CBD ¿El caballo de Troya de la industria cannábica?

Los avances en materia de regulación cannábica a nivel mundial de los últimos meses parecen apuntar en una dirección. El CBD, el primo no psicoactivo del THC, está contribuyendo a la legitimación del cannabis entre los públicos no habituados a la marihuana, actuando como una suerte de caballo de Troya. En Suiza hay un mercado legal de cannabis pure CBD que, en poco más de un año, desde la legalización en 2016 del cannabis con un porcentaje de THC inferior al 1 %, ya mueve millones. La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) cerró 2017 con un comunicado en el que un comité de expertos confirmaba las virtudes medicinales del CBD e instaba a la comunidad científica a seguir investigando en las propiedades terapéuticas de este cannabinoide.

the 8 most important cbd studithe 8 most important cbd studi

El cannabidiol despidió el año 2017 por todo lo alto. La OMS publicó en diciembre un comunicado en el que confirmaba que "el CBD no es adictivo", "no produce efectos psicoativos o cardiovasculares" adversos, "no presenta riesgos individuales ni sociales" y posee "prometedores usos terapéuticos". El informe es fruto del encuentro que el Comité de Expertos en Drogodependencia de la Organización Mundial de la Salud mantuvo en Ginebra (Suiza), del 6 al 10 de noviembre, para analizar este cannabinoide. El resultado fue un dosier de cuatro páginas en el que, además de reconocer el potencial del CBD en el tratamiento de la epilepsia y otras enfermedades, se recuerda que este cannabinoide "no está en el listado de las Convenciones Internacionales de Control de Droga de Naciones Unidas de 1961, 1971 ni 1988". 

 

El CBD no es adictivo ni nocivo para la salud

El primer punto del informe de la OMS asegura que el CBD no es adictivo ni dañino para la salud. Se señala que, según estudios realizados en animales, la dependencia al CBD es escasa y, respecto a las consecuencias del potencial abuso de este cannabinoide, se confirma que no se ha encontrado ningún efecto adverso por el uso abusivo del CBD. De los estudios médicos realizados con humanos, se extrae que el CBD despierta la misma adicción que el placebo. Y que el cannabidiol no produce, por sí solo, ningún efecto significativo psicoactivo o cardiovascular. Concluye también que el CBD no produce ninguna consecuencia negativa por abuso. 

En el segundo punto, los expertos de la OMS reconocen no haber identificado ninguna preocupación pública respecto al CBD, mientras que el tercero se centra en la potencialidad medicinal del CBD. El informe señala que varias investigaciones avanzadas han demostrado su efectividad contra la epilepsia y adjuntan un listado de otras dolencias para las que el CBD podría ser de utilidad. 

Basándose en las evidencias, el informe de la OMS concluye que el CBD carece de psicoactividad, no provoca adicción y, además, tiene "prometedores" usos terapéuticos, por lo que recomiendan continuar las investigaciones al respecto. 

El CBD y la Agencia Mundial Antidopaje

Pero la OMS no es el único organismo internacional que se ha pronunciado a favor del CBD. La Agencia Mundial Antidopaje también anunciaba en septiembre que el CBD es apto para deportistas, convirtiéndose así en el primer principio activo del cannabis en salir de la temida lista de sustancias prohibidas, que entró en vigor este 2018. Por supuesto, este listado sigue penalizando el consumo de cannabinoides en general y de THC en concreto, pero al menos el CBD ya abierto una puerta al consumo medicinal de cannabis para deportistas.


De hecho, la relación entre deportistas profesionales y marihuana es mucho más estrecha de lo que cabría imaginar a priori. Cada vez son más los deportistas salen del “armario cannábico”, defendiendo públicamente el consumo, tanto terapéutico como recreacional, de la marihuana. Es el caso de jugadores de la NFL como Eugene Monroe, que se retiró a los 29 años fruto de traumas cerebrales debidos a golpes en el campo de juego. El dolor provocado por las colisiones sobre el césped y los efectos analgésicos de la marihuana para su organismo le han llevado a reclamar la despenalización antidoping de la planta en su disciplina. En los últimos años se ha convertido en un activista cannábico de referencia a nivel mundial. 

El boxeador estadounidense de origen mexicano, Nate Díaz, por su parte, vaporizó aceite de CBD durante la rueda de prensa, asegurando, tras ser preguntado por un periodista: “[el CBD] hace que mi vida como luchador sea bastante mejor”.

Mercado legal en Suiza

A estos reconocimientos hay que sumarle el rapidísimo auge de un mercado impensable hace unos pocos años: el de cannabis y derivados pure CBD. El país que prendió la mecha a finales de 2016 fue Suiza, donde se permite la venta de marihuana con menos de un 1 % de THC. Si bien la regulación está vigente desde 2011, no ha sido hasta febrero de 2017 cuando las autoridades sanitarias suizas dieron el espaldarazo definitivo a este mercado, al tasar el cannabis con bajos índices de THC como si fuera tabaco, aportando así una prueba más de su carácter legal, una forma de tranquilizar a unos consumidores con perfiles muy dispares, sobre todo en el ámbito terapéutico y abriendo las puertas a la comercialización de cogollos ricos en CBD

Flores, aceites e incluso hachís pure CBD son productos que pueden adquirirse sin problema en el país helvético, en estancos y supermercados. Su olor y aspecto es igual al de la marihuana y, en ocasiones, la policía incluso confisca los cigarrillos a los consumidores, pero si se demuestra que tienen los niveles de THC exigidos están en la obligación de devolverlos. Según los medios locales, este mercado del cannabis legal generará unos ingresos de 100 millones de francos suizos al año.

“Suiza se ha convertido en una especie de oasis para el cannabis legal”, explica Corso Serra di Cassano, cofundador de Kanna Swiss, empresa que cultiva en el norte de Suiza la variedad Dinamed CBD del banco de semillas Dinafem Seeds, que tiene un 1 5 % de CBD y un 1% de THC, y cuyas ventas se han disparado en los últimos tiempos. La compañía suiza, que prevé producir cuatro toneladas de flor de cannabis este año, dispone de una superficie exterior de cerca de 10.000 m2 y quiere triplicar su superficie interior de 800 m2. Y es que, para elaborar un solo litro de aceite de CBD son necesarios 50 kg de cogollos. Mientras que para obtener 1 kg de hachís hacen falta 10 kg de flores. Cabe destacar que esta compañía ha sido la primera del mundo en sacar al mercado hachís de CBD. "Siempre digo que la anticipación es poder y la reacción es dolor", explica Boris Blatnik, cofundador de Kanna Swiss. Con estas cifras sobre la mesa, y aún sin poder predecir si el CBD ha llegado para quedarse indefinidamente en un mercado legal, Blatnik asegura que les gustaría convertirse en un "jugador global en el mercado del CBD, capaz de producir grandes cantidades de cannabis para los mercados médicos europeos".

¿Qué es el CBD?

El CBD es una es un componente presente en algunas variedades de cannabis. A diferencia del THC, el cannabinoide más conocido de la planta, el CBD no es psicoactivo y, además, actúa como antagonista de éste, reduciendo sus efectos: psicoactividad, sequedad bucal, taquicardia y pérdida de la noción del tiempo. Esta capacidad de regular los efectos del THC convierte al CBD en un elemento muy interesante en el campo recreacional ya que las variedades de marihuana con diferentes ratios THC:CBD abren el abanico de posibilidades de consumo de cannabis. Además, el CBD tiene múltiples propiedades medicinales:

  • Propiedades anticonvulsivas: varios estudios clínicos han demostrado que el CBD puede ser una vía efectiva para tratar la epilepsia. Concretamente el síndrome de Dravet, una forma rara de epilepsia que produce unos ataques más largos de lo normal y un periódico daño cerebral que puede llegar a ser fatal en los casos más extremos. Se han registrado casos, como el de la niña Charlotte Figi, en los que el CBD ha sido el único tratamiento válido para frenar estos ataques convulsivos.
  • Relajante muscular: también se han realizado estudios que señalan que la combinación de THC y CBD puede ayudar a paliar la espasticidad (tensión y rigidez inusual en el tono muscular) derivada de enfermedades como la esclerosis múltiple.
  • Neuroprotector: existen varios estudios que aseguran que el CBD contribuye recuperar aquellas áreas del cerebro dañadas por la muerte neuronal crónica y aguda.
  • Tratamiento de estrés, depresión y enfermedades mentales: estudios científicos apuntan a que esta sustancia, lejos de producir posibles efectos adversos en este campo, como podría ser el caso de su primo hermano el THC, puede ser una herramienta efectiva en el tratamiento de la psicosis. 

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Se acabó el miedo: fumiga a tope hasta el último día de floración con acaricida biológico

Foto 3 Superkukulus aplicacion final de floracion foliarDesde hace muchos años se han utilizado productos muy agresivos y tóxicos para tratar las plagas en el cannabis...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media