100 mg. Se obtiene un efecto equivalente con 10-15 mg. de muscimol.

Los elementos psicoactivos se encuentran en todo el hongo pero la mayor concentración está en el sombrero.

Otra sustancia que aparece en las Amanitas muscaria es la muscarina, que es la responsable de la salivación, lagrimeo, cefaleas, miosis, alteraciones visuales y sobretodo es la responsable de provocar alteraciones gastrointestinales como náuseas y vómitos (vómitos muscarínicos) acompañados de somnolencia.

Este alcaloide tiene propiedades paralelas al neurotrasmisor serotonina (los neurotrasmisores son los encargados de llevar la información de una neurona a la siguiente).

Por el hecho de poseer estructuras moleculares similares las sustancias enteogénicas se "adaptan" a la función que ejerce la serotonina (responsable de la percepción sensorial, la regulación de la temperatura y el inicio del reposo nocturno) y otros neurotrasmisores en nuestro sistema de conexiones neuronales, las sinapsis y conexiones, favoreciendo los estados de profunda interiorización que conocemos.

El ácido iboténico se elimina totalmente por la orina, por lo tanto si alguien se bebiera la orina de una persona que haya consumido Amanitas podría tener los mismos efectos, suprimiendo las náuseas y vómitos. Junto con el ácido iboténico también se elimina una parte de muscimol pero este no juega un papel importante en esta fase.

EFECTOS FISIOLÓGICOS Y PSÍQUICOS

Los efectos pueden empezar al cabo de una hora, hora y media después de la ingestión y llegan al punto más alto a las 2-3 horas, pudiendo durar alrededor de 3-4 horas más.

- Pérdida del equilibrio.
- Percepción visual y auditiva alterada.
- Mareos
- Náuseas (no siempre, y se pueden reducir o suprimir con marihuana).
- Espasmos musculares moderados (no convulsiones).

En este momento la persona cae en un sueño profundo durante unas dos horas. Al despertar tendrá:
- Sueños lúcidos.
- Alucinaciones.
- Euforia.

Para evitar mayores náuseas es recomendable comer comidas suaves dos o tres días antes. Las alteraciones visuales pueden ser la macroscopia (percepción de los objetos mayores) o la microscopia (percepción menor de lo real). La ventaja de esta seta sobre las especies psilocibes es que las primeras son totalmente legales.

SECADO DEL HONGO
Para secar las Amanitas (recordad que es mejor no consumirlas frescas), se puede hacer por el método tradicional pero más lento, que es dejándolas en un lugar ventilado. Hay que tener cuidado de que no salgan gusanos en la seta, para ello lo mejor es cortar totalmente el tallo ya que de tener huevos o larvas, éstas suelen encontrarse en el tallo.

Para secarlas más rápidamente las pondremos en el horno, justo en el centro, temperatura al mínimo, fuente de calor inferior y dejando la puerta abierta. Este proceso puede durar toda una noche. Para comprobar si están secas, cogemos un sombrero y lo doblamos hasta que crujan, señal de que ya están listas.

POTENCIAL DE DEPENDENCIA
Se sabe que ni los hongos ni sus alcaloides generan tolerancia si la ingestión se realiza con intervalos mayores a los tres días consecutivos, no hay reportes sobre dependencia física y su potencial de dependencia psicológica es bajo considerando que cada viaje es una experiencia tan intensa que difícilmente se tiene la disposición de repetirla cotidianamente.

¿QUÉ HACER EN CASO DE EMERGENCIA?
Hay varias clases de hongos venenosos parecidos a los psilocibes cuya ingestión puede tener consecuencias fatales. Las especies más peligrosas son Amanita phalloides, Amanita verna, Amanita virosa y las especies de Galerina que contienen amanitina, una potente toxina.

De hecho puede bastar con ingerir parte de uno de estos hongos para ocasionar la muerte debido a necrosis aguda de hígado, riñones, corazón y músculos esqueléticos.

Los síntomas de un envenenamiento con este tipo de hongos son tardíos, se presentan en un lapso de 6 a 24 horas después de la ingestión. Se inician con cólicos abdominales graves y diarrea profusa, vómitos y heces sanguinolentas, ictericia (pigmentación amarilla de la piel), edema pulmonar, confusión y depresión mental, hipoglicemia y signos de lesión cerebral con convulsiones. Es pues sumamente importante no ingerir ningún hongo cuya identificación no sea 100% confiable. Cualquier leve sospecha de que se ha cometido un error en la identificación debe considerarse una urgencia médica. Las sobredosis con auténticos hongos psilocibes se hacen evidentes dentro de los 15 a 30 minutos después de la ingestión. Provocan dolor abdominal, náuseas y vómito. Aunque rara vez causan la muerte, se recomienda precipitar el vómito e ingerir jugos de fruta fortificados con glucosa. En caso de un mal viaje hay que infundir confianza y serenidad al sujeto y administrar una tableta de niacina para suavizar los efectos. De ser verdaderamente necesario, la medicina convencional recomienda recurrir a la administración de algún antipsicótico que contenga haloperidol o clorpromazina.

PSICOACTIVIDAD
Desde antiguo, la Amanita tiene fama de ser venenosa, y ciertamente lo es, aunque no mortal en la mayoría de los casos.

El principal responsable del envenenamiento es un alcaloide llamado muscarina, que no es psicoativo, pero que resulta toxico para el organismo. Sus principales síntomas son que provoca alteraciones gastrointestinales, con nauseas, vómitos, somnolencia, lagrimeo, salivación y sudoración.

Sin embargo, dos de sus elementos tienen propiedades enteógenas o psicotrópicas. Estos componentes psicoactivos son el acido iboténico y el muscimol, los cuales tienen efectos bien distintos de los anteriormente mencionados, debidos a la muscarina.

Estos efectos enteógenos son; perdida del equilibrio, distorsiones visuales y alteraciones auditivas, que pueden ir acompañados de leves espasmos musculares. Dentro de las distorsiones visuales, las más frecuentes suelen ser la macroscopía, a saber, el percibir los objetos de tamaño mayor del que realmente tienen, o la microscopía, que es todo lo contrario, verlos más pequeños.

Estos síntomas aparecen con lentitud, entre una y dos horas después de la ingestión del hongo, prolongándose sus efectos durante seis u ocho horas.

También se sabe que el ácido iboténico produce efectos enteogénicos en el hombre a dosis de entre 50 y 100 miligramos, y se obtiene el mismo efecto con 10-15 miligramos de muscimol. Ahora ya tenemos una idea de cuanto ácido iboténico o de muscimol precisamos para una toma enteógena, pero desconocemos las cantidades que puede tener una seta de estos compuestos, así como del principio tóxico.

Parece ser, sin embargo, que en la potencia de la amanita influye de alguna forma la altitud a la que fue recogida, así como algún que otro factor aún desconocido.

Sin embargo, parece ser que los hongos recolectados a partir de los 1500 - 1600 metros tienen mayores dosis de principios activos que las recogidas a 500 - 600 metros, los cuales tienen menos potencia, y también la edad de la seta y su grado de madurez son factores a tener en cuenta en lo referente al contenido en alcaloides.

En Siberia, los usuarios consideran que el hongo joven, o sea, el que aún no se ha abierto por completo, produce un efecto estimulante, mientras que los hongos maduros, los que ya tienen el sombrero plano, producen efectos alucinógenos.

Es muy importante el que las setas se consuman secas, pudiendo dejarlas secarse al sol, pues de esta manera pierden gran parte de la muscarina, el principio activo tóxico, por lo que son menos peligrosas. Nunca en ningún caso y bajo ningún concepto se consumirán frescas o cocinadas.

También es muy importante tener presente que, al igual que con cualquier otra sustancia psicoactiva, se deben hacer pruebas comenzando con dosis pequeñas. Por ejemplo, media seta grande, o una pequeña, y a partir de aquí, ir experimentando.

También es muy recomendable y conveniente el dejar pasar un tiempo entre toma y toma. Unas veinticuatro horas como mínimo, por seguridad.

También parece ser posible el fumar Amanitas cuando están secas. Para ello, debemos separar cuidadosamente la cutícula roja, o sea, la capa que cubre el sombrero, triturarla y mezclarla con tabaco, aunque parece ser que los efectos son bastante más suaves.

Pero también debemos saber que de la Amanita, lo mejor, no es lo que se ingiere, precisamente, si no lo que se excreta. Aclaremos esto. Después de la ingestión oral, el ácido iboténico se descarboxila, o sea, se transforma en muscimol, y buena parte del muscimol se excreta inalterado a través de la orina.

Es conveniente saber que por la orina sólo se excreta el muscimol, el principio activo, no así el principio venenoso, la muscarina, el cual se metaboliza en el organismo. Debido a este sistema natural de reciclaje, varias personas pueden alucinar con una sola Amanita.


 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Se acabó el miedo: fumiga a tope hasta el último día de floración con acaricida biológico

Foto 3 Superkukulus aplicacion final de floracion foliarDesde hace muchos años se han utilizado productos muy agresivos y tóxicos para tratar las plagas en el cannabis...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media