Virosis en cannabis

Por Massimiliano Salami (drgrow)

 

Introducción

Este mes vamos a introducir nociones básicas necesarias, sobre los virus del cannabis.

De todas las enfermedades del cannabis que hemos estudidado hasta ahora y que estudiaremos en el futuro, ninguna es tan persistente y al mismo tiempo incurable como las enfermedades causadas por los virus.

Los virus son nucleoproteínas. Estas moléculas son demasiado pequeñas para poder ser observadas con un microscopio óptico, son verdaderas entidades submicroscópicas. Los virus se propagan sólo en células vivas y tienen la capacidad de producir una enfermedad sobre el huesped en el que se aloja.

Los virus debido a su naturaleza, son patógenos obligados, es decir, viven dentro de las células de la planta (el huésped), se reproducen usando su maquinaria genética y se dispersan gracias a las plagas y a ciertas malas prácticas realizadas por el hombre.

Por tanto, todos los virus son parásitos de las células. Los virus de las plantas parasitan a los vegetales, pero no tienen capacidad para desarrollar una enfermedad en el reino animal. Lo mismo ocurre con los virus del reino animal.

En el autocultivo del cannabis, los virus todavía no se consideran enfermedades muy extendidas y cuanto menos, temidas. La realidad es que la mayoría de los cannabiscultures no sabrían distinguir una enfermedad causada por un virus de una enfermedad biótica.

Al igual que ha pasado en la agricultura comercial, con el tiempo los virus se convertirán en un problema de primera importancia.

Existen más de 500 enfermedades de las plantas que se creen causadas por virus. Sin embargo, dos tercios de estas enfermedades no se han podido demostrar de forma conclusiva que sean virulentas. Demostrar que una enferemedad es causada por un virus, es una tarea de laboratorio.

 

¿Que és un virus?

Los virus son entidades infecciosas submicroscópicas compuestas de ácidos nucleicos (DNA o RNA) envueltas en una cubierta proteica denominada cáspide.

Los virus que afectan al cannabis son muy simples, consisten en una cadena de RNA con una cubierta proteica.

La composición de los virus de las plantas suele ser 5-40% de ácido nucleiclo y 60-95% de proteína. Algunos virus pueden ser más complejos y tener más proteinas, lípidos, etc.

Como hemos dicho, el ácido nucleico de la mayoría de los virus que infectan a las plantas, y en particular al cannabis, es el RNA (acído ribonucléico). El RNA consta de largas moléculas en forma de cadena compuesta por centenares de unidades denominadas nucleótidos (cada nucleótico está formado por un anillo denominado base, una ribosa y ácido fosfórico).

Los virus infectan una gran variedad de plantas comerciales, entre éstas podemos situar al cannabis; aunque las enfermedades causadas por virus registradas hasta la fecha no son numerosas, teniendo en cuenta la cantidad de virus existentes, cabe esperar que en el futuro aparezcan nuevas cepas infecciosas que afecten al cannabis.

Por experiencia sabemos que el aumento o la aparición de nuevas enfermedades, está directamente relacionada con el aumento de las explotaciones cannabicas.

Dos características determinantes de los virus son: su poder mutacional y que para su reproducción necesitan de un huésped, es decir son parásitos obligados.

Los distintos virus de las plantas presentan estructuras morfológicas muy diversas entre si, bajo la visión de un microscopio electrónico (aumento de x40.000-150.000), es posible ver las formas según la cepa. Existen virus con forma de varillas o filamentos, con forma de bacillus y esféricos (icosaédrica).

El tamaño también varía entre las distintas cepas, por ejemplo el Cucumber mosaic virus y el Alfalfa mosaic virus no suelen alcanzar los 100nm de longitud. Este segundo virus puede mostrar varias cepas con diferentes tamaños entre ellas.

En general, los virus tienen dimensiones que van desde los 25nm hasta 180nm dependiendo de la cepa.

Las enfermedades causadas por virus de las plantas que afectan al cannabis son enfermedades generalizadas, persistentes y normalmente transmitidas por insectos, mecánicamente, por polen o semillas contaminadas.

Los virus no suelen matar a las plantas que infectan, aprovechan su maquinaria genética para su propia replicación. Este proceso perturba el metabolismo de la célula infectada.

Los virus infectan celularmente de manera sistemática a toda la planta. El virus se mueve de célula a célula. A diferencia de las enfermedades causadas por hongos o bacterias, donde las lesiones nos indican normalmente que ahí está el patógeno, con los virus no es así. Estas partículas infecciosas se mueven a una velocidad variable por la planta, hasta alacanzar e infectar a todas las células y tejidos del vegetal.

Estas son las enfermedades provocadas por virus que afectan al cannabis recogidas hasta la actualidad según la literatura:

Alfalfa mosaic virus (AMV)
Arabis mosaic virus (ArMV)
Cucumber mosaic virus (CMV)
Hemp mosaic virus (HMV)
Hemp streak virus (HSV)

 

Dispersión del virus dentro del huesped

Un virus infecta a una planta celularmente, para ello el virus se aprovecha de los plasmodesmos (poros celulares) que conectan cada dos células. Durante su movimiento partículas virales pueden alcanzar el floema. El virus aprovecha la corriente floemática para translocarse rápidamente por todos los tejidos del vegetal. Gracias a esto la colonización celular puede ser muy rápida (pocos días).

Dispersión del virus fuera del huesped

Los virus son altamente contagiosos, pero vista su condición de parásitos obligados precisan de un vector para su transmisión a otras plantas.

Los principales vectores de dispersión que emplean los virus son:

  • Trasmisión por insectos con aparato bucal picador-chupador. Los principales vectores de transmisión para los virus son los homópteros, como las moscas blancas, los pulgones, etc.
  • Transmisión por ácaros, otros insectos (trips).
  • Trasmisión del virus de forma mecánica, por ejemplo durante el esquejado. Los residuos de savia infectada en el instrumento de corte al entrar en contacto con la savia de otras plantas facilita su propagación.
  • Trasmisión por semillas. Es una forma muy común en el cultivo de cannabis.
  • Trasmisión por nemátodos.
  • Trasmisión por hongos.
  • Trasmisión por plantas parásitas (cuscuta).

Un virus puede dispersarse mediante un vector en particular, o aprovecharse de varios vectores. Incluso hay virus que se propagan por el simple contacto.

Determinar si una enfermedad tiene por organismo causal un virus es bastante complicado y más aun determinar el tipo, al ser éstos entidades altamentes mutantes.

Síntomas causados por virus

La sintomatología de una enfermedad causada por virus puede ser muy variada, incluso los síntomas pueden ser poco evidentes o significativos y pasar por inadvertidos.

Los síntomas más visibles son los que aparecen en la parte aérea de la planta, aunque no todos los virus desarrollan síntomas en esta zona. Algunos virus podrían ser más selectivos y desarrollarse exclusivamente sobre las raíces.

Los síntomas también pueden estar enmascarados por otras enfermedades.

Los síntomas más comunes que producen las infecciones virales son los mosaicos y las manchas anulares.

Los mosaicos son zonas de las hojas de color verde claro o amarillo entremezclado con el verde normal.

Las manchas anulares, en cambio se caraterizan por la presencia de anillos cloróticos o necróticos sobre las hojas.

Otros síntomas pueden ser clorosis, amarillamientos, crecimiento anormal de las celulas (que llevan al enanismo), achaparramiento, enrollamiento foliar y la necrosis.

Se cree que muchos de los síntomas de las enfermedades virales no se deben al agotamiento de los nutrientes que el virus ha utilizado para autoreplicarse, sino a otras consecuencias más directas, como la acción del virus sobre el metabolismo de la planta.

 Los virus afectan al metabolismo de las plantas sanas:

  • dismuyen la actividad fotosintética
  • inhiben la síntesis las hormonas vegetales
  • aumentan la respiración vegetal
  • Disminuyen la concentación de compuestos nitrogenados no virales (éstos son empleados por el virus en su replicación).

Los síntomas pueden variar según la cepa del virus atacante, la variedad cultivada y por supuesto de las condiciones ambientales. Cuando las condiciones son óptimas para el cultivo, también son favorables para la expresión del virus.

 

Método de control

Para poder controlar una enfermedad causada por un virus, lo primero es determinar si dicha enfermedad es resultado de la acción de dicho patógeno. En la práctica, esto no es tarea fácil, ya que hay que descartar todas las demás enfermedades tanto bióticas como abióticas.

La prevención se hace fundamental para estas enfermedades, las labores más comunes son: evitar la introducción de semillas o esquejes con origen desconocido. Hay que realizar una “cuarentena” adecuada, los virus pueden estar en la planta y no desarrollar la enfermedad hasta que se alcancen ciertas condiciones especiales, por tanto, dicha “cuarentena” para el cannabis consistirá en la realización de un ciclo de cultivo como mínimo, en unas instalaciones especialmente protegidas de vectores como las plagas.

En caso de tener que realizar una labor curativa, el único sistema viable para el control de una enfermedad viral es erradicándola mediante saneamiento y destrucción con fuego. La eliminación por fuego, es decir, realizando la quema de la planta será la única forma de garantizar la muerte del patógeno.

Visto que no existen curas viables, cuando hablemos de control de virus, se hablará de prevención como la única herramienta de trabajo. Además del control sobre el material vegetal usado, una estrategia de control biológico de los vectores que propagan al virus será fundamental para reducir las incidencias de estas y otras enfermededas asociadas con estos parásitos.

 

Agradecimientos: Claudia Santarosa, Fede (Dr. Grow´s Productions)

Referencias

[1]    Cornuet P. 1989. Elemento de virología vegetal. Mundi-Prensa e INRA.

[2]    McPartland J.M., Clarke R.C. & Watson D.P. 2000. Hemp diseases and pests. Management and biological control. CABI Publishing.

[3]    Salami M. 2008. Cannabis sativa L., Dr.Grow´s Productions.

[4]    Salami M. 2010. Enfermedades infecciosas. Cannabis Magazine nº70.

[5]    Salami M. 2010. Efecto del ambiente sobre las enfermedades del cannabis. Cannabis magazine nº73.

[6]    S.E.F. 2000. Patología Vegetal, Mundi-Prensa y Phytoma.

 

Estimulantes al alcance de todos (I) – La sulbutiamina

Con este artículo comenzamos una serie dedicada a las sustancias que pueden ayudarnos a aumentar nuestro rendimiento y que podemos conseguir de forma legal (farmacias, herbolarios, tiendas de nutrición deportiva, smart shops de Internet…)
Por J. C. Ruiz Franco

Gran parte de la población mundial toma una u otra forma de estimulantes. Café, té, mate, cacao, guaraná, hoja de coca, efedra, cocaína, anfetaminas... El deseo de estar bien, de sentir una estimulación positiva que permita sobrellevar las actividades cotidianas y los esfuerzos, es prácticamente universal. Esa sensación de activación suave, de ligera euforia que permite rendir más en todas nuestras tareas cotidianas —el polo opuesto del estado depresivo— es lo que casi todos deseamos. Llevar una vida más o menos sana, hacer deporte y alimentarse correctamente harán mucho por nuestro nivel de energía. No obstante, aunque cuidemos nuestro cuerpo habrá días especialmente malos en los que no podamos rendir lo necesario. Puede ser el momento de acudir a los estimulantes. Al oír esta palabra, inmediatamente pensamos sin querer en sustancias potentes como las anfetaminas o la cocaína, del mismo modo que al hablar de drogas nos vienen a la mente la prohibición y ciertos grupos marginales. Sin embargo, productos tan ampliamente extendidos y consumidos como el café o el té son también estimulantes, y el nivel de euforia que se consigue con ellos viene dado por la elevación del nivel de neurotransmisores activadores y la excitación de ciertas zonas del cerebro. De este modo, puesto que el mecanismo es en esencia el mismo, dosis más altas de estimulantes suaves producirán el mismo efecto que dosis bajas de productos más fuertes, otro argumento más para no compartir la clasificación oficial de las drogas en sustancias legales e ilegales que hacen nuestros gobiernos y los estamentos a su servicio.

Los estimulantes que podemos elegir son numerosos, unos más potentes que otros. Personalmente, aunque por carácter soy poco amigo de ellos, reconozco que, cuando deseo tomar alguno, de entre todos los existentes tengo preferencia por uno, por sus escasos efectos secundarios posibles, su fácil disponibilidad y su bajo precio. Es cierto que no es tan efectivo como la cocaína o las anfetaminas, pero no conlleva, ni mucho menos, los posibles inconvenientes de éstas. Otra ventaja es que se puede encontrar en farmacias, donde todos los productos pasan un riguroso control que nos permite estar seguros de que realmente estamos tomando lo que dice el envase. Por último, también parece ejercer una acción nootrópica, potenciadora de las facultades cognitivas, por lo que podemos considerarlo una droga inteligente. Me refiero a la sulbutiamina, una sustancia que ya traté en un libro que publiqué hace unos años (1), y de la que voy a ofrecer información más extensa en este artículo. La primera noticia que tuve de ella fue gracias a un libro más bien malo, pero que en mi opinión supuso todo un hito por su carácter pionero, 300 medicamentos para superarse física, sexual e intelectualmente (2). Decía sobre la sulbutiamina: “Medicamento remarcable, es una molécula original de acción rápida sobre la fatiga. Mejora la memoria y la coordinación motrices, estimulando la memoria. Se posee mucha información sobre este producto, que ha sido objeto de experimentos muy serios. Se concentra fuerte y selectivamente en las células nerviosas, activa el metabolismo cerebral, aumenta la euforia y facilita el aprendizaje”. Antonio de Senillosa (3), político y profesor de economía que presentó y prologó el libro, decía: “Vivimos en la época de la información y quien está informado de sí mismo y de lo que sucede alrededor suyo, se conoce mucho mejor que médico alguno. Cuando un amigo galeno me recomienda una aspirina, yo me sonrío y no la tomo aunque me maten, pues me sienta fatal y me provoca ardor de estómago. En cambio, nadie me ha recetado sulbutiamina, un dopante o estimulante muscular y cerebral prodigioso que facilita mi poder de concentración y elimina mi fatiga. Bendito sea”.

Generalidades - ¿Qué es la sulbutiamina?

La sulbutiamina es una sustancia derivada de la tiamina (vitamina B1), pero con efectos más marcados. Actúa sobre los centros cerebrales del despertar, aumenta la resistencia a la fatiga física e intelectual y potencia la memoria. Es neurotropa, igual que la tiamina, ya que interviene en el metabolismo de las neuronas.

Los prospectos de las marcas que comercializan este fármaco lo recomiendan para combatir la astenia, la apatía, los estados depresivos, ciertos trastornos de la memoria y psicosomáticos, y la deficiencia intelectual. En niños, está indicado en casos de inestabilidad, alteraciones de la atención y del comportamiento, y para la psicoastenia. Sus efectos son un mejor estado de ánimo, casi eufórico en algunos casos, pero sin llegar a episodios maníacos u obsesivos. Podríamos comparar su acción con la de un café bien cargado, pero sin sus efectos secundarios (nerviosismo, ansiedad), y con la duración de un día completo.

Como ocurre con todos los productos de este tipo, la administración ha de ser continuada, durante un largo periodo de tiempo, para notar efectos plenos. No se debe tomar después del mediodía porque podría dificultar el sueño.

Los detalles – Historia y características de la sulbutiamina

La sulbutiamina fue descubierta cuando se intentaba conseguir derivados de la tiamina (vitamina B1) más útiles que ésta, al suponer que un incremento en su grado de lipofilia (afinidad por las grasas) daría como resultado unas mejores propiedades farmacocinéticas. La tiamina es hidrosoluble, como todas las vitaminas del complejo B y la vitamina C; por ello no se acumula en los tejidos grasos y el cuerpo la excreta muy rápidamente. Puesto que la sulbutiamina —a pesar de conservar las propiedades de la tiamina— es lipofílica, resulta más útil que esta última.

Hasta bien entrado el siglo XX, en los países asiáticos en los que el arroz era uno de los pocos alimentos que comían sus habitantes, el beriberi era una enfermedad deficitaria de gran prevalencia. Al no ingerir alimentos con vitamina B1, y quitar además la cáscara al arroz, sufrían deficiencias de esta vitamina. El oficial médico japonés Takaki Kanehiro fue quien descubrió la relación entre la dieta y esta enfermedad mediante ensayos que realizó en marinos en los años 1883 y 1884. Diez años más tarde, Christiaan Eijkman, fisiólogo holandés, confirmó el origen dietético de la enfermedad e identificó la tiamina, por lo que recibió el Premio Nobel de Medicina en 1929.

En Japón, el asunto fue considerado tan importante que se formó un comité de investigación para esta vitamina, con el objetivo de investigar sus características y obtener derivados más potentes. El primer derivado lipofílico que se descubrió fue la alitiamina, en 1951. Después se sintetizaron otros derivados con mejores propiedades farmacocinéticas, uno de los cuales fue la sulbutiamina. No se sabe muy bien la fecha exacta en que fue descubierta, pero la primera referencia conocida es de 1973. Para resumir su utilidad, baste con decir que supera con mucho la mala biodisponibilidad oral de la tiamina gracias a su alto grado de lipofilia, como ya hemos comentado.

Mecanismo de acción y aplicaciones

No se conoce exactamente el mecanismo de acción de la sulbutiamina, pero parece que sus acciones en el cerebro tienen lugar principalmente en zonas y mediante neurotransmisores relacionados con el arousal (4), la atención, la motivación y la memoria. Se absorbe rápidamente en la sangre, y su concentración máxima tiene lugar de una a dos horas después de su ingestión oral. Se distribuye rápidamente por todo el cuerpo y su vida media es de cinco horas. Su eficacia clínica no está completamente establecida, pero es el único producto que se sabe que cruza la barrera hematoencefálica y que muestra actividad selectiva en las zonas específicas del cerebro implicadas en la astenia. La astenia (del griego a = “no” y sthénos = “vigor”) es una sensación de fatiga, debilidad y falta de energía y motivación que acompaña a diversos trastornos orgánicos y que se manifiesta tanto en el ámbito físico como en el psicológico. En el mundo competitivo e individualista en que vivimos, sus principales causas son el estrés y la depresión. En cuanto a los síntomas más visibles, en el plano físico hay una continua sensación de cansancio; en el psíquico se detecta una disminución de facultades intelectuales como la memoria y la atención. Pasando a un ámbito ya patológico, pueden surgir trastornos de la personalidad, ansiedad, falta de deseo sexual y disfunción eréctil (impotencia).

La astenia

Varios estudios han demostrado que la sulbutiamina alivia los síntomas de la astenia (5). El sistema activador reticular es la parte del cerebro humano encargada del arousal y la motivación. Un aumento en su actividad implica un mayor estado de alerta y energía. La sulbutiamina se une selectivamente a la zona excitatoria del sistema reticular e incrementa la densidad de los receptores de acetilcolina. Así eleva el nivel fisiológico de este sistema y disminuye los síntomas de la astenia, lo que a su vez reduce la fatiga, aumenta la concentración y mejora el estado de ánimo.

En otro estudio (6) se usó sulbutiamina para tratar cuarenta pacientes con síndrome psicovegetativo y astenia. Antes del tratamiento, los pacientes tenían apariencia asténica, trastornos de ansiedad, trastornos del sistema autónomo importantes, depresión leve y disminución de la capacidad de trabajo, de la atención y de la memoria. Se les administró cuatrocientos miligramos de sulbutiamina diarios, durante veintiocho días. Después del tratamiento, los trastornos asténicos y del sistema autónomo se redujeron considerablemente, junto con una mejora de los índices psicométricos y neurofisiológicos. Se detectó una eficacia elevada del tratamiento en un 75% de los pacientes y una eficacia moderada en el 25%. Los pacientes toleraron bien el fármaco.

Mejora del rendimiento intelectual

En los estudiantes es muy común la fatiga física e intelectual, especialmente en períodos de gran esfuerzo, como por ejemplo en épocas de exámenes. El estrés que les genera esta situación puede causar síntomas asténicos como laxitud generalizada, cansancio, menor capacidad de concentración y memoria, así como trastornos del sueño. La sulbutiamina, al combatir los síntomas de la astenia, mejora el rendimiento intelectual, tal como mostró un estudio ya antiguo (7).

Efectos sobre la memoria

Ya hemos mencionado los efectos de la sulbutiamina relacionados con los neurotransmisores. Ahora añadimos que su potenciación de la transmisión colinérgica, dopaminérgica y glutamatérgica puede mejorar la memoria. En un estudio con ratones, la administración del fármaco mejoraba sus resultados en pruebas de condicionamiento operante y en tests de reconocimiento de objetos (8).

También ha demostrado facilitar las actividades cotidianas en pacientes de Alzheimer, durante las primeras fases de la enfermedad, al administrarse junto con un inhibidor de la acetilcolinesterasa (enzima que destruye la acetilcolina liberada). En un estudio aleatorizado doble ciego con afectados por esta enfermedad, la combinación de sulbutiamina y donepezil (medicamento para tratar el Alzheimer) mejoró la memoria episódica y las actividades cotidianas en mayor medida que la combinación de donepezil y un placebo (9).

Disfunción eréctil (impotencia masculina)

La sulbutiamina también ha mostrado efectos prometedores en hombres con disfunción eréctil de origen psicógeno. En varios estudios, los pacientes recibieron sulbutiamina y la mayoría solucionó su problema de forma total o parcial (10).

Disponibilidad

Su presentación común es en comprimidos, la forma en que se comercializa en España y los países latinoamericanos. Cada comprimido contiene doscientos miligramos. En España se vende en farmacias a un precio muy económico, bajo dos nombres de marca que no vamos a citar aquí para no hacer publicidad de medicamentos, pero que pueden localizarse fácilmente en algún vademécum médico de Internet. Tampoco vamos a mencionar dosis para que no pueda decirse que recomendamos la toma de medicamentos; el lector podrá consultarlas en los prospectos.

Posibles efectos adversos

Debemos tener en cuenta que cualquier sustancia, por suave que sea, puede tener efectos secundarios. Se desaconseja el uso de sulbutiamina en personas que padezcan ansiedad y/o insomnio, y en individuos de temperamento nervioso. Cuando aparecen efectos adversos, los más frecuentes son las alergias cutáneas y la agitación, que desaparecen al abandonar su uso.

Conclusiones

La sulbutiamina es un estimulante suave que puede ser útil para combatir el cansancio causado por las agotadoras tareas cotidianas, así como en casos de astenia. Su capacidad de aportar energía y reducir la fatiga hace que sea un buen suplemento para los deportistas cuando desean mejorar su rendimiento. Su acción antiasténica, junto con sus posibles propiedades nootrópicas, la convierten en una sustancia interesante para los estudiantes y todas las personas que realicen algún tipo de trabajo intelectual. Además, como hemos mencionado, se ha utilizado con éxito para tratar la impotencia masculina.

Referencias

(1) Aunque pueda quedar un poco feo autocitarse, allá va, con permiso del lector: Ruiz Franco, J. C., Drogas Inteligentes. Editorial Paidotribo. Hay disponibles artículos sobre el tema en http://www.drogasinteligentes.com.

(2) Anónimo, 300 medicamentos para superarse física, sexual e intelectualmente. Dictext, 1989.

(3) Antonio de Senillosa fue famoso durante algún tiempo, a finales de los años ochenta y comienzo de los noventa, por su condición de tertuliano en programas de radio y televisión.

(4) El arousal es un constructo hipotético (un concepto, no una entidad real) que indica el grado de activación fisiológica y psicológica.

(5) Van Reeth, Olivier, “Pharmacologic and Therapeutic features of Sulbutiamine”. Drugs of Today, 1999, 35 (3): 187-192.

(6) Vein, A. M. y otros, “Use of enerion in psychovegetative syndrome with pronounced asthenia”. Zh Nevrol Psikhiatr Im S S Korsakova, 2003;103(10):36-9.

(7) Acuna, V. “The use of sulbutiamine in a group of university students presenting with a psychosomatic fatigue syndrome”. Gaz Med France. 1985;92:1-3.

(8) Micheau J. y otros, “Chronic administration of sulbutiamine improves long term memory formation in mice: possible cholinergic mediation”. Pharmacol Biochem Behav. 1985 Aug;23(2):195-8.

(9) Ollat H y otros, “Effects of the association of sulbutiamine with an acetylcholinesterase inhibitor in early stage and moderate Alzheimer disease”. Encephale. 2007 Mar-Apr;33(2):211-5.

(10) Por ejemplo, Dmitriev D.G. y otros. “Clinical efficacy of the drug enerion (sulbutiamine) in the treatment of patients with psychogenic (functional) erectile dysfunction”. Urologia 2005 1 (1): 32–5.

Advertencia: El propósito de este artículo es ofrecer información sobre una sustancia legal y disponible en establecimientos, sin recomendar su uso. Tan sólo citamos principios activos, no marcas concretas, para evitar hacer publicidad de fármacos. Antes de consumir cualquier medicamento, consulte a su médico.

 

Los peligros ocultos y las mentiras de los tratamientos fitosanitarios (II)

Los plaguicidas, biocidas o pesticidas (termino éste último acuñado únicamente en España) son sustancias o mezclas de sustancias utilizadas para controlar poblaciones de seres vivos que según su biología se consideran plagas (insectos, malas hierbas, pájaros, roedores, limacos, peces, nemátodos y microbios que compiten con los humanos para sobrevivir y para ello provocan daños en sus propiedades, propagan enfermedades, disminuyen las producciones de las cosechas, etc…).

Por Víctor Bataller Gómez (TRABE)

La aparición de plaguicidas se remonta a principios del siglo XIX cuando se comienzan a utilizar productos naturales como el azufre, el cobre, el arsénico, las piretrinas, las nicotinas,… Pero el momento clave en la historia de los plaguicidas llegaría cuando en 1939 el químico suizo Paul Hermann Müller (1899-1965) descubre las propiedades insecticidas del dicloro-difenil-tricloroetano (DDT), un insecticida usado en el control de la malaria, fiebre amarilla y muchas otras infecciones causadas por insectos vectores. Gracias a éste descubrimiento se le concedió el Premio Nobel de Medicina en 1948 por “demostrar la eficiencia del DDT como un veneno de contacto contra muchos artrópodos". Fue la primera vez que el Premio Nobel de Medicina se le otorgaba a una persona que no era médico. A partir de esa fecha éste compuesto se utilizó para la eliminación de algunos parásitos como el piojo que transmitía el tifo, originándose a partir de ese momento la industria de los plaguicidas organosintéticos, siendo los primeros los conocidos como organoclorados al cual pertenecía el DDT.

El uso intensivo de estos productos comenzó a producir enormes problemas en el medio ambiente y en la salud humana, hasta tal punto que, por ejemplo, el DDT se prohibió en Estados Unidos en 1972. En España se está utilizando actualmente para fabricar otro insecticida, el Dicofol que si está permitido; de hecho España es uno de los cinco países en todo el mundo que actualmente sigue utilizando DDT y que incluso se vierte al río Cinca (Huesca). España firmó el Tratado de Estocolmo en donde se compromete a no emplear DDT. La mentira que había sobre todo éste tipo de productos quedó al descubierto cuando se publicó en 1962 el libro “Primavera Silenciosa” de la divulgadora estadounidense Rachel Carson (1907-1964). En éste libro cuenta como observó que las puestas de huevos de las aves que habitaban en zonas de aplicación de DDT no tenían una cáscara lo suficientemente dura para soportar su deposición en el nido y que tras numerosas investigaciones descubrieron que el DDT impedía la asimilación de calcio por parte de las aves y esto influía directamente en sus huevos.

Estos componentes producen sensibilidad a la toxicidad, mutaciones y tumores en el ser humano, por lo que pronto fueron sustituidos por otros plaguicidas "menos tóxicos" como los carbamatos y los organofosforados. Durante la década de los ochenta la aplicación masiva de plaguicidas fue considerada como una revolución para la agricultura, la denominada Revolución Verde. Eran relativamente económicos y altamente efectivo. Según sus defensores garantizaban abastecimiento alimentario para la población mundial. Su aplicación llegó a ser una práctica común como medida preventiva aun sin ningún ataque visible. Desde entonces, la experiencia ha demostrado que este método no sólo perjudica el medio ambiente, sino que a la larga es también ineficaz. Donde se han utilizado los plaguicidas de manera indiscriminada, las especies de las plagas se han vuelto resistentes y difíciles o imposibles de controlar, y además han surgido nuevas plagas agrícolas. La realidad es que tras décadas de “Revolución Verde” el 80% de los recursos mundiales se los disfrutan sólo un 20% de la población mundial y el 80% restante apenas tiene recursos para al menos poder sobrevivir. Por otro lado los monopolios de las grandes multinacionales farmacéuticas ya están llegando incluso a la disponibilidad de semillas.

Según su uso los plaguicidas se clasifican de la siguiente forma:

Plaguicidas fitosanitarios: para controlar plagas y enfermedades en los vegetales o para controlar las malas hierbas.

Plaguicidas de uso ganadero: tanto para usar sobre los animales como en su entorno (desparasitadores sobre todo).

Plaguicidas para la industria alimentaria: destinados en la conservación de cereales (trigo, cebada,…) o de tubérculos (patatas, cebollas,…).

Plaguicidas de uso ambiental: destinados para locales públicos o privados, entornos naturales,...

Plaguicidas para la higiene personal: aplicación directamente sobre las personas.

Plaguicidas domésticos: utilizados por personas no cualificadas en sus viviendas.

Según su acción pueden ser insecticidas, acaricidas, fungicidas (para el control de hongos causantes de enfermedades), desinfectantes bactericidas, herbicidas, fitorreguladores y productos afines (control del crecimiento, estimuladores fisiológicos,…), rodenticidas (control de roedores), productos para la post-cosecha, protectores de la madera, anti limacos (contra caracoles y babosas), etc.…

Según el sistema de aplicación pueden ser gases o gases licuados, fumigantes o aerosoles, polvos (diámetro inferior a 50 µm), sólidos, líquidos, cebos o tabletas.

Según su grado de peligrosidad para las personas y el medio ambiente se clasifican en:

De baja peligrosidad: los que no entrañan riesgos.

Tóxicos: los que por inhalación, ingestión o contacto tienen riesgos de cierta gravedad.

Nocivos: los que puedan entrañar riesgos graves, agudos o crónicos, e incluso la muerte.

Muy tóxicos: los que por inhalación, ingestión o penetración cutánea puedan entrañar riesgos extremadamente graves, agudos o crónicos, e incluso la muerte.

Ésta clasificación toxicológica se realiza atendiendo básicamente a su toxicidad aguda, expresada en DL50 (cantidad de materia activa que puede matar al 50% de la población ensayada por vía oral o dérmica para la rata), o en LC 50 (concentración de tóxico que es capaz de matar al 50% de los organismos vivos por vía respiratoria para la rata). El uso de éstos formulados genera graves problemas para el medio ambiente. Más del 98% de los insecticidas fumigados y del 95% de los herbicidas llegan a un destino diferente del que en un principio se necesitaba (aire, agua y alimentos). La deriva de pesticidas ocurre cuando las partículas de pesticidas suspendidas en el aire o disueltas en el agua son llevadas por el viento a otras áreas, pudiendo llegar a contaminarlas. Los pesticidas son una de las causas principales de la contaminación del agua y ciertos pesticidas son contaminantes orgánicos persistentes que contribuyen a la contaminación atmosférica. El uso de plaguicidas reduce la biodiversidad, reduce la fijación de nitrógeno, []contribuye al descenso de la polinización, []destruye hábitats y amenaza a especies en peligro de extinción.[]

Pero la clasificación más importante en la que vamos a centrar principalmente nuestro análisis de los plaguicidas de síntesis es la que viene determinada según su composición química.

 

Organoclorados.

Fue el primer tipo de plaguicidas que se sintetizó a partir de productos orgánicos. Son compuestos orgánicos con cloro u otro halógeno en su molécula y con una elevada toxicidad para insectos, gran persistencia y acumulativos. Los organoclorados tienen la característica de acumularse en las grasas animales por lo que aunque se ingieran dosis ínfimas diarias al cabo del tiempo se convierten en dosis tóxicas o incluso nocivas. Ataca directamente al sistema nervioso provocando parálisis y la muerte. Aunque su toxicidad es baja para los mamíferos su gran persistencia y capacidad acumulativa lo convierte en una gran amenaza para los mamíferos El más famoso es el DDT que ha sido usado fumigando las paredes de las casas para combatir la malaria desde la década de 1950. Pero a partir de algunos estudios recientes se ha relacionado la exposición a éste producto durante la pubertad con la aparición de cáncer de mama.[] También puede ocurrir envenenamiento por DDT y otros compuesto clorados cuando entran en la cadena alimentaria.

Otros organoclorados muy utilizados son el Metoxicloro, Lindano, HCH, Aldrin, Dieldrin, Eldrin y los Terpenos clorados.

Organofosforados.

Son esteres derivados del ácido fosfórico. Son menos persistentes y acumulativos pero más tóxicos para los mamíferos que los organoclorados. Inhiben la acetilcolinesterasa, una enzima que hidroliza la acetilcolina. Cuando se produce el impulso nervioso al no existir ésta hidrólisis hay una estimulación permanente que da lugar a la muerte por asfixia. Los más famosos son el Parathion, Diazinon o Metilclorpirifos

Carbamatos

Son esteres del ácido carbámico. Su toxicidad, persistencia y acumulación están a mitad de camino entre los organoclorados y los organofosforados. Actúan igual que los organofosforados inhibiendo la acetilcolinesterasa. De entre los más conocidos están el Carbaryl, Metiocarb, Carbofuran y Carbosulfan.

            Piretroides

            Son sustancias de síntesis muy similares a las piretrinas naturales(tales como el expelex, etc.) Actúa sobre el sistema nervioso central provocando parálisis e hiperexitación, perdida de coordinación y convulsiones. Todo esto se produce por vía electrofisiológica, despolarizando la membrana de la célula. Los más famosos son la Permetrina, Cypermetrina y Deltametrina

INSECTICIDAS MINERALES MINERALES Compuestos arsenicales
Compuestos fluorados
Azufre
Derivados del selenio
ORGANICOS DE SINTESIS Organofosforados
Organoclorados
Carbamatos
A BASE DE ACEITES MINERALES Aceites antracénicos
Aceites de petróleo
DE ORIGEN VEGETAL Nicotina
Piretrina
Rotenona
HERBICIDAS MINERALES Sales de NH4+, Ca++, Cu++, Fe+++, Mg++, K+, Na+, en forma de sulfatos, nitratos, cloruros, cloratos.
ORGANICOS Fitohormonas
Derivados de la urea
Triazinas y Diazinas
Derivados de los fenil sustituidos y las quinoxalinas
Derivados de la oxiquinoleína
Derivados de las tiadizinas y tiadiazoles
OTROS Parquat
Diquat
Piclorame
FUNGUICIDAS MINERALES Sales de cobre
Compuestos arsenicales
Aceites minerales
ORGANOMETALICOS Derivados órganomercuriales
ORGANICOS Carbamatos y ditiocarbamatos
Derivados del benceno
Amicidas
Benzonitrilos
RODENTICIDAS Derivados cumarínicos Warfarinas
Sales de talio
Inorgánicos

Problemas ocasionados por los plaguicidas

Resistencia genética: casi todos los productos de síntesis actúan a nivel de flancos genéticos, alterando un factor muy concreto de la biología del insecto. Al ser organismos muy simples genéticamente tienen gran facilidad para mutar y protegerse de ése ataque. Como en los insectos las generaciones se suceden unas a otras con rapidez y el tamaño de las poblaciones es muy grande, la resistencia genética se extiende en unos pocos años

Alteraciones en el ecosistema: otro de los principales problemas asociados al uso de pesticidas es el que estos matan no solo a la plaga, sino también a otros insectos beneficiosos como abejas, mariquitas y otros organismos. De esta forma pueden hacer desaparecer a los enemigos naturales de la plaga o provocar que estos se trasladen a otros lugares porque ya no encuentran alimento en ese campo y, después de un breve periodo, la población de la plaga rebrota y además en mayor cantidad que antes al no tener enemigos naturales.

Provocar la aparición de nuevas plagas: las alteraciones en el ecosistema citadas han provocado, en algunas ocasiones, que organismos que hasta ese momento no eran plagas, al desaparecer otras especies que mantenían controlado su número, se hayan convertido en nuevas plagas.

Acumulación en la cadena trófica (Bioacumulación): ya hemos visto que algunos plaguicidas tienen estructuras químicas muy estables y tardan años en. En las zonas en las que se aplican estas sustancias las concentraciones del insecticida son cada vez mayores y aunque haya pasado tiempo desde la última aplicación el producto seguirá presente. Son poco solubles en agua y tienden a acumularse en los tejidos grasos. Cuando unos animales van siendo comidos por otros el pesticida se va acumulando en mayores proporciones en los tramos finales de la cadena trófica. Es el caso de la contaminación por mercurio provocada sobre todo por las industrias fabricantes de productos químicos que vierten a los ríos y que si bien no supone la muerte a los peces, para los seres humanos al ingerir peces de aguas contaminadas de mercurio si alcanza niveles de toxicidad muy elevados

Contaminación del medio ambiente: no solo afecta al lugar en el que se han depositado sino que se dispersan a través del agua, del suelo y del aire, a veces a grandes distancias.

Riesgos para la salud humana: si el contacto es a altas concentraciones puede producirse la muerte, pero con dosis bajas durante largos períodos de tiempo también pueden provocar enfermedades. La mayoría de envenamientos se produce en agricultores u otras personas que trabajan en contacto con los plaguicidas, pero todos estamos expuestos diariamente al contacto y a la ingestión de pequeñísimas cantidades de plaguicidas y otros productos artificiales, y ya se habla de disminución de la fertilidad, aumento en el número de cánceres, malformaciones congénitas, etc.

Tratamientos Bio-ecológicos SA

 

Los peligros ocultos y las mentiras de los tratamientos fitosanitarios (I)

A todos nosotros se nos plantea un dilema cuando nos dirigimos a una frutería y vemos los pomos, los cítricos, las frutas tropicales... con unos brillos y una calidad visual que parecen emular la perfección de la naturaleza, incluso se puede escuchar algún comentario por parte de los clientes como “parecen de plástico” o “mira como brillan, parecen de mentira”. Pero por otro lado una fruta con indicios de haber sido atacada por una plaga de insectos o por una enfermedad y que presenta quemaduras por rozaduras o un color no homogéneo, nos hace figurar que sus características organolépticas no son buenas o incluso que nosotros no nos merecemos un artículo de tan mala calidad. Realmente la expresión “comemos por los ojos” tiene toda su vigencia entre los consumidores de hoy en día, pero hay que recordar otra que a mi modo de ver tiene toda la validez también: “las apariencias engañan”.

Por Víctor Bataller Gómez (TRABE)

             Pero, ¿por qué ocurre esto en una sociedad como la nuestra que para la gran mayoría de los sociólogos destaca por ser la SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN? Algunos pueden llegar a pensar que todo esto es fruto de la ignorancia o por el exceso de comodidad, pero yo me inclino más por pensar que todo es como consecuencia de la SOCIEDAD DE CONSUMO. Hace bastantes años me encontraba trabajando en un stand de una feria de promoción del medio rural. En ese stand se ofertaban productos fitosanitarios respetuosos con el medio ambiente, semillas ecológicas y todo aquello necesario para poder realizar unas prácticas alternativas a la agricultura convencional. En una ocasión se acerco una familia que podríamos definir como familia tipo o típica: una madre, un padre, una niña de unos 12 años y un chico rozando ya la mayoría de edad legal. La niña portaba ropa única y exclusivamente de marca que intentaba emular alguna de esas muñecas con gran presencia en los minutos publicitarios de televisión. El joven igual, todo ropa de marca, con el añadido de un casco de moto colgando del brazo que bien podría haberse quedado en su “caballo de dos ruedas”, pero portándolo dejaba claro su sello de propiedad y de identidad al resto de personas. Primero, desde la distancia, todos echaron una ojeada al stand con una expresión poco clara en su cara porque unas gafas de sol en ambos congéneres, ambas de marca por si alguien lo dudaba, no dejaban entrever los rasgos de la mirada. El padre fue el que dio el primer paso y comenzó a ojear la información de los productos, incluso cogió alguno en su mano y le dedicó una lectura más detallada. El resto de la familia se mantenía detrás de él a la espera de retomar la marcha. Yo me dirigí a él y le mostré mi predisposición a informarle. Fue entonces cuando el padre habló: “esto de los productos biológicos está bien pero yo no puedo permitírmelo, no se puede pagar por un kilo de tomates tres euros”. Yo en ese momento no sabía si involucrarme en una respuesta o no, dado que creía que en cierto modo ese hombre tenía razón, pero yo le seguí en la discusión:

 -         Yo: ¿Cuánto es el presupuesto mensual de su familia para productos frescos como verduras o frutas?.

-         Padre: Pues no lo sé – mira un momento a su mujer y mientras ella le acompaña con su mirada tras las gafas dice – unos cien euros mas o menos, ¿no? – la mujer le afirma y él se reitera – sí, eso, cien euros.

-         Yo: ¿Si comprase esas frutas y verduras ecológicas su presupuesto subiría a cuánto?.

-         Padre: Pues por lo menos el doble más.

-         Yo: ¿Usted cree que se gastaría en un año 1200 euros más en frutas y verduras si éstas fueran ecológicas?.

-         Padre: Pues sí – respondió con claridad.

-         Yo: Ya ha comprado éste tipo de productos y le han cobrado el doble en comparación con los que habitualmente encuentra en su mercado.

-         Padre: Bueno... yo no los compro, pero un amigo mío vende verdura ecológica y cobra la lechuga a un euro. - Entonces es cuando le hice ver el error que cometía.

-         Yo: Si vende una lechuga a un euro es porque hay gente que está dispuesta a pagar ese dinero por una verdura natural, libre de sustancias nocivas y que para su obtención ha respetado la limpieza de las aguas, el suelo y el aire. En cambio usted eso no lo toma en consideración, solo se preocupa de ahorrarse 1200 euros anuales.- Él me responde algo ofuscado

-         Padre: No todo el mundo puede permitirse el lujo ese. Tú seguro que no tienes hijos que alimentar pero yo me debo preocupar por sacar los míos adelante.

-         Yo: Pero en cambio si le compra una moto a su hijo y le hace realidad los deseos a su hija de vestir como un personaje imaginario al cual jamás podrá parecerse. Usted sí se puede permitir el lujo de pagarle a sus hijos no sólo una alimentación de calidad sino que además puede enseñarles una conciencia por los valores naturales que si les va a ser útil en su vida.

             En ésta conversación se resume todo lo que en los sucesivos capítulos vamos a plantear: la realidad virtual a la que estamos sometidos. No les damos el verdadero valor a las cosas ni establecemos las preferencias en la dirección más adecuada.

             Cuando hablamos de Producción Agraria Alternativa estamos hablando del compromiso de unos pocos hacia la inmensa mayoría del resto y si según la normativa europea “el que contamina paga”, podemos valorar más positivamente la labor del productor ecológico. No es lo mismo un agricultor que se levanta todas las mañanas pensando en cómo producir más que otro agricultor que sólo piensa en no contaminar el medio ambiente y sus productos, que es lo que nos va llegar a nuestras mesas. Incluso podemos comprobar en todos los mercadillos de nuestros pueblos y ciudades y en las asociaciones o grupos de consumo responsable, que la diferencia de precios con productos convencionales en ningún momento se ajusta con la creencia de que este tipo de producción alternativa encarece nuestra cesta de la compra; los verdaderos responsables del encarecimiento de nuestros alimentos son las cadenas de distribución e intermediarios que se quedan con el 85% de media de los beneficios en la venta.

             Por otro lado es cierto que con las nuevas normativas a nivel europeo muchos de los productos extremadamente tóxicos han desaparecido y se han endurecido las medidas para que se respete el medio natural, pero sigue habiendo productos venenosos que se siguen empleando para diseñar nuestra dieta, los gastos energéticos para la fabricación de éstos productos químicos es una factura demasiado pesada para nuestro planeta, y las exclusividades tanto en semillas como fitosanitarios están convirtiendo a las farmacéuticas en las grandes dueñas junto con los bancos de nuestras libertades. Todo esto, por cierto, con la complicidad de algunos gobiernos y entre ellos el de España: a partir de octubre del 2003 todos los productos que conocemos como abonos y/o fertilizantes vienen regulados en el Reglamento CE 2003/2003 excepto los orgánicos y los organominerales. Europa fijó normas y usos en su reglamento para todos los productos minerales y dejó abierta la puerta de los orgánicos y a las mezclas de orgánicos con minerales porque su fabricación y uso depende mucho de cada país y de aquellas materias primas de las que disponga: restos de industrias conserveras y de transformación de los alimentos, lodos de la producción industrial, subproductos de las centrales energéticas de biomasa, etc... Hasta ese momento la normativa de los productos fertilizantes orgánicos, minerales y mezclas entre ellos, venía determinada por el Real Decreto 72/1988 que fue una adaptación a la normativa europea cuando España entró en la CEE y posteriormente en R.D. 877/1991 en donde se dice en su artículo 3º, apartado 2: “Fertilizante o abono orgánico.-El que, procediendo de residuos animales o vegetales, contenga los porcentajes mínimos de materia orgánica y elementos nutritivos que para ellos se determinen en las listas de productos que sean publicadas por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación”.

             Todos los productos ecológicos que tuvieran un uso fertilizante o fitosanitario podían registrarse en el ministerio y comercializarse sólo como abono, porque gracias a su origen orgánico sus analíticas acreditaban que daban los niveles mínimos requeridos de materia orgánica y gracias a su inocuidad para el ser humano y medio ambiente no requerían de los controles de toxicidad que son necesarios para el registro de productos fitosanitarios. Pero con el nuevo reglamento comunitario los países cierran esa posibilidad y la producción agrícola ecológica recibe un fuerte golpe porque muchos de los productos que empleaban ya no se pueden usar. Y es que la posibilidad de que los productos ecológicos puedan ser registrado como fitosanitario es poco viable porque los costes económicos son elevadísimos y sólo se lo pueden permitir las grandes empresas químicas que apuestan por productos de síntesis cuya materia activa y proceso de fabricación pueden patentar en exclusividad. Esto es imposible con productos de origen natural, no se puede patentar nada que provenga de la naturaleza y no esté alterado. Un ejemplo de lo que planteo: en la década de los noventa la firma Novartis comercializaba un producto llamado Vertimec cuya materia activa se denomina “Abamectina” un potente adulticida para araña roja. Durante el tiempo que disfrutó de la patente industrial llegó a superar las 50.000 pesetas de precio para el agricultor en aquella época. Con la finalización de la patente y la entrada en el mercado de productos similares, por no decir idénticos, hasta hace un año apenas los precios no superaban los 10 euros, treinta veces menos.

             Ante esta nueva situación los países europeos adoptan estrategias distintas y la de España es de las peores. En todos éstos años sólo han sacado una comunicación, APA 147/2007, en donde sólo es necesario remitir una información técnica más o menos detallada del producto, pagar las tasas como fitosanitario y esperar a que te respondan; no se adjunta un anexo donde al menos se pueda consultar, como en la normativa de abonos y fertilizantes, una lista de aquellos productos que sirvan para el control de plagas y enfermedades y sean inocuos para la vida útil y el medio natural. Es decir, para cerrar la puerta de entrada como abono hicieron la ley casi perfecta en poco menos de dos años y para regularizar un sector necesario como la producción de insumos en la producción ecológica ya vamos para ocho años. Mientras tanto el sector sufre un parón considerable y entra en una incertidumbre preocupante.

             La realidad del sector productivo ecológico en España está muy alejada del trato denigrante que la administración le ha dado, sobre todo con la ministra Elena Espinosa. ¿Cuál es esa realidad?. Tal y como se desprende de los resultados presentados en mayo de 2010 por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, realizados en base a los datos facilitados por las autoridades competentes de las distintas Comunidades Autónomas, la superficie dedicada a la agricultura ecológica en España es de 1.602.870 hectáreas (superficie similar a la provincia de Guipúzcoa) y el número de operadores alcanza los 27627. Según datos del Eurostat publicados en 2008, España es el primer productor europeo en Agricultura Ecológica, concentrándose en su territorio el 20 % del total de la superficie, y genera un montante económico anual de 250 millones de pesetas. A todas luces éstos datos ponen a las claras que éste sector necesita una regularización más seria y acorde con sus necesidades.

             En frente, el sector de la industria química y farmacéutica, que ha visto en éste tipo de producción una competencia clara y hace lo posible para que no pueda desarrollarse con todas las garantía necesarias, y los estados les conceden ese deseo. En España el sector fitosanitario tuvo unos ingresos según AEPLA en 2009 de 600 millones de euros, en Europa de más de ocho billones de euros y en todo el mundo superó los 40 billones de euros. Está claro porque los gobiernos bailan al compás que le marcan las grandes multinacionales que han conseguido quedarse con el monopolio de toda esta producción mundial.

             La mentalidad reduccionista de nuestros políticos no les permite ver que todo ese dinero se consigue gracias a que estamos pagando una factura más elevada a nuestro planeta, por lo que todos nosotros pagamos un déficit que le permite a los socios de las grandes multinacionales ver aumentadas sus cuentas corrientes.

             A lo largo de una serie de capítulos iremos viendo y demostrando todo lo referente a la situación real de nuestra naturaleza y de nuestra dieta y como se ha influido, se está influyendo y se seguirá determinando nuestro razonamiento en favor de los intereses de unos pocos, sin darnos cuenta que los errores que cometamos ahora no se podrán subsanar y que el daño cometido no se podrá corregir. Por lo tanto es muy importante que paremos éste desastre que nos está llevando a la deriva.

Tratamientos Bio-ecológicos SA

 

Sintetizar LSD a partir de cerveza Foster’s.

Se dice, se cuenta, se comenta que con unas latas de cerveza Foster’s, un poco de leche desnatada, un olla, un barril, un remo y bla, bla, bla, se puede sintetizar LSD en casita en cantidades industriales. ¿Será verdad? ¿Será mentira? ¿Qué será... será? Sigan ustedes leyendo y, muy pronto, lo sabrán.

Por Eduardo Hidalgo

Lo dicho: unas cuantas birritas, leche, un poco de esto, otro poco de lo otro, y hasta el más tonto de la clase tendrá millones de dosis de LSD casero, exquisito, tirado de precio… Y tú, y yo, y nosotros… unos mákinas, unos kies de toda la vida, unos auténticos veteranos en estas lides… pagándolo durante décadas a mil pelas o a 5 y diez pavos el secante… ¡Vaya pringaos! Está más que claro: nos hemos quedado atrás, hemos perdido el tren. Y la culpa es nuestra, por no tener una cuenta en Facebook, por no estar registrados en Foro-Coches, por no leer el blog de fulanito de tal o de menganito de cual, y por comprarnos, en su lugar, las versiones originales y en papel de textos de cantamañanas –como, por ejemplo, los Shulgin- a los que no los entiende ni su putísima madre, químicos puros y duros, de la cabeza a los pies, es decir: ignorantes con carrera que no son capaces de resultar inteligibles para otros que no sean sus colegas de Departamento, individuos que se empeñan en hacer difícil lo sencillo, sin otra motivación e interés que mantener su status y su poder… cuando la verdad es infinitamente más sencilla, y está ahí fuera, al alcance de cualquiera, a golpe de click o, como mucho, de doble-click… Veámoslo, si no:

Clic-click:

«LSD Cuidado!!!!: Este documento es propiedad de la Cibernetical Implantacion Force, todo lector debe saber ke el presente texto está escrito sólo con fines educativos. Tanto el autor komo la Cibernetical Implantacion Force reniega y declina cualquier responsabilidad civil o penal ke se deriven del uso y/o abuso del presente texto, así que después no me vengas lloriqueando diciéndome en el lío que te he metido,.....esta claro? Esta síntesis no requiere conocimientos de química ni productos raros, aquí vamos a exponer como hacer LSD desde la cocina de casa, y así os saldrá LSD rico, rico......como diría Arguiñano ;-) El LSD se deriva de los alcaloides del ergot, el cual se encuentra comúnmente en el lúpulo (con el que se hace la cerveza) y en el centeno. La cerveza Foster es una de las pocas que se hacen a partir del centeno y contiene pequeñas cantidades de ergot. No se si esta cerveza esta en el supermercado de la esquina de tu casa, si no esta busca otra que este hecha a partir del centeno y no de la cebada. Ni se te ocurra hacerlo con cerveza hecha a partir de cebada porque después de currartelo no te saldrá LSD. Pero, ¿se podría obtener el ergot de otra manera? Se podría obtener a través de la morning glory (una planta de la que no se su nombre en español), y de otras semillas que puedes pedir por correo a Hawai. Ahora bien, si lo que esperas es comprarlo en una tienda de productos químicos la verdad es que no se puede. Y si se pudiera no se debe. Un particular puede levantar sospechas comprando productos químicos que sean precursores de drogas. Seré mas claro, te pondré un ejemplo, la metilamina no es precursor de ninguna droga, pero es un compuesto de uso habitual en Sintesis de sustancias psicoactivas, así como en otras Sintesis "legales", bueno pues si te vas a una tienda a comprarla tendrás a la poli vigilándote. Bueno, compra 12 latas grandes de cerveza Foster (no te las bebas, son la materia prima,... :-D).

En una olla calienta la cerveza a fuego lento, esto es para evaporar el agua y concentrar el ergot. Hervir la birra te llevara 36 horas (inventa algún mecanismo o túrnate con tus colegas, al final te sobrara LSD para entripar hasta al gato). Ni se te ocurra acortar el tiempo de ebullición, en tu mano esta obtener LSD o quedarte sin nada. Pero, ¿se podría echar toda la cerveza de golpe y no tener que estar echándola durante 36 horas? La respuesta (y muy a mi pesar) es que no. El hecho de hervir la cerveza durante 36 horas no es solamente evaporarle el agua, sino también otras sustancias menos volátiles que también deben ser eliminadas. Ahora bien, también podrías preguntarte: Si en lugar de 12 latas de cerveza uso 6, ¿podría reducir el tiempo a la mitad, es decir a 18 horas? La verdad es que si y no, me explico: Si mantuvieses la ebullición durante 36 horas se podría descomponer tu producto ya que estaría demasiado tiempo en ausencia de agua, pero si lo mantienes 18 horas corres el riesgo de que no se evapore todo lo que hay que eliminar, así que un tiempo prudencial en este caso serian unas 24 horas. Cuando se te vaya evaporando la cerveza añade más, recuerda que tienes 12 latas. Al final de tanto hervir tienes los componentes esenciales de 12 birras en el fondo de la olla. Ahora tienes que neutralizar el pH de la disolución de ergotamina que es débilmente ácida, para esto hace falta una base débil. Leche desnatada es ideal para esto. Añade 1/4 de vaso se leche desnatada (no uses leche normal) y espera 30 minutos a que la reacción alcance el equilibrio. En este punto tienes una disolución de ergotamina con la que puedes seguir el proceso. Esta disolución debe ser de un color marrón cremoso. Pero, al echar la leche ¿Tiene que estar el fuego puesto? No, no tiene que estar al fuego. Como bien he dicho el fuego solo es para concentrar el ergot, no es necesario mantener una temperatura elevada para llevar a cabo una reacción ácido - base. Sin embargo, puede que no ocurra nada contrariante. Si os preguntáis el por qué de usar leche desnatada en lugar de leche normal es porque la leche normal tiene grasas que pueden interaccionar originado reacciones secundarias no deseadas. Ten cuidado porque la ergotamina es un VENENO MORTAL. X-P Lo siguiente es combinar lisina con la disolución de ergotamina. La lisina la puedes conseguir en cualquier herboristeria. Necesitas alrededor de 2 gramos de lisina (esto es 20 pastillas de 100 mg). Enfría la disolución de ergotamina hasta casi que se congele en tu frigorífico. Ahora muele las pastis de lisina con un mortero, con un molinillo de café o con lo que puedas hasta convertirlas en polvo y añádeselo a la disolución de ergotamina. Ahora ya tienes ácido lisérgico, que no es poco (muchos que yo sé se darían tortas por el). El ácido lisérgico es ilegal y solo se lo venden a los catedráticos firmando un papel que dice que solo lo usaran para experimentación..........juajuajua. Bueno, tú lo que quieres es LSD, que es la dietilamida del ácido lisérgico, así que lo único que tienes que hacer es etilar tu compuesto y luego amoniacarlo. ¿Suena difícil?.....¡Ahora veras que no! Simplemente añade alcohol etílico (del que venden en las farmacias) al ácido lisérgico. Un poco de alcohol puro es lo ideal. Añade un vaso de alcohol puro y a continuación, para eliminar los hidroxilos añade 6 vasos de peróxido de hidrogeno al 4% (también le llaman agua oxigenada y puedes comprarlo en la farmacia que hay al lado de tu casa). Ten cuidadín porque ahora tu compuesto es altamente volátil. Mantenlo lejos del fuego o te quemaras las pestañas! El último paso de la preparación es añadir 4 onzas de amoniaco puro (28.75gr) a la disolución y dejarlo reposar a una temperatura normal durante 3 días. Este tiempo de espera permite que tenga lugar una reacción lentísima. A alta temperatura esta reacción es más rápida pero te arriesgas a que se pierda el LSD porque se descompone. Al final de los tres días, ¡ya tienes LSD! Pero, ¿todo se hace en la misma olla? ¿Tiene que reposar abierto o cerrado? ¿En un lugar abierto como un patio puede ser? Todo se hace en una misma olla grande, hay sitio de sobra, pero después al añadir el agua debes usar un barril (coño, ¡son 90 litros!). El sitio ideal para dejar reposarlo es una habitación cerrada a oscuras porque el LSD se descompone con la luz, el calor y el oxigeno atmosférico. Se descompone lentamente pero mejor prevenir que curar....... El rendimiento esperado de LSD es 100 gr, ¡alrededor de un millón de dosis! Debes ser MUY, MUY cuidadoso en este punto, porque la disolución que tienes entre manos es extremadamente concentrada. Si te cae en las manos puede que te quedes entripado durante años! Ahora pon 90 litros de agua en un barril, vierte el LSD y agítalo con un remo largo. En este nivel de disolución 1/4 de vaso contiene unas 100 dosis. Te puedes servir a tus anchas con un cuentagotas (3 o 4 gotas por dosis de 50 microgramos, pero eso depende de lo que le guste a cada cual de vosotros). Para evitar tener que usar los 90 litros de un barril, ¿se podría hacer en proporción, es decir, si para 100 gr son 90 litros, para 1 gr sería 0,9 litros? Exactamente puedes usar esa ley de las proporciones. Pero el que sean dosis de 50 microgramos no es el indicativo de lo que se debe tomar. El mejor tripi del mercado, el famoso "Panoramix" contiene 200 microgramos. Pero cuando llega al consumidor contiene un poco menos (parte del LSD se habrá descompuesto). Bueno, si tú dices: me comería medio panoramix, pues te tomas 2 dosis de 50 microgramos. De esta forma puedes saber la equivalencia entre lo que has preparado y lo que se vende por ahí.

¿Qué precauciones se deben tomar para poder obtener LSD de forma casera, es decir, qué fallos son los más comunes que se podrían cometer? Casi todos los alcaloides del ergot son altamente venenosos. Cuando el mismo Albert Hoffmann descubrió el LSD-25 no entraba dentro de sus planes probarlo. Lo tomo por accidente y así fue como se desvelaron sus potentes propiedades psicoactivas. Ahora bien, hay que tener sumo cuidado con la síntesis ya que un pequeño fallo puede ser mortal. En ella se informa de los pasos más peligrosos. La ergotamina es un veneno mortal, cuando se etila el ácido lisérgico el compuesto es inflamable, mantenedlo lejos de toda fuente de llama o chispa, y usar un lugar bien ventilado donde no se puedan concentrar los gases (por ejemplo no seria válido un sótano o un garaje). Al diluir la disolución a 90 litros también hay que tener cuidado. Seria muy conveniente usar guantes de goma durante toda la síntesis, pero especialmente en este punto y cuando se trabaja la ergotamina. Ahh, una última cosa es: ¿que coño hago con 1.000.000 de dosis de LSD? Pues bien, como no creo que tengas la capacidad de consumir y/o distribuir tanta cantidad de LSD (yo al menos no la tengo), el sobrante debéis hervirlo antes de tirarlo por el desagüe. Esto es para que se descomponga el LSD.... –¿Y por que quieres que se descomponga? Coño, porque el LSD también les afecta a los animales y con tal cantidad se puede causar una verdadera catástrofe medioambiental. Disfrútalo».

Texto de SuperBoom, extraido de Underhack.

Así que nada, visto y leído esto, nos fuimos al Hiper-Core o Super-Core u Open Core o lo que fuera eso, y nos compramos unas birras australianas de la marca Foster’s. Las metimos en una olla y comenzamos a hervirlas a fuego lento…. Una hora… tres horas… seis horas… diez horas… hasta que caímos en la cuenta y nos dijimos: “qué cojones… si esto no nos lleva a ningún lado… si esto es una estupidez como una catedral, si ya lo dijo el Maestro DD.AA, o estudias química –la carrera enterita- o "no vas a sintetizar LSD en la puta vida, pringao. Búscate otro entretenimiento mejor…". Y es que la cosa es así de sencilla, no hay más vueltas que darle… Si quieres sacarte unas pelas extra, como dicen por ahí: curra en Tele-Pizza, prostitúyete, o métete a concejal de urbanismo… cualquier opción te resultará más sencilla y rentable que fabricar LSD a partir de cerveza Foster’s (que, por cierto, está hecha de cebada malteada, y no de centeno, como dice la estúpida, mítica y falsa receta). Y si lo que quieres es entriparte, ya sabes, no te compliques la vida con fórmulas que no te conducirán a ninguna parte: búscate un buen contacto y por 10 pavos tendrás unos tripis que te costarán menos que una caja de birras australianas y te llevarán a la mismísima luna –y sin joderte el hígado, ni tener que aprender gastronomía…

Bon voyage, my dear friend!!!

Referencias:

CANNABISCAFE: Como hacer LSD casero y sobrevivir. Disponible en: http://www.cannabiscafe.net/foros/showthread.php/55551-Como-hacer-LSD-casero-y-sobrevivir.?p=481055#post481055

CANNABISCAFE: Como hacer/fabricar LSD. Disponible en: http://www.cannabiscafe.net/foros/showthread.php/111895-Receta-LSD-%C2%BFC%C3%B3mo-hacer-fabricar-LSD/page2

CANNABISCAFE: Disponible en: http://www.cannabiscafe.net/foros/showthread.php/66549-lsd-casero-interrogantes

 

Los terpenos del cannabis

“Los terpenos y sus interacciones de unos con otros, por su efecto resultante en las actividades cerebrales, constituyen un territorio fascinante, y otro nivel de exploración y creatividad para los criadores de cannabis medicinal.

A través del conocimiento de los terpenos, se puede predecir las alteraciones mentales que cada uno aporta al cogollo”

Ed Rosenthal

 Lemon SkunkLemon Skunk

LOS TERPENOS

La mayoría de los aromas que asociamos a las plantas son el resultado de terpenos y flavonoides. Los humanos podemos oler y saborear estos compuestos, pero no solo es así como nos afectan. La aromaterapia utiliza la inhalación de esencias de aceites para regular el ánimo, los hábitos de sueño y los procesos de curación. El aceite de lavanda es un relajante y calmante; el romero se utiliza para prestar atención, y proporciona una sensación de satisfacción. Estos efectos son la combinación de terpenos y otros compuestos químicos presentes en los aceites de estas plantas. A pesar de que el terpeno afecta cerebralmente a su manera, también modifica el efecto de los cannabinoides en la cabeza, añadiendo sutilezas al colocón.

De esta forma, algunos terpenos pueden modificar el efecto terapéutico, ya que bloquean los receptores neuronales, y modifican la química que sale de ellos. Unos pocos como el Tujone, uno de los terpenos que se encuentra en la madera de ajenjo, se fija débilmente al receptor CB1. Otros pueden alterar la permeabilidad de las membranas celulares o de la pared cerebral, permitiendo un paso mayor o menor de cannabinoides. Otros afectan la química de la xerotonina y la dopamina, deteniendo su producción, afectando a su movimiento, fijándose a los receptores neuronales, o ralentizando su destrucción natural. Así, dopamina y serotonina, dos reguladores del ánimo y la actitud, se ven afectados por los terpenos.

Alterando las funciones cerebrales temporalmente, los terpenos pueden afectar el ánimo, la sensitividad y la percepción sensorial, así como percepciones corporales como el equilibrio y el dolor. Cuando los terpenos se mezclan, como en los aceites naturales de plantas, cada uno juega un papel en cómo afecta al cerebro. Algunas combinaciones pueden funcionar de una manera sinérgica, y otras de forma antagónica, pero cada receta de terpenos afecta de modo distinto a los ánimos y los sentimientos.

Más de 100 terpenos han sido identificados en la marihuana. Realmente hay muchos más cuando consideras las múltiples variaciones de cada terpeno.

Por ejemplo, el olor característico a cítrico que se encuentra en la cáscara, difiere por tipo y variedad de fruta. Los limones y las naranjas huelen de forma distinta y sus terpenos –llamados limonelos- son imágenes especulares el uno del otro. Incluso diferentes variedades de naranjas huelen distintas. Esta diferencia se debe a las ligeras diferencias en las cantidades de limonero, así como a otros componentes presentes en los cítricos.

Entre el 10% y el 30% de la resina está compuesta por terpenos. Algunos terpenos presentes en la marihuana solo aparecen en ocasiones cuando otros siempre están presentes. El porcentaje de terpenos y sus proporciones varían dependiendo de la variedad de la planta. Puedes probar esto observando que variedades diferentes gozan de distintos olores, indicando una receta distinta.

La edad, la maduración, y el momento de la cosecha pueden afectar a la cantidad de terpenos y posiblemente su proporción. A medida que la planta madura, el olor se intensifica y a menudo cambia cuando ha madurado. El clima y el tiempo también afectan la producción de terpenos y flavonoides. La misma variedad produce cantidades desiguales y diferentes de aceites cuando se desarrolla en suelos distintos y con fertilizantes diferentes.

Los terpenos se generan de forma constante, pero se evaporan con la luz del sol y con las altas temperaturas. Las plantas tienen más terpenos al final del periodo oscuro

que después de un día entero de sol. Podéis comprobar esto vosotros mismos. Comprobad el olor de una planta pronto por la mañana y al final de la tarde de un día soleado. Será más penetrante por la mañana.

El lúpulo y ambos grupos de cannabis- el cáñamo y la marihuana- contienen complementos similares de terpenos. Un investigador descubrió que el aceite de la pimienta negra (piper nigrum) tiene una serie de terpenos similar al del cannabis. Los terpenos se generan en los tricomas, la misma glándula donde se genera el THC. Comprenden entre el 10% y el 20% del total de aceites producido por las glándulas.

Los terpenos más típicos de la marihuana se describen a continuación, en orden descendente de abundancia. Las muestras individuales pueden diferir mucho, tanto en porcentaje como en proporción de terpenos.

Jock HorrorJock Horror

MIRCENO

Es el terpeno mayoritario en casi todas las especies de marihuana, pero está ausente en el cáñamo. También está presente en altas cantidades en el lúpulo, en las hojas de limón, en la caña de azúcar, en la verbena y en la planta de donde deriva su nombre mercia. El mirceno aparece en los aceites esenciales de muchas otras plantas.

Su olor se describe como parecido al clavo, terroso, verde vegetativo, cítrico, afrutado con mango tropical y matices de menta. Los diversos olores son el resultado de ligeras diferencias en la receta del aceite. Todos estos sabores y olores se han utilizado comúnmente para describir el cannabis.

Mirceno es un potente analgésico, anti-inflamatorio y antibiótico. Bloquea la acción del citocroma, aflatoxin-B y otras mutaciones implicadas en la carcinogenesis. Está presente en pequeñas cantidades en muchos aceites asociados con la conducta anti-depresiva y eufórica.

El mirceno produzca probablemente produzca la sinergia del THC: una combinación de dos moléculas crea una experiencia más fuerte que el THC solo. El mirceno probablemente afecte a la permeabilidad de la membrana celular, por lo que permitiría mas paso de THC a nuestro cerebro.

 

LIMONELO

El limonelo se encuentra en la cáscara del limón y en otras muchas flores y frutas. Es el 1º, 2º, 3º o 4º terpeno más abundante en la resina del cannabis. A todo el mundo le resulta familiar el olor a las resinas cítricas. Brotan al aire cuando se pela una de estas frutas. El aroma exacto se determina por la estructura del terpeno.

El limonelo tiene actividad anti-bacteriana, fungicida y anti-cancerigeno. Inhibe la secuencia genética cancerígena Ras, que facilita el crecimiento tumoral. Se utiliza para provocar la absorción de otros terpenos a través de las paredes celulares. Los aerosoles de limonelo se usan para combatir la depresión.

Debido a que el limonelo es un potente fungicida y anti-cancerigeno, está pensado para proteger contra el Aspergillius, un hongo carcinógeno que se encuentra en el humo del cannabis.

Las plantas utilizan limonelo para repeler a los depredadores. Por ejemplo, las moscas tienen un conjunto de receptores similares, en cuanto a su función, a las papilas gustativas en nuestras lenguas. Uno de ellos detecta químicos nocivos, y responde al limonelo como si fuera toxico. Esto queda archivado en el cerebro de la mosca.

En humanos, el diseño del limonelo facilita una respuesta directa penetrando la barrera cerebral. El resultado es un aumento en la presión sanguínea. En un experimento, los participantes describieron un estado de alerta y de cansancio. Varios análogos al limonelo pueden estimular la sexualidad, la lucidez o la atención.

PurplePurple

CARIOPHILENO

Es el terpeno encontrado en la pimienta negra (15-25%), en el clavo (10-20%) y en el algodón (15-25%). Se encuentran en pequeñas cantidades en muchas hierbas y especias. Tiene un olor a clavo dulce y seco, y recuerda a la madera con una base de alcanfor y cítrico astringente. Contribuye al sabor picante de la pimienta negra. El aceite se usa habitualmente para potenciar el sabor del tabaco.

El cariophileno, suministrado en dosis altas, es un inhibidor de iones de calcio y potasio. Como resultado, impide la presión ejercida por los músculos del corazón. Tiene propiedades analgésicas y es uno de los constituyentes del aceite de clavo, un tratamiento predilecto para el dolor de muelas. Parece que no influye en el ánimo para nada.

 

PINENO

El pineno es el típico olor asociado a los pinos y a sus resinas. Es el mayor componente en la turpentina, y se encuentra en muchos otros aceites en cantidades apreciables (en el romero, la salvia y el eucalipto). Muchos aceites secundarios también contienen pineno en su composición.

El pineno se utiliza médicamente como un expectorante y antiséptico. Cruza la barrera cerebral fácilmente donde actúa como inhibidor del acetilcol-inester; es decir inhibe la actividad de un químico que destruye moléculas de transmisión de información. El resultado es una mejora de la memoria. El romero y la salvia siempre se han considerado buenos para la memoria, lo cual pone de manifiesto la presencia del pineno. Pociones hechas con sus hojas es lo que se ha utilizado como remedio casero durante muchos siglos para retener y mejorar la memoria.

El pineno proporciona a las variedades skunk, las que apestan como una mofeta, su aroma penetrante. También es un broncodilatador. El humo parece expandirse en tus pulmones y el colocón llega muy rápido debido a que un alto porcentaje de sustancia pasa al torrente sanguíneo y más tarde al cerebro. También mejora el enfoque de las cosas y la auto-satisfacción, e incrementa la energía, lo que parece intuitivo excepto por la presencia de terpineol.

Sweet Mango AutoSweet Mango Auto

TERPINEOL

El terpineol es un aroma a lila, cítrico, manzana y lima. Es un constituyente menor de muchos aceites de plantas. Se utiliza en perfumes y jabones por su fragancia.

El terpineol se obtiene comercialmente procesando otros terpenos. Reduce la motricidad en un 45% en experimentos con ratones. Esto podría explicar el apalancamiento en el sofá del cannabis, aunque ese olor no va asociado a colofones corporales.

El terpineol se encuentra en el cannabis que contiene grandes cantidades de pineno y su olor se oculta detrás del picante olor a madera de este último.

 

BORNEOL

El borneol huele como el mentolado olor a alcanfor, y se puede convertir muy fácilmente en el. Se encuentra en pequeñas cantidades en muchos tipos de aceites. Comercialmente se deriva de las plantas de artemisia, como el ajenjo o algunas especies de canela. Se considera un sedante en la medicina china. Está recomendada para la fatiga y el estrés, y para recuperarse de procesos víricos.

Los tonos a alcanfor de las variedades Silver Haze son inconfundibles. El colocón tiene un efecto relajante así como aspectos psicodélicos. Esto seguramente quiere decir que hay grandes cantidades de borneol presente.

 

DELTA 3-CARENO

El Delta 3-Careno tiene un penetrante olor dulce. Es un constituyente de la resina de cedro y de pino, pero se encuentra en muchas otras plantas como el romero. En aromaterapia, el aceite de ciprés, alto en contenido de D-3-Careno, se usa para secar exceso de fluidos, lágrimas, narices congestionadas y flujo menstrual excesivo. Puede contribuir a la sequedad en boca y ojos que se siente al fumar marihuana.

Blue VelvetBlue Velvet

LINALOL

El linalol tiene una esencia floral que recuerda a flores primaverales, tales como la lila, pero con unos toques de picor. Se refina a partir de lavanda, neroli y otros aceites esenciales. Los humanos pueden percibirlo en el aire en cantidades minúsculas de una parte por millón.

El linalol se esta probando para tratamientos severos de cáncer. Es un componente de aceites sedantes. En experimentos con humanos que la habían ingerido, se observo que estaban fuertemente sedados. Con ratas redujo su actividad al 75%

 

PULEGONO

El pulegono tiene un olor mentolado a alcanfor, que se ha usado en la industria del caramelo. Puede causar daños al hígado consumido en altas cantidades. Se encuentra solo en pequeñas cantidades en la marihuana.

Es un inhibidor del acetilconlinester, es decir detiene la acción de la proteína que destruye la acetilcolina, utilizada por el cerebro para almacenar memoria. Puede contrarrestar la actividad del THC ya que este disminuye los niveles de acetilcolina. El resultado es que te olvidas más de las cosas debido al THC que a su acompañante pulegono.

 

1,8-CINEOLO

El 1,8-Cineolo es el principal componente en el aceite de eucalipto. Tiene un mentolado olor a alcanfor. También se puede encontrar en otras plantas aromáticas y en cantidades más reducidas en la marihuana. Se utiliza para mejorar la circulación y para el alivio del dolor, y tiene otros usos tópicos.

El cineolo cruza fácilmente la barrera cerebral y causa una reacción rápida. Se considera que el aceite de eucalipto es estimulante y proporciona equilibrio. Probablemente sea la parte estimulante y creativa que está presente en la marihuana.

 

Salud, Paz y Amor.

Om namah sivaia.

FAT

 

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Se acabó el miedo: fumiga a tope hasta el último día de floración con acaricida biológico

Foto 3 Superkukulus aplicacion final de floracion foliarDesde hace muchos años se han utilizado productos muy agresivos y tóxicos para tratar las plagas en el cannabis...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media