Cannabis medicinal: maneras de consumir marihuana sin fumar

La marihuana se ha convertido en una planta que está entrando con fuerza en los botiquines, sobre todo en el de aquellas personas que padecen algún tipo de enfermedad crónica. Sus formas de consumo y aplicación son numerosas, variadas y van mucho más allá de la típica combustión a altas temperaturas: desde supositorios rectales y vaginales a tinturas, pomadas, aceites y todo tipo de fármacos. Toma nota si quieres sacarle el máximo partido a una planta que nunca deja de sorprendernos en sus distintas formas. 

Cualquier usuario habitual sabe que fumar cannabis es uno de los mayores placeres mundanos. Sin embargo, esta planta puede consumirse de muy diversas formas y servir de beneficio, también, a quienes prefieren otras vías alejadas de la habitual para aprovecharse de sus propiedades por motivos medicinales.

Vaporizadores

Incluso los fumadores habituales reconocen que cualquiera debería utilizar un vaporizador de vez en cuando, pues están llenos de ventajas. Es cierto que suponen una gran inversión, pero también son una buena compra si quienes los utilizan están delicados de salud. Sus beneficios para el organismo son importantes, puesto que no precisan de quemar la hierba para su disfrute.

En un vaporizador, la marihuana se calienta a una temperatura más baja que la de la combustión hasta producir un vapor que se inhala y que contiene intactos los componentes activos de la marihuana. Además son regulables en su rango de trabajo: la temperatura a la cual los distintos cannabinoides presentes en la planta se vaporizan está entre 157° et 220° Celsius y se puede jugar entre ellas. Las temperaturas bajas proporcionan un efecto más tranquilizador y las que se encuentran en la parte superior de la escala producen un efecto más tónico y físico.

Aparte de eso, son instrumentos discretos, por lo que pueden utilizarse casi en cualquier parte sin que otra persona intuya lo que se está consumiendo, pasando por un simple cigarrillo electrónico. Además, hacen que el olor de la marihuana no salga al exterior y, aun así, que se conserven un sabor y efecto frescos. También protegen a los pulmones de la irritación y la combaten al mismo tiempo.

El sabor del humo es esencialmente el del monóxido de carbono, por lo que el usuario descubrirá con la vaporización el verdadero, auténtico y único aroma contenido en los terpenos de las plantas. Por supuesto, podemos disfrutar del sabor del humo, muy distinto de una variedad a otra, pero la combustión altera fuertemente el aroma, mientras que la vaporización lo transporta intacto hasta los sentidos del consumidor.

Aceites

Son muchos los expertos que consideran que fumar es el método menos eficaz de utilizar el cannabis como medicina. De hecho, su poder terapéutico se puede ver magnificado cuando se produce el aceite esencial de la planta de cannabis. Estos aceites son básicamente concentrados obtenidos de la planta en seco mediante diversos métodos de extracción. Hablamos de una sustancia que, al contrario que otras extracciones que necesitan de combustión (dabs, shatters...), se consume vía oral y que tiene potentes efectos terapéuticos para combatir numerosas enfermedades como el cáncer y especialmente la epilepsia.

Los altos contenidos en CBD que se están logrando con este tipo de aceites (y bajo o nulo en THC) hace que incluso niños y bebés recién nacidos puedan usarlo como fármaco para sus tratamientos. Esta forma de consumir la marihuana está cambiando la vida a muchos pacientes, por lo que su uso se ha convertido en meta para muchas asociaciones de enfermos y en éxito para otras tantas.

Habitualmente se cultivan plantas específicas para elaborar estos aceites, se controla el nivel de cada uno de sus componentes y se manipulan hasta conseguir la cantidad apropiada según la necesidad del paciente. El aceite suele introducirse en cápsulas o pequeños recipientes de plástico (como muchos otros medicamentos) para ser ingerido de forma directa o mezclado con alimentos. Los expertos recomiendan no abusar, ya que, aunque sus efectos tardan en aparecer, son muy potentes. Lo mejor será tener paciencia con las dosis.

Tópicos

Otra de las formas más habituales y efectivas de aplicar el cannabis es la vía tópica. Las cremas, pomadas y otros ungüentos vía transdérmica actúan de forma rápida sobre piel, músculos y huesos. Desde la Antigüedad los místicos y chamanes lo han utilizado para aliviar todo tipo de golpes y dolores y hoy también lo hacen los propios fisioterapeutas. Están compuestos de una base grasa que absorbe gran cantidad de resina y se 'fabrican' haciendo extracción de marihuana con algún disolvente.

El producto obtenido se mezcla habitualmente con cera de abeja y otro tipo de sustancias que le dan diferentes consistencias dependiendo del resultado que se quiera obtener. Este tipo de derivado cannábico, en todas sus formas (cremas, pomadas, etc), tiene propiedades analgésicas y antinflamatorias, por lo que suele ser muy demandado por personas con artritis, artrosis, problemas lumbares, psoriasis y tendinitis.

Si algo caracteriza a los cannabinoides que se encuentran en la marihuana es que no son solubles en agua, pero sí en grasas y disolventes orgánicos. Precisamente esto hace que, aplicados, puedan absorberse mucho mejor que cualquier otra sustancia. Además, en la piel se encuentran abundantes receptores del sistema endocannabinoide, por lo que actuarán con ellos con eficacia y mejorando el estado de salud del paciente. Solo es necesario aplicar los productos sobre la zona afectada, con la ayuda de pequeñas friegas, durante un periodo de entre 30 y 60 segundos.

Fármacos y tinturas

Otra forma común es la aplicación vía sublingual, poniendo aceite cannábico debajo de la lengua con ayuda de un gotero. En este caso el producto final ha sido elaborado con alcohol etílico y tiene que macerar en el frigorífico durante cuatro o seis semanas.

También se puede ingerir en forma de fármacos basados en cannabis, como un compuesto conocido como Sativex (uno de los más comunes y de los pocos que están permitidos en Europa). Este último está destinado para quienes sufren agarrotamiento de músculos y dolor en articulaciones asociados a enfermedades como la esclerosis múltiple. En cualquiera de estos casos hay que esperar algunos días para ver los efectos buscados.

Otro fármaco que está a punto de salir al mercado, Epidiolex, ha sido concebido para tratar un tipo poco común de epilepsia que afecta a los niños, el síndrome de Dravet. Los ensayos clínicos han demostrado que consigue reducir los ataques de los pequeños en un 40 % tras recibir un tratamiento con Epidiolex durante 14 semanas.Y se encuentra más cerca que ningún otro producto basado en CBD de lograr el visto bueno del regulador estadounidense, la Food and Drugs Administration (FDA).

La enorme relevancia de este hecho se debe a que, hasta el momento, los beneficios medicinales del cannabis carecían de un respaldo cercano a lo oficial. En este caso, al haberse obtenido las conclusiones como parte de una investigación que sigue las directrices de la FDA, estaríamos hablando “por primera vez” de lo que, según los expertos, podría considerarse “una evidencia empírica”. En otras palabras, el primer indicio claro de un medicamento cannábico que podría recibir muy pronto el visto bueno de la institución estadounidense.

Administración rectal y vaginal

Aunque es menos frecuente, el cannabis puede aplicarse en forma de supositorio a través del recto y de la vagina. En ambos casos los efectos se notan de forma rápida y son más potentes que en ningún otro. Respecto a la aplicación rectal, acostumbra utilizarse para problemas gastrointestinales con el fin de que los cannabinoides no sean digeridos por el estómago. Según los médicos, se trata de la única opción (por el momento) para quienes sufren algún tipo de inconveniente de este tipo.

Mientras tanto, el supositorio vaginal está pensado para las mujeres con el objetivo de reducir sus dolores de menstruación en el momento o antes de que aparezcan. El primero que ha llegado al mercado se llama Foria Relief, una suerte de tampón (casi) milagroso en forma de pequeña cápsula de marihuana que se inserta directamente en la vagina para proporcionar un potente alivio. Supone una gran solución para muchas féminas que no pueden moverse de la cama en los delicados días que dura, una situación que viene acompañada habitualmente de aumentos de peso, hinchazón y cambios de humor.

Este supositorio vaginal contiene solo tres ingredientes: mantequilla de cacao orgánico, aceite de THC y CBD. Mientras que el THC actúa bloqueando el dolor, el CBD lo hace como antinflamatorio y antiespasmódico para tratar los espasmos musculares que se producen con la ovulación. Este también ralentiza la señalización eléctrica de los músculos, permitiendo que se relajen y reduciendo los cólicos.

En forma de gel lubricante

Los indudables beneficios de la marihuana para los sentidos también ha propiciado el advenimiento de productos para potenciar o mejorar la vida sexual de los usuarios. Sin embargo, por ahora solo las mujeres pueden beneficiarse del primer lubricante sexual del mercado, que promete la increíble cifra de “orgasmos de 15 minutos”. Aunque quienes lo han probado dudan bastante de la veracidad de esta afirmación.

Este gel lubricante se aplica directamente en las partes íntimas y contiene aceite de cannabis medicinal (con THC y cannabinoides) procedente de marihuana cultivada en California. Según sus creadores, es 100% natural, comestible y vegano; y su pH es bajo para fomentar el cuidado de la piel.

¿El resultado? Una sustancia viscosa, suave y resbaladiza en la que los cannabinoides hacen que los músculos de la vagina se relajen y los tejidos se vuelvan mucho más sensibles, “permitiendo disfrutar de orgasmos continuados”. Aunque está pensado para mujeres, muchos han sido los hombres que también lo han probado, por razones evidentes. Y dicen que realmente se experimenta un calentamiento con cierta sensación de hormigueo allí donde más se necesita.

Mediante parches transdérmicos

También se está investigando la aplicación de cannabis mediante parches transdérmicos de THC que se adhieren fácilmente a la piel y sirven para aliviar el dolor, la ansiedad, los espasmos musculares, las náuseas, el insomnio o las pérdidas de apetito. Estos parches liberan paulatinamente una dosis relativamente alta de este cannabinoide y se aplican en zonas donde confluyen muchas venas, como las muñecas.

Según los testimonios de quienes han comenzado a probarlos, los efectos son drásticamente distintos a otras formas de consumir cannabis. Y es que cuando se fuma, el cannabis revela sus efectos en unos pocos minutos, mientras que con estos parches son necesarias muchas horas pues los efectos son más duraderos, además de no ser alucinógenos.

Por ejemplo, en pruebas clínicas para un parche terapéutico transdérmico de DELTA-8-THC, en los estudios de permeabilidad en la piel humana para el THC se alcanza un nivel medio estable pasadas 1’4 horas y se mantiene al menos hasta 48 horas.

Sin embargo, los cannabinoides son moléculas muy grandes para poder atravesar fácilmente la piel, por lo que los científicos están tratando de conseguir la modificación de la molécula del cannabinoide para que pueda hacerlo más rápido. También se está estudiando un sistema de administración transdérmico para el cannabidiol (CBD) utilizando un vehículo etosomal. Los etosomas son vesículas blandas capaces de encapsular y hacer atravesar la piel a moléculas solubles muy grandes, como los cannabinoides.

Tras 72 horas de administración transdérmica en el abdomen rasurado de ratones con dicho sistema etosomal, se alcanzan niveles estables de concentración en sangre de CBD a las 24 horas. La cantidad de CBD que se consigue que penetre la piel, a las 12 y 73 horas de la aplicación del parche, es respectivamente del 23% y el 43% de la dosis inicial.

Alimentos

Hace poco un estudio sugería que el pueblo más longevo del mundo lo es por su dieta basada en cáñamo. Hoy son muchos los que incluyen semillas de esta planta y todo tipo de esencias de marihuana a su comida habitual para darle un nuevo y cannábico toque; y para beneficiarse de sus nutrientes.

Por ejemplo, el cáñamo incorpora vitaminas como la A, B, C, D, E; ácidos grasos Omega 3 y Omega 6 y aminoácidos. Todos ellos elementos antioxidantes que aseguran un arranque lleno de energía cada jornada y, después, que tu mente se mantenga fuerte todo el día. También contribuye a una buena salud cardiovascular y, aunque se tome en pequeñas cantidades, es un componente esencial para disminuir el riesgo de sufrir cáncer.

Si en vez de semillas se quiere añadir flores o incluso hojas de cannabis a los alimentos, existen numerosos libros especializados con recetas de este tipo y cada vez más tiendas (en los lugares que han legalizado la planta) que se dedican a la venta de todo tipo de productos con marihuana entre sus ingredientes. Se pueden cocinar mantequillas especiales, ensaladas, cereales, pasteles, galletas y hasta caramelos con diferentes niveles de CBD y THC, dependiendo del objetivo terapéutico con el que nos los llevemos a la boca.

Bebidas

Las bebidas también son una gran apuesta. Las infusiones puramente medicinales, por su parte, son perfectas para quienes sufren todo tipo de problemas estomacales, renales o derivados del sistema nervioso: relajan, ayudan a dormir y a mantener en equilibrio el organismo. Ha llegado la hora de sustituir la manzanilla y la tila por sobres con marihuana que vendrán bien a muchos aficionados a esta bebida, en cualquier momento del día o de la noche.

Sin embargo es necesario recordar que el cannabis no es hidrosoluble, lo que quiere decir que no se puede disolver en agua. Pero para una persona que quieren comenzar a notar sus efectos poco a poco, una infusión sencilla será ideal para probar el cannabis por primera vez. Si se quiere aumentar el efecto, bastará con añadir un poco de leche, una sustancia grasa que permitirá que los cannabinoides se adhieran de una manera más efectiva a otras moléculas.

Por otra parte, hay quienes dedican su negocio a cocinar cerveza cannábica, pues, como coincidencia, el lúpulo de esta bebida procede de la misma familia de vegetales que la propia marihuana. Hay quien también produce café con ella para darle un nuevo sabor a las mañanas y para potenciar sus efectos. Otros se dedican a los batidos de chocolate con cannabis y a bebidas espirituales que, aunque no contienen THC, causan revuelos en aquellos países que aún no se acostumbran a ver productos cannábicos en los supermercados.

Se trata de bebidas que, aunque sirven para el deleite del paladar, también contienen propiedades terapéuticas para quienes las toman (como quienes beben batidos para controlar el colesterol). Sea como sea, existe una gran gama de productos y formas de consumo para aprovecharse de todas las propiedades del cannabis. Solo queda escoger la que más se adapte a nuestras necesidades.

Fuente Dinafem.org

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Se acabó el miedo: fumiga a tope hasta el último día de floración con acaricida biológico

Foto 3 Superkukulus aplicacion final de floracion foliarDesde hace muchos años se han utilizado productos muy agresivos y tóxicos para tratar las plagas en el cannabis...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media