Germinación del cannabis y patologías vinculadas

Otro año más comienzan las campañas para los cultivos de exterior y como en temporadas anteriores acudimos a los growshops habituales y de nuestra confianza para que nos aconsejen sobre las últimas tendencias y novedades en variedades, sustratos, fertilizantes y demás complementos para que nuestras plantas florezcan sin obstáculos y con abundancia.
Cualquier campaña comienza con la germinación de las semillas. Este es el primer paso y quizás uno de los más delicados y costosos. En los cultivos del cannabis podemos afirmar que los puntos más críticos de su desarrollo se presentan en la germinación y al final de la floración. Ya que nos hallamos en fechas propicias para el cultivo, trataremos este primer proceso, la germinación, pero desde otro punto de vista.

Hermosa semilla al final del proceso de germinación.Hermosa semilla al final del proceso de germinación.

El proceso de germinación

Se puede definir la germinación como el periodo que tarda una semilla en eclosionar en presencia de agua y oxígeno. La germinación del cannabis se denomina epigea: es decir, los cotiledones emergen sobre la superficie del suelo y se convierten en el primer órgano fotosintético.

Aunque el proceso de germinación de una semilla de cannabis suele durar de uno a varios días (dependiendo de la técnica usada y de su estado sanitario), gracias a los últimos avances se ha podido observar cómo este periodo ha sido recortado inclusive a pocas horas.

Existen muchísimos métodos para germinar semillas de cannabis, a continuación resumimos los dos más comunes:

  1. La siembra directa de las semillas en el suelo o maceta.
  2. La realización de semilleros. Más adelante recomendaremos un sistema muy simple y eficaz de germinación, válido para una infinidad de plantas, no solo para el cannabis.

 Condiciones necesarias para la germinación

Las condiciones ambientales son factores limitantes de primer orden para la germinación.

En semillas de cannabis se ha podido comprobar que los parámetros ideales para su germinación son:

Temperatura 24-26 ºC
Humedad 90-95%

Estos parámetros son válidos independientemente del método usado para la germinación, es decir, ya sea por siembra directa o mediante semilleros.

Las temperaturas más bajas retrasan la germinación de las semillas. Desde un punto de vista patológico, este retraso no es beneficioso para la planta, pues a temperaturas inferiores a las ideales se ralentizan tanto el metabolismo del vegetal como sus defensas. Esto puede facilitar el desarrollo de patógenos.

En cambio, si las temperaturas son más altas de lo debido, las semillas corren el riesgo de deshidratarse o, en combinación con una elevada humedad ambiental, ser atacadas por un patógeno de tipo fúngico.

Por tanto, el primer factor que debemos tener en cuenta es el de las condiciones térmicas, vitales para un correcto proceso de germinación. El segundo factor es el de la humedad: una humedad reducida frenará el proceso de germinación y si combinamos esto con unas temperaturas elevadas, las consecuencias pueden ser desastrosas. Por el contrario, un exceso de humedad o lo que es lo mismo una falta de oxígeno no favorecerán la germinación, sino que le abren camino a la putrefacción.

Aunque lo parezca, la germinación no es un proceso tan sencillo. Las pérdidas por semillas con crecimiento defectuoso pueden ser cuantiosas si no se anda con cuidado (no es lo mismo una explotación de tres plantas que una con 300 o más).

Me gustaría incluir un factor más, al que por lo general no se hace referencia, supongo que por su obviedad, y personalmente no creo que eso sea así de sencillo ni de obvio.

Hemos podido demostrar que los niveles de oxígeno en el medio de germinación son los puntos que marcan la diferencia en la duración del proceso.

Vamos a poner un ejemplo: supongamos que tenemos varios lotes de semillas de una misma variedad, las cuales germinaremos en medios y condiciones ambientales de temperatura y humedad idénticas. Las semillas puestas en los medios más ricos en oxígeno germinarán antes que el resto. ¡Los invito a realizar sus propias pruebas y a comparar!

En resumen: las necesidades básicas que precisa una semilla para eclosionar son agua y oxígeno, tal y como se comenta en la definición de germinación al principio del artículo.

Una plántula sana de cannabis con tan sólo unos días de vida.Una plántula sana de cannabis con tan sólo unos días de vida.

Patologías relacionadas con la germinación

Existen unas patologías típicas asociadas al proceso de germinación que se repiten en los semilleros de toda España y son las responsables de las bajas que sufren.

Como sabemos, las condiciones óptimas para la germinación de semillas de cannabis son también ideales para el desarrollo de muchos patógenos.

Es común entre cannabicultores poco experimentados culpar a las semillas de sus fracasos a la hora de germinar. Y eso no es así, y lo siento, pues en el 80% de los casos el responsable es el propio cultivador y su inexperiencia. También es verdad que una semilla raramente muere por sí sola, por tanto, ¿qué es lo que pasa? En la mayoría de los casos son los patógenos conocidos como hongos de los semilleros quienes atacan y destruyen las semillas. ¡Estos sí son los responsables!

Todos deben saber que estos patógenos infecciosos están en el ambiente, en el agua, etc. Cuando alcanzan los semilleros, con sus condiciones ambientales y la debilidad de los nacientes, es cuando estos hongos empiezan a desarrollarse.

Debido al empleo de sustratos no profesionales, a la falta de higiene, al exceso de agua y demás, favorecemos que estos patógenos ataquen a las semillas. No es fácil garantizar siempre y de forma constante el cien por cien de germinación si no se tienen en cuenta todos los aspectos aquí desarrollados.

Afecciones bióticas

Las afecciones bióticas más comunes en los semilleros y que afectan a la germinación son las causadas por los hongos.

No tenemos que olvidar que las condiciones ambientales que se crean en un entorno de semilleros son también favorables a la mayoría de los hongos de semilleros.

Los hongos más frecuentes responsables de las bajas en los semilleros de cannabis son: Fusarium, Phytium, Rhizoctonia, Alternaria, Macrophomina, etcétera.

Para prevenir estos ataques es fundamental ser limpio, usar siempre sustratos especiales para la germinación, aplicar microorganismos beneficiosos y no encharcar durante los riegos.

Reutilizar sustrato para semilleros no es una buena práctica, ni aconsejable si antes no se efectúa una esterilización del producto que se va a volver a usar.

Afecciones abióticas

Las afecciones abióticas como vimos el mes pasado son enfermedades causadas no por patógenos, sino por diferentes factores como el exceso de agua, el viento, etcétera.

El manejo incorrecto del riego en los semilleros es muy común entre principiantes. Con bastante frecuencia riegan en exceso con lo que se crean encharcamientos que asfixian la raicilla, a la vez que favorecen el desarrollo de patógenos.

En la cannabicultura, la elaboración de semilleros está poco extendida a pequeña escala. Muchas personas optan por la siembra directa en suelo o en macetas grandes. La siembra directa en suelo es poco recomendable por las elevadas perdidas que ocasiona. Igualmente, la siembra directa en contenedores grandes no es viable a gran escala.

Los semilleros se han convertido en la base de la agricultura moderna, muchas explotaciones comerciales de hortalizas compran directamente a otras empresas plántulas de semillas de variedades selectas. Estas empresas saben a la perfección que una buena cosecha depende de un buen comienzo y eso solo se logra con plántulas de calidad. Las empresas productoras de plántulas precisan de altos porcentajes de germinación para ser rentables y por eso prestan una especial atención a la elaboración los semilleros.

De igual manera que una explotación comercial, para conseguir un óptimo porcentaje de germinación habrá que elaborar de forma profesional los semilleros con materiales de alta calidad.

La base de todo semillero es el sustrato, el cual debe ser esponjoso y aireado. Los sustratos muy pesados suelen ser ricos en arcillas, pero estas no favorecen nada la germinación de las semillas de cannabis y tampoco el desarrollo posterior de las plántulas. Hay que hacer notar que un buen sustrato para semillero no es apto para macetas grandes.

A continuación vamos a exponer uno de los métodos de germinación más fiables para semillas de cannabis. Avalado por miles de cannabicultores canarios, que desde hace más de 12 años usan este método, este sistema de germinación fue promovido por primera vez hace casi 14 años por Alejandro Díaz (el Águila) cofundador de Vulkaniaseeds en 1998.

Las semillas germinadas en condiciones “aeróbicas forzadas” son más vigorosas que las germinadas en suelo o maceta directa. Las semillas germinadas en condiciones “aeróbicas forzadas” son más vigorosas que las germinadas en suelo o maceta directa.  

Técnica avanzada de germinación

Esta técnica es una réplica de la elaborada como protocolo de germinación para el banco de semillas feminizadas de Vulkaniaseeds.

La técnica aquí expuesta es muy simple, y es precisamente en dicha simplicidad donde reside el secreto.

Como ya hemos apuntado, todo el proceso de germinación debe llevarse a cabo en un ambiente con una temperatura que oscile entre 24-26 ºC.

Los materiales que usaremos los podemos encontrar en nuestro propio hogar: un vaso, agua y agua oxigenada. En el protocolo original se emplea un booster, una solución oxigenada de la cual no puedo desvelar su concentración. Este booster no está disponible comercialmente (¡todavía!), pero podemos crear uno que lo sustituya: una cucharada de agua oxigenada por vaso lleno de agua, en esa proporción, funcionará.

Las semillas se sumergen en esta solución oxigenada (H2O + H2O2) y se dejan ahí hasta que eclosionen. Este proceso puede durar unas 24-48 horas. Con este sistema y semillas frescas recién cosechadas he podido comprobar germinaciones en pocas horas (menos de 4 horas).

Unas observaciones importantes para tener en cuenta:

No se aconseja usar este sistema con semillas teñidas, no disponemos de datos y por tanto no sabemos cómo pueden reaccionar los distintos compuestos que forman la cubierta fúngica y de color que recubren la semilla con la solución oxigenada.

No aplicar H2O2 sin diluir en agua. El agua oxigenada se usa en laboratorios para destruir la materia orgánica, por lo cual quemaría las semillas y la pequeña raíz.

No aplicar más H2O2 de la indicada, no es necesario y se corre el riesgo de quemar las raicillas.

Si fuese necesario, cada 24 horas añadiríamos una cucharada de H2O2 más si no han germinado en las primeras 24 horas.

La elaboración de un semillero como el que se observa en la foto no es una práctica común en la cannabicultura española. En general, los cultivadores tienden a realizar siembras directas en macetas grandes y con sustratos poco adecuados, lo que puede generar enormes bajas.La elaboración de un semillero como el que se observa en la foto no es una práctica común en la cannabicultura española. En general, los cultivadores tienden a realizar siembras directas en macetas grandes y con sustratos poco adecuados, lo que puede generar enormes bajas.

¿Por qué una solución altamente oxigenada?

La respuesta es la siguiente:

1) Aporta más oxígeno que un simple vaso de agua, acelerando el proceso de germinación.

2) No olvidemos que el agua oxigenada esteriliza. La mayoría de los patógenos del cannabis son organismos que prefieren condiciones anaeróbicas. Por tanto en esta solución no se desarrollan. Si observamos con detalle las semillas en la solución aconsejada, vemos que se recubren de pequeñas burbujas de aire que oxidan el exterior de las semillas desinfectando dicha superficie de microorganismos.

Nota: ¡Las semillas pueden flotar o hundirse, pero eso no es síntoma de vigor!, normalmente las semillas contienen aire en su interior, eso hace que floten.

Las semillas germinadas se trasladan con posterioridad a un medio especial para facilitar el desarrollo radicular. En el caso del protocolo de germinación de Vulkaniaseeds se ha aconsejado el empleo de un sustrato especial para semillero de la casa Gramoflor y macetas de 10 cm de diámetro para el endurecimiento de las plántulas.

Para más información:

YouTube: Massimiliano Salami

 Referencias:

M. Salami 2012. Vídeo: “Cómo germinar semillas de marihuana en Jiffy”: http://youtu.be/RY93tDnc4b8

Salami. M. 2008. Cannabis sativa L., Dr. Grow´s Productions.

 

Yonki corazón rosa

HOY

JOSÉ CARLOS BOUSO

Por Eduardo Hidalgo

Simplemente… Él.

 JC Bouso, Eduardo y Demian JC Bouso, Eduardo y Demian

Génesis 2:18. Dijo luego el Señor Dios: "No es bueno que el hombre esté solo. Voy a hacerle una ayuda adecuada". ¿Hizo bien el Creador o la suerte de la ameba el ser humano la quisiera?

El creador debía estar muy pedo o atravesando un mal viaje cuando se le ocurrió crear esta chapuza. O a lo mejor iba de speed, si no, teniendo toda la eternidad por delante, ¿a qué tanta prisa por meterse tanta caña en menos de una semana del tirón? Así pasó... Al séptimo día cayó rendido. Algunos dicen que dedicó ese día a contemplar su obra. Yo creo que debió pasar el día con un tremendo bajón rumiando obsesivamente «Dios la que he liao esta vez con el puto pitxu vasco». De ahí probablemente también que Las Vascongadas sean un pueblo primigenio y los vascos sus pobladores.

Tengo entendido que Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza pero, debido a mi incultura religiosa, desconozco si a la mujer también. ¿Usted lo sabe?

No tengo ni idea, pero si la hipótesis fuera que Dios es andrógino, o bisexual, tanto da para la hipótesis; y por ello el hombre recibió una mitad (la masculina) y la mujer la otra (la femenina), ese tipo, con las dos partes al completo, debe ser un auténtico monstruo. No me gustaría cruzarme nunca en su camino. Afortunadamente, al menos para mí, según los teólogos, Dios hizo el mundo y no es asunto suyo mezclarse en los quehaceres humanos, que son de entera responsabilidad nuestra. Menos mal, imagínate que, después de la que lió en su desparramo de speed, se asomara por aquí de vez en cuando a seguir liándola... mejor que se quede donde está, que bastante jodido dejó esto como para que queramos que aparezca de nuevo. Al menos, parece que conoce el dicho de que "el camino al infierno está empedrado de buenas intenciones" y aparentemente nos deja en paz. O al revés, quizás cada desgracia humana es fruto de uno de sus frustrados intentos de arreglar algo. No sé qué es peor. Lo dicho: un tipejo.

Disculpe, pero acabo de adentrarme en catholic.net y he logrado desvelar la incógnita: "el hombre y la mujer fueron creados a imagen y semejanza de Dios". ¿Vendría esto a confirmar, como afirma Beatriz Preciado, que el género es una construcción cultural? ¿Podría, entonces, entenderse el catolicismo como una religión queer? ¿Sería este el motivo principal de que en el Vaticano y en el Opus haya tanto… rarito?

Bueno, a Jesús no se le conoce pecado de mácula con mujer a pesar de haber estado rodeado de prostitutas, y eso, efectivamente, es muy raro. Y en los banquetes grandes, como la última cena, solo se aceptaban hombres y hay algunas pruebas de que con al menos uno de esos hombres hubo contacto físico bucal (se sospecha que, en este caso, Jesús fue el "pasivo"). Luego es comprensible que muchos de sus seguidores, como tales, sigan su ejemplo. Si bien hay un punto de controversia, que es si Jesús tuvo contacto carnal con niños, aspecto que no parece aparecer en las escrituras, más allá del famoso “dejad que los niños se acerquen a mí”, algo interpretado, como usted sabe, demasiado literalmente por algunos de los que lo emulan haciéndose llamar sacerdotes. No sé qué se dirá en los apócrifos, pues no los he leído, como creo que usted sí ha hecho. No sé usted si ha encontrado alguna evidencia al respecto...

JC Bouso, Escohotado y Torrente MalvidoJC Bouso, Escohotado y Torrente Malvido
Con relación a la no existencia del género, tanto la teoría queer, como todas las teorías feministas postmodernas, como todas las teorías deconstructivistas, efectivamente, no solo vienen a negar la existencia del género, sino incluso la existencia de cualquier entidad física o biológica. Eso es porque todas estas teorías son herederas de la famosa máxima de Derrida que sentencia que "todo es lenguaje". En ese sentido, desde la mecánica cuántica hasta la cibernética pasando por cualquier ámbito de la ciencia, al expresarse en lenguaje matemático, lenguaje al fin y al cabo, no serían más que construcciones de la realidad, y por tanto no existirían como entidades fenoménicas. Lo interesante del deconstruccionismo no es que acierten, pues no lo hacen, ya que todo es una elucubración mental sostenida sobre humo. Lo interesante es que reflejan el problema que tiene la sociedad occidental en hacer converger categorías lingüísticas y realidad.

Hoy día, sobreviven fenotipos biológicos que hace tan solo cien años serían impensables y la tecnología permite reconvertir a la biología casi tanto como uno quiera. Por no seguir ahondando en el tema del sexo, ni en el religioso, que a muchos les pueden herir sensibilidades, pondré ejemplos menos, como diría, no sé, soliviantadores, si me permite la expresión, y más prosaicos. Por ejemplo, nuestro querido amigo Raúl, de cuya generosidad comemos unos cuantos permitiéndonos patinar con regularidad en su revista, ¿es un humano? Sobrevive, para felicidad de todos nosotros, gracias 12 nanomuelles implantados en su cerebro. Hace 50 años Raúl a lo mejor ya estaría en el otro lado del espejo si no es por ese avance tecnológico. El nanomuelle de Raúl, ¿es lenguaje? Pero a lo que voy, imagínate que a Raúl le fueran cambiando sus piezas biológicas por piezas de silicio y titanio, por ejemplo, hasta no quedar nada biológico de él siendo a la vez el mismo. ¿Qué sería Raúl entonces? Bien, la naturaleza hace esto constantemente con su juego de las mutaciones. Hay sistemas sociales que lidian mejor que otros con lo rarito, como tú dices. Y de hecho, precisamente todas estas teorías deconstructivistas son la prueba de ello, y la teoría queer en concreto, quizás de las que más. Lo que pasa es que son víctimas de sus propios planteamientos: porque existen esas realidades biológicas dispares pero solo dos categorías lingüísticas (hombre-mujer en el caso del género), en vez de aceptar la realidad biológica dispar, la niegan, porque, mediante tecnología, una categoría lingüística fija se puede transmutar biológicamente (con testosterona, por ejemplo). En fin, un lío. Yo les dejo con sus pajas mentales y ojalá algún día pisen tierra.

Y ya, por responder a su pregunta, por supuesto, el catolicismo no solo es, de entre todas, la doctrina más radical de todas las teorías queer, sino de todo el deconstruccionismo. ¿Acaso no dice el Evangelio de Juan «En el principio fue el verbo»?

Hablando de "verbo", la posibilidad, muy clarividentemente apuntada por usted, de que Dios fuera un borracho pitxurrero le otorga nuevos e inquietantes matices al término “enteógeno”. ¿No lo cree?

El término "enteógeno" es, en mi opinión, de entre todos los propuestos para referirse a una clase farmacológica concreta de sustancias, el más desafortunado. Sus defensores alegan que no hace referencia precisamente a una clase farmacológica de sustancias, sino a un contexto de uso, que se produce en contextos tradicionales. Para empezar, ningún contexto tradicional utiliza estas sustancias para hacer emerger un supuesto Dios dentro de uno, ni para comunicarse verticalmente con él en el caso de que el Dios estuviera afuera, generalmente arriba. En las culturas tradicionales, estas sustancias se utilizan para hacer viajes horizontales: curar enfermedades, resolver problemas comunitarios, cazar, guerrear e incluso divertirse desparramando, como es el caso de los yanomamo con el yopo. Pero nunca son viajes verticales para encontrar la divinidad. Estas sustancias, para los pueblos tradicionales, son "espirituales" en el sentido de que comunican con el mundo de los espíritus, que no son otra cosa que “entidades” de diverso tipo y función. Y el mundo de los espíritus habita en la misma horizontalidad que el mundo de los humanos, solo que, supuestamente, en una dimensión paralela. No hay nada más “terrenal” para estos pueblos que el mundo espiritual, pues son estos espíritus los que manipulan la realidad ordinaria. Fue primero Eliade quien popularizó el viaje chamánico como el viaje vertical del espíritu. Y de esa influencia bebió Wasson para acuñar el término enteógeno. Paradójicamente, acuñó un término para referirse a un contexto de uso en el cual el uso es otro. El término enteógeno está bien para alguien que busca encontrarse con Dios, y punto. Luego solamente sería un término apropiado para el contexto religioso occidental, justo el que Wasson decía que era el uso para el que el término enteógeno no sería válido por carecer los psiconautas modernos de un marco de referencia cultural de uso. En fin, que de nuevo es todo un lío.

Jose Carlos BousoJose Carlos Bouso
Lo sorprendente es que el término enteógeno se haya aceptado tan acríticamente en Occidente y que personas nada sospechosas de ser religiosas lo utilicen y defiendan como término óptimo. Supongo que todo esto obedece a arquetipos lingüísticos diseminados por los gurús de la cultura psiconáutica que, no se sabe muy bien por qué, han aborrecido el término alucinógeno abrazando el de enteógeno, y el resto de los mortales simplemente ha ido repitiendo el mantra sin pararse a pensar en nada más. Supongo que, para muchos, querer pertenecer a una subcultura contracultural les hace aceptar acríticamente los postulados de sus líderes para así sentirse parte de la tribu.

Me encanta el término alucinógeno. El propio Wasson, en sus relatos sobre la experiencia con María Sabina, cuenta cómo veía cosas que no existían y utilizaba para ello la palabra "alucinación". Alucinación, según Metzner, viene del latín alucinare, que querría decir algo así como "viajar con la mente". No encuentro un término más apropiado, pues, que el de alucinógeno para referirse a este tipo de sustancias. Hay pruebas claras, obtenidas con resonancia magnética, de que bajo los efectos de un alucinógeno el cerebro interpreta las visiones como si fueran "reales". Es decir, para el cerebro la realidad inducida por un alucinógeno es tan real como la realidad ordinaria, sino más. ¿No es esto alucinar? Alucinar no es nada peyorativo. No le quita valor ontológico a la experiencia ni la minusvalora. Simplemente la pone en su sitio. Por otra parte, no sorprende que haya sido un término tan bien aceptado en los EE.UU., donde hay tanta mojigatería religiosa. Lo que sorprende es lo bien aceptado que ha sido el término en nuestro medio.

Y ya, por responder a su pregunta, si un enteógeno es ponerse en contacto con Dios, o sacar de nosotros un supuesto Dios interior, teniendo en cuenta cómo hemos descrito a nuestro Señor Dios, imagínese lo que puede ser adentrarse en su cabeza. Sería adentrarse en el corazón del delirio y de la locura más radical. Dios nos libre de tal cosa. Quizás un mal viaje es precisamente eso: adentrarse en la experiencia enteogénica; y una experiencia cumbre es trascenderla. No sé, es como si fuera el mundo al revés.

¡Es usted un fenómeno! Y ahora que digo eso, ¿qué opina y qué nos puede contar del fenómeno del chamanismo-chuminismo? ¿Alguna anécdota escabrosa para Yonki Corazón Rosa?

Son fenómenos estrechamente relacionados. En Occidente ha pervivido siempre esa visión ingenua de que los chamanes son seres espiritualmente evolucionados, de tal forma que hay un acercamiento a ellos como de adoración, como si fueran medio dioses. Esa cosa de que saben viajar con alucinógenos les hace tener además un toque contracultural de lo más atractivo. La mayoría de los chamanes son hombres y ya sabemos cómo es el hombre: la mitad de la imagen y semejanza de Dios. Justo la mitad a la que le encanta el dinero, el poder y el sexo. Esto lo hemos aprendido también de las sagradas escrituras, si no estoy equivocado. Así que cuando muchas jovencitas, con esa idealización del hombre-semidiós-chamán, se acercan a adorarle, muchas veces salen escaldadas. Por poner ejemplos escabrosos sin dar nombres: hay chamanes que viajan por Europa repartiendo embarazos además de ayahuasca, en sesiones en las que, por cierto, ganan mucho dinero (nada objetable, por otra parte, ya lo quisiéramos todos para nosotros) y tienen grupos de acólitos capaces de jugarse penas de cárcel por ellos recibiendo ellos la ayahuasca de Sudamérica evitando así que la traiga el chamán. Hay centros de desintoxicación con ayahuasca en Sudamérica donde ya no aceptan mujeres para así evitar que sean beneficiadas por los maestros chamanes y evitar por tanto posibles denuncias por abusos. No sé, es un fenómeno universal, connatural a esta naturaleza tan humana reflejo, por lo visto, de nuestro querido Señor Dios. Algo parecido pasa en la universidad, no crea. Así nos hizo el Señor Dios a nosotros, a ellas y, por lo visto, a sí mismo.

A pesar de todo, la lectura objetiva y desprejuiciada de su tesis doctoral invita a pensar que es mejor tomar ayahuasca que no tomarla, ¿he entendido bien o es cosa de mi sesgo yonkarra?

Nuestros sujetos llevaban un mínimo de 15 años tomando ayahuasca con una regularidad de varias veces por mes, luego, es posible que, para las personas a las que les sienta bien, eso sea cierto. Desafortunadamente, hay muchos que antes sufren crisis psiquiátricas. Las dos cosas tienen sentido: la ayahuasca aumenta la velocidad de procesamiento de la información -aumentando la tasa de disparo neuronal-, aumenta la expresión de neurotrofinas responsables de la plasticidad cerebral y la expresión de otros marcadores neuronales relacionados con el aprendizaje. Luego lo que usted plantea es coherente. Pero también hay casos documentados de crisis psiquiátricas en personas que antes estaban bien. Como en tantos otros campos, se necesitan más estudios :)

 

Psilocibina: efectos emocionales y cognitivos

Por José Carlos Bouso

En la entrega anterior de esta sección se explicaron las técnicas modernas que se están utilizando en la actualidad para entender mejor cómo las drogas modulan el estado emocional de las personas. Se explicó cómo hay diversos métodos para investigar las respuestas emocionales de los voluntarios que se encuentran bajo los efectos de una droga y se pusieron ejemplos de estudios realizados con MDMA para ilustrarlo. Algunos de estos métodos son tan simples como pedirles a los voluntarios que marquen, en una línea de 10 cm, la intensidad de efectos calificados por medio de adjetivos como, por ejemplo, “colocado”, “me gusta el fármaco”, “amoroso”, “hablador”, “amigable”, “alteraciones visuales”, etc. También se habló del concepto de teoría de la mente, y de las técnicas para evaluar los efectos de drogas sobre la capacidad de reconocimiento de estados mentales ajenos. Terminamos el artículo anterior anunciando que, para este artículo, explicaríamos cómo afecta la psilocibina, un alucinógeno clásico, al rendimiento de estas pruebas de tipo emocional, así como al rendimiento en otras de carácter más cognitivo.

En los últimos años ha habido una explosión de estudios neurocientíficos en los que se ha utilizado la psilocibina como fármaco modelo para estudiar las bases biológicas de diversos procesos psicológicos. La razón es que la psilocibina, como ya hemos comentado en artículos previos, es un fármaco bastante específico y selectivo para actuar sobre los receptores cerebrales llamados 5-HT2A. Se sabe que los receptores 5-HT2A son muy importantes en la modulación de estados psicológicos. De hecho, fármacos que bloquean la actividad de estos receptores se utilizan hoy ampliamente en el tratamiento de la esquizofrenia. Y lo que es también muy interesante, todos los fármacos que actúan sobre este tipo de receptores tienen propiedades alucinógenas. Así pues, en los estudios en los que se utiliza la psilocibina para estudiar el papel de los receptores 5-HT2A en la modulación de procesos psicológicos, los diseños experimentales suelen incluir también su combinación con ketanserina, un antagonista de los receptores 5-HT2A.

En estudios previos se ha visto que la ketanserina bloquea los efectos psicológicos de la psilocibina. Esto es, en la condición ketanserina + psilocibina los efectos alucinógenos de la psilocibina, como por arte de magia, desaparecen (al menos en relación con la condición placebo + psilocibina). Al mismo tiempo, se sabe que la psilocibina, aparte de ir por los receptores 5-HT2A, utiliza también la vía 5-HT1A. No se tiene constancia de que los receptores 5-HT1A jueguen ningún papel en los efectos psicoactivos de los alucinógenos. Más bien parece que inhiben el efecto. Un estudio realizado con DMT intravenoso en el que antes de la inyección de DMT se administró pindolol, un bloqueante de los receptores 5-HT1A, encontró que el efecto resultante de la inyección de DMT era mucho mayor que el de la DMT cuando antes se había preadministrado un placebo. Esto quiere decir que los alucinógenos actúan vía ambos tipos de receptores, pero que la acción sobre los receptores 5-HT1A se traduce en una disminución global de la acción psicotrópica. Aparte de esta disminución psicotrópica se desconoce en buena parte el papel de los receptores 5-HT1A en la acción de la psilocibina y otros alucinógenos. Luego en los estudios con psilocibina en los que se sigue encontrando algún tipo de efecto tras la combinación de ketanserina + psilocibina, ese tipo de efecto se achaca a la acción de los receptores 5-HT1A. Por lo general, no son efectos de tipo alucinógeno, sino, como veremos luego, efectos sobre algún tipo concreto de procesamiento cognitivo.

A día de hoy existe una cantidad ya casi incontable de estudios en los que se han utilizado estos diseños para evaluar los efectos de la psilocibina y el papel de los 5-HT2A en la modulación de procesos cognitivos diversos. El primero de estos estudios, que data ya de 1996, es de los más interesantes. En este estudio se utilizó un test de creatividad conocido como “priming semántico”, que no es otra cosa que un test de asociación de palabras. El “priming semántico” se basa en que palabras estrechamente relacionadas semánticamente son más fáciles de reconocer cuando se presentan asociadas que palabras relacionadas semánticamente de una forma, digamos, lejana. Por ejemplo, si se presenta la palabra “azul” y seguidamente la palabra “negro”, se tarda menos tiempo en reconocer la relación semántica que si se presentan palabras con una relación semántica indirecta, por ejemplo “limón” y “dulce”. Este tipo de asociaciones son un indicador de la capacidad creativa. Pues bien, bajo los efectos de la psilocibina los sujetos tardaron igual de poco tiempo en reconocer palabras semánticamente lejanas como en reconocer palabras semánticamente cercanas. Lo curioso de la cosa es que esta prueba también la hacen igual de bien las personas con esquizofrenia en activo. Hay otros estudios que se han realizado también con psilocibina para evaluar procesos cognitivos.

En estudios de laboratorio se ha visto que la psilocibina no altera el rendimiento en tareas de memoria de trabajo a dosis bajas y medias, aunque sí a dosis altas. La memoria de trabajo es la capacidad para manejar información durante breves períodos de tiempo y operar con ella. Es interesante especular si esta merma en los procesos de memoria de trabajo puede estar en la base del estado de expansión de conciencia que induce la psilocibina: si desaparece la capacidad para almacenar brevemente la información en el espacio mental y, sobre todo, qué hacer con ella, es posible que su consecuencia inmediata sea la inmersión en un espacio psicológico eterno. De hecho, se ha demostrado experimentalmente que la noción interna del paso del tiempo se ve alterada tras la administración de psilocibina de tal forma que los sujetos pierden el ritmo cuando se les hace dar golpes en una mesa rítmicamente. Por encima de los intervalos de 2 segundos son incapaces de mantener la ritmicidad. La mayoría de estudios utilizan además pruebas libres de conceptos lingüísticos precisamente por la dificultad que se tiene cuando se está bajo los efectos de la psilocibina para asignar a cada palabra el concepto que le corresponde.

También se ha visto que la psilocibina disminuye el rendimiento en pruebas de atención, tanto sostenida como visoespacial y que altera lo que se conoce como «inhibición prepulso» (IPP) del reflejo de la respuesta de sobresalto, que es un marcador fisiológico de procesos atencionales tempranos. Sin embargo, otro estudio concluye que es posible que el déficit de atención no se deba tanto a que las capacidades atencionales queden mermadas como a que posiblemente lo que queda disminuida sea la habilidad para suprimir o ignorar estímulos distractores. Esta hipótesis puede estar apoyada además en el hecho de que procesos preatencionales (medidos con la prueba de potenciales evocados conocida como «mismatch negativity») no se ven afectados por la psilocibina.

También existen paradigmas psicológicos para estudiar procesos perceptivos, como la «rivalidad binocular». Los procesos perceptivos responden a un modo peculiar que tiene nuestro cerebro de percibir la realidad en forma de ritmos, es lo que se llama el «modelo del oscilador». Si el ritmo se ve modificado, la percepción también. La rivalidad binocular se ha visto afectada tras la administración de psilocibina. Lo interesante es que sigue estando alterada cuando se administra ketanserina, luego parece que hay procesos perceptivos que, como anunciábamos arriba, van vía receptores 5-HT1A y no vía 5-HT2A.

Todos estos resultados confirman que la alteración de la psilocibina se produce en las estructuras corticales, esto es, de procesamiento cognitivo y no tanto sensorial. Un estudio en el que se utilizó el test de Stroop (ver imagen), una prueba clásica que evalúa control cognitivo, encontró que la psilocibina reducía el rendimiento en esta prueba. Fue interesante ver que bloqueando con ketanserina los receptores 5-HT2A disminuía el déficit, luego esta alteración en el control cognitivo debe de estar mediada de nuevo por este tipo de receptores. Un último estudio en el que se registraba la actividad eléctrica cerebral cuando se presentaban figuras incompletas a las que normalmente nuestro sistema visual les da forma para percibirlas completas encontró diferencia en los diferentes componentes de registro de actividad eléctrica. De nuevo, la mayoría de estos fenómenos también se han encontrado en personas con fases agudas de esquizofrenia, de ahí lo interesante de la psilocibina como modelo experimental para estudiar las psicosis.

Pero no todo es cognición en la vida. Un reciente estudio muy interesante ha estudiado cómo la psilocibina afecta al procesamiento emocional de la información. Como se explicaba al principio, se administró psilocibina como pretratamiento con placebo o con ketanserina. Se encontró que la psilocibina aumentó el estado de ánimo positivo y pero no el negativo. Cuando se les pasó a los sujetos una prueba de reconocimiento de emociones, concretamente el “Test de lectura de mente en los ojos”, se vio que la psilocibina afectó de manera selectiva al procesamiento emocional de la información. En el “test de lectura de mente en los ojos” se presentan en la pantalla del ordenador fotografías representando expresiones emocionales. Pero no aparece la cara entera, sino solo la mirada junto con diferentes opciones referentes a la expresión emocional y los sujetos tienen que seleccionar una opción según crean el estado emocional que la mirada está representando (ver imagen). También se les pasó una prueba que se llama “prueba emocional go/no go”. En esta prueba aparecen en la pantalla del ordenador palabras con contenido emocional positivo, negativo y neutro (por ejemplo “risa”, “pena”, lápiz”, respectivamente). Los sujetos tienen que apretar un botón según la palabra tenga connotación positiva o negativa. Hay varias fases. Por ejemplo, en la primera, solo tienen que apretar un botón cuando aparezcan palabras de contenido positivo y no responder ni a las negativas ni a las neutras y en otra tanda al revés, esto es, solo responder a las palabras negativas y no responder cuando aparezcan ni las positivas ni las neutras. Estas dos pruebas son muy interesantes porque se ha visto que en muchas enfermedades, sobre todo relacionadas con la ansiedad y con el estado de ánimo, como puede ser la depresión, hay sesgos emocionales en los pacientes de tal forma que tienen a tardar más tiempo en reconocer las palabras con connotación positiva y menos tiempo a reconocer palabras con connotación positiva, y que incluso palabras neutras pueden ser seleccionadas como si fueran palabras de contenido negativo. En este estudio con psilocibina se encontró que había un sesgo hacia el reconocimiento de expresiones emocionales negativas, de tal forma que los sujetos eran más incapaces de detectarlas. Algo similar ocurrió con el reconocimiento de emociones positivas: procesaban más rápidamente las palabras con connotación positiva que las palabras negativas o neutras. De esta forma, se puso en evidencia el importante papel de los receptores 5-HT2A no solo en el procesamiento cognitivo de la información, tal y como se vio en los estudios previos arriba comentados, sino también su importante papel en el procesamiento de las emociones.

De estos estudios en los que se ha comprobado que la psilocibina induce sesgos en el procesamiento emocional de la información, tendiendo los sujetos más facilidad para responder ante estímulos emocionales positivos y teniendo dificultades en reconocer los negativos, se desprende que la psilocibina pueda tener un potencial antidepresivo. A estas pruebas se han venido a sumar algunas más realizadas con técnicas de neuroimagen, según las cuales se ha visto que se modifica una red neuronal encargada del mantenimiento del estado de ánimo. Estos estudios los analizaremos en la siguiente entrega de esta sección.

 

Genotipos adecuados para cultivos en espacios reducidos (III)

Skunk #1
Desde el número 106 y durante los próximos meses seré yo, Leroy McWolf, quien os guíe a través del camino de “El cultivo básico en espacios reducidos”. De esta forma, alternamos los puntos de vista de dos autores -yo mismo y Neal C. Borroughs- y hacemos más dinámicas las explicaciones que contienen los artículos.

Por Leroy McWolf

Ben Dronkers en Afghanistan años 70Ben Dronkers en Afghanistan años 70

El cultivo en estas circunstancias está ganando importancia debido a la comodidad, discreción y eficiencia que podemos conseguir. En números anteriores se ha explicado cómo obtener hasta 140 gramos de flor curada, con una poda muy ajustada, partiendo de un espacio muy reducido y un consumo bajo, basado en 250 vatios de sodio.

Como os comentaba en la primera y segunda parte de esta serie (publicadas en los números 106 y 107 de la revista) Neal ya ha hablado sobre el tema genotípico en Cannabis Magazine, pero lo que aquí se pretende es tratarlo en profundidad, desde una perspectiva sencilla y accesible, para aclarar ciertas preguntas que nacieron durante las explicaciones del autor mencionado. La intención es detenernos en la elección de semillas y la crianza cannábica en espacios reducidos.

Antes de continuar donde lo habíamos dejado, debéis recordar las dimensiones aproximadas en las que nos movemos. Para mantener la continuidad argumental que esta sección ha ido construyendo durante los últimos meses, imaginemos que somos poseedores de un armario prefabricado de 60x60x140 centímetros o cualquier emplazamiento de dimensiones similares.

También debéis traer al consciente algunas de las recomendaciones genotípicas genéricas que os habíamos comentado. Habíamos explicado por qué debemos elegir orígenes índicos o híbridos de tendencia índica, cómo los periodos de floración afectan a los resultados de estas dimensiones y cuáles son algunas de las semillas más adecuadas.

Para aquellos que se decantaban por la homogeneidad (elección muy aconsejable si queremos rentabilizar al máximo un cultivo de estas características) y prefirieran recurrir a semillas consagradas, por “puritana” que parezca la elección, mencionábamos los siguientes genotipos:

-        Skunk, Super Skunk, Old Skunk (Cheese), Red Skunk y sus derivados.

-        Algunos tipos de Critical, como Critical Mass, Critical 47, Critical + o Kritikal Bilbo.

-        Algunos tipos de Kush, como 8 ball kush, All Kush o Power Kush.

-        Algunos tipos de plantas californianas y afganas.

Sensi Seeds AmsterdamSensi Seeds Amsterdam

Esta es una forma muy genérica de “etiquetar” los tipos de plantas que nos convienen. Debido a la gran cantidad de variedades que existen a día de hoy la mención se vuelve inexacta y puede llevar a confusión. Muchas semillas que han heredado el nombre de uno de sus parentales (Skunk, Critical, Kush, Californian, Afghan, Northern, etcétera) conservan pocas de las características que caracterizaba a su progenitor.

Es bien sencillo, debemos conocer ciertos datos de la historia genética de aquellas plantas consagradas que se ajustan a nuestras exigencias dimensionales. Disponer de esta información se vuelve indispensable si queremos comprender cuáles son los genotipos que mejor se ajustan a nuestras limitadas circunstancias de cultivo y será indispensable a la hora de enfrentarnos a una “carta de variedades” en la actualidad, donde tenemos a nuestra disposición infinidad de cruces.

En el artículo anterior nos habíamos detenido en una de las versiones Old Skunk más afamadas: Cheese. Pues bien, en esta entrega nos detendremos en la originaria Skunk#1.

Haciendo acopio de información e intentando ser lo más breve posible, insinuemos alguno de los admisibles orígenes de esta mitificada planta. Allá por los años sesenta, los hippies más viajeros se dedicaban a buscar semillas de diferentes partes del planeta para recolectarlas y, después, llevarlas a Estados Unidos. Cultivaron y cruzaron estas variedades seleccionando los híbridos de mayor potencia y productividad.

Estos cruces son los que posibilitaron la creciente cantidad de variedades actuales, la especialización de las plantas, las adaptaciones concretas a climas, invernaderos o interiores y la creciente potencia de los ejemplares cultivados.

Uno de los híbridos más alabados, por su potencia, producción y rapidez de floración fue Skunk#1. El nombre significa “mofeta” en inglés y, al igual que su pariente Old Skunk, del que os hablábamos en el número anterior, tiene un intensísimo olor.

Skunk#1 es la variedad híbrida más cultivada del planeta, sus orígenes comerciales se remontan hasta hace más de 30 años y forma parte de la mayoría de cruces actuales debido a las características arriba mencionadas y a su inmejorable adaptabilidad y resistencia.

Pese a su reputada fama, el origen contrastado de este cruce sigue siendo una incógnita. Esto se debe, básicamente, a la prohibición occidental o despenalización no regulada que estilaba algunas partes de Europa, como Holanda. Debido a estas circunstancias, se imposibilitó un registro real de las prácticas llevadas a cabo. Aún así, la mitología cannábica nos proporciona información sobre un posible cruce de genéticas afganas, colombianas y, según la persona que lo narra, tailandesas y mexicanas. Sea como fuere, la planta muestra componentes sativos e índicos y expresiones fenotípicas inmejorables.

En lo que sí parece que existe unificación de criterios es en lo concerniente al lugar y el año de desarrollo: Estados Unidos allá por el 1978. Supuestamente, Sam The Skunkman habría traído la genética a Holanda a principios de los ochenta, estabilizando así el primer híbrido Skunk#1.

Skunk invernaderoSkunk invernadero

El propio Ed Rosenthal afirmó que Cultivator's Choice, uno de los primeros bancos de semillas comerciales, desarrolló la variedad en la California hippie de los setenta.

Lo cierto es que la genética original ha sido mejorada por diversos bancos de semillas desde su salida al mercado. El primero de ellos fue Sacred Seeds, en el año 1976. En ambos casos, el de Sacred Seeds y el de Cultivator's Choice, se cree que Skunkman fue partícipe y promotor de la genética dado que las características distintivas de las plantas eran muy similares.

Después vino Super Sativa Seed Club, que atribuía abiertamente a Sacred Seeds la paternidad de su Skunk#1. Fueron los primeros en afirmar que algunos de sus ejemplares superaban el 15% de THC, alcanzaban los 500 gramos en exterior y estaban listos para ser cosechados durante los primeros días de octubre.

Esta fue la clave que convirtió a Skunk#1 en la planta de todos, las palabras de Super Sativa Seed Club calaron en el consumidor y cultivador de marihuana. Estas cualidades, en conjunto, ofrecían una planta nunca vista hasta la fecha. La genética hacía las delicias de los cultivadores de cualquier clima entre cálido y templado.

Los efectos elevados, propios de genéticas con periodos de floración mucho más largos y un sabor y un olor muy marcados, terminaban por desequilibrar la balanza frente a otras clases de hierba. La “apestosa” Skunk#1 traía al consciente de quien la fumara la sapidez de las mejores sativas, dulces mezclados con terrosos, picantes y aquesados, saciantes.

 

En 1988, Cultivator's Choice ganó la I Cannabis Cup con su versión de Skunk#1. Pocos meses después, el fundador de Seed Bank, Nevil, compró a Cultivator's Choice todas sus variedades. El australiano ganó las Cannabis Cups de los dos años posteriores con cruces fundamentados en “la mofeta californiana”.

Nevil, que controlaba Seed Bank desde Holanda pero seguía siendo australiano, fue arrestado en uno de sus viajes cotidianos a su país natal, poco después de la celebración de la III Cannabis Cup en Ámsterdam.

Pagó su fianza, cerró su casa de semillas y desapareció de la escena cannábica. Este fue el comienzo de un silencio que duró unos 30 meses, el arresto sirvió de precedente y alertó a genetistas y productores de cannabis para cultivo. Un año después del cierre de Seed Bank, la mayoría de bancos trabajaban de forma clandestina. Incluso bajo estas delicadas circunstancias, las casas estaban especialmente interesadas en mejorar y estabilizar el maravilloso cruce que tenían entre manos.

A finales del año 1992, cuando las cosas volvían a transcurrir con cierta normalidad, Nevil regresó al escaparate cannábico y asoció su marca (Seed Bank) con la de Ben Dronkers (Sensi Seed Club) para formar la actual The Sensi Seed Bank.

Y lo demás, como suele decirse, es historia. No dudéis ni por un instante que la Skunk#1 que podéis adquirir en Sensi Seeds es una muestra real de la cultura Skunk. Pueden existir inevitables diferencias con las plantas arriba descritas pero probablemente sean a favor de la estabilización y consagración de este cruce convertido en raza.

Puede sonar complejo, pero es tan fácil como que, en un principio, la Skunk#1 era un híbrido que provenía de cruces entre razas puras. Aquellas que habían ido a buscar hippies viajeros. Con el tiempo, Skunk#1 se cruzó consigo misma y con otros ejemplares de Skunk#1 que ya se distanciaban lo suficiente para ser consideras individuos no emparentados. Todo ello con la intención de mejorar y proporcionar una continuidad propia de una especie que comenzó a estabilizarse hace cuatro decenios.

Las razas puras provenientes de los diferentes lugares del planeta, aquellas subespecies que se han adaptado al clima del lugar y crecen salvajes, lejos de la mano castigadora del ser humano, tiene una calidad infinitamente inferior puesto que llevan cruzándose entre sí, con parentales cercanos y de todas las calidades existentes, desde hace cientos de años.

Por eso, podría afirmarse que Skunk#1 es la raza estable más potente del planeta. Ha sido la primera en disfrutar y sufrir el yugo del hombre. Buscando siempre la mejor calidad, la mayor producción y el menor tiempo de floración.

Skunk exteriorSkunk exterior

Siendo más concretos, remitámonos a la información que nos facilita la casa que actualmente vende la Skunk#1, The Sensi Seed Bank:

- Rendimiento: Muy productiva

- Clima: Soleado/Mediterráneo

- Altura media-alta

- Periodo de floración corto (45 - 50 días)

- 35% Sativa / 65% Indica

De esta forma, Skunk#1 se convierte en una de las mejores y más seguras inversiones que podemos hacer de cara a nuestro pequeño interior. La altura (que recortaremos ligeramente proporcionándole un pequeño periodo de crecimiento vegetativo, de algo más de dos semanas) sería la perfecta para el lugar que nos ocupa.

El periodo de floración sigue siendo uno de los más ajustados del mercado y cumple con exactitud. En un máximo de 50 días, que pueden ser en algunos casos sólo 6 semanas, tendremos nuestras plantas listas para la cosecha.

El toque de sativa, algo que notaréis inmediatamente en su efecto, saciará los deseos de aquellos que prefieran los globos elevados y no será excesivo para aquellos que se decanten habitualmente por índicas.

La producción, que puede equipararse a algunas genéticas actuales, sigue siendo otro de los puntos a su favor. Es cierto que otros híbridos pueden ofrecernos mayores cantidades de flor al terminar su ciclo vital pero, difícilmente, con la escasez de cuidados, vigorosidad y homogeneidad que muestra esta planta.

Lo que termina por convencernos y nos recuerda por qué la Skunk#1 sigue siendo una de las plantas más cultivadas, hoy, que disponemos de cientos de variedades, es el inmejorable sabor. El placer que supone consumir un buen ejemplar bien alimentado de esta maravillosa variedad sigue siendo algo único, una experiencia que ningún consumidor debiera perderse.

 

 

Aprovechamiento de los “restos” después de la cosecha (V)

Tinturas y Licores Cannábicos

Por Neal C. Borroughs

 Bote de tinturaBote de tintura

Como dilucidaba en anteriores entregas, el principal objetivo de esta serie de artículos es hablar de algunas de las formas más usadas para la extracción y el aprovechamiento de la Cannabis Sativa L. y sus subespecies.

El ser humano ha llevado a cabo infinidad de maneras de aprovechamiento pero aquí sólo voy a tratar las más utilizadas y prácticas. Aquellas que cualquiera de vosotros podrá llevar a cabo en su casa, teniendo en cuenta cierta limitación de utensilios y material.

Como vengo demostrando, la marihuana es “el cerdo del reino vegetal”. La práctica totalidad de la planta es aprovechable, desde sus raíces a las alabadas flores que posee al término de su ciclo vital. Dentro del objetivo establecido, he dejado a un lado el cogollo, al menos toda aquella parte que pasa al proceso de secado y curado*, y me he centrado en los usos de los “restos” después de llevar a cabo la poda, momento en el que se ha retirado todo resquicio vegetal que puede hacer que decaiga la calidad de las flores*.

Las formas más comunes de aprovechamiento van desde la extracción de tricomas*, que aún albergan las zonas más cercanas a la flor, hasta la explotación de las partes de las plantas sin cualidades psicoactivas, mediante la realización de jabones, cremas o a través de la ornamentación. En estos artículos ya he tratado diversas formas de extracción, en seco y en frío, y el tema del aprovechamiento mediante la revegetación*.

Para la 5.ª entrega de la serie os traigo conocimientos frescos acerca de los procesos que culminan con la obtención tinturas, también denominados extractos en alcohol. Esta era la forma en la que se presentaban muchos de los productos farmacéuticos de hace unas décadas, cuando no existía la censura de la farmacopea. Tiempos en los que la prohibición no había conquistado nuestra sociedad y seguía primando el derecho a elegir, sin presuponer consumidores incapaces de mesurar los pros y los contras de consumir una u otra sustancia.

También os proporcionaré unas pinceladas sobre la obtención de licores cannábicos puesto que el tema lo requiere. El licor de marihuana se obtiene en la primera fase hacia la creación de una tintura.

Como podéis ver, usaré asteriscos que os remitirán a otros artículos de Cannabis Magazine y El Cultivador* que están mencionados al término de este texto. Esto permitirá que no me extienda en exceso en temas colindantes, evitando así la ramificación de estos artículos y pudiendo centrarme totalmente en las técnicas que corresponden a cada entrega.

Pues bien, una “tintura” es, básicamente, un extracto disuelto en alcohol. Esto significa que el disolvente encargado de la extracción es el alcohol y que no se evapora por completo, sino que sigue formando parte del producto final. La disolución en alcohol permite un control a la hora de administrar la sustancia (dosificación) sumamente preciso y se presenta en un formato cómodo y transportable.

Como os comentaba, esta era una de las formas más comunes de dispensar medicación en las boticas de antaño. Sin embargo, a día de hoy, la tintura de cannabis ha desaparecido por completo de nuestros dispensarios médicos y muy poca puede narrar en primera persona la experiencia de adquirir una tintura por prescripción médica. Sin embargo, esta era una situación inmersa por completo en la cotidianidad de hace unas décadas. La propia reina Victoria las tomaba para paliar dolores tan comunes como los menstruales. También cabe destacar que la tintura de cannabis, concretamente, fue una de las sustancias más utilizadas durante el siglo XIX.

Las tinturas cannábicas son fáciles de hacer y permiten que una pequeña botella albergue una gran concentración de principio activo. De esta forma podremos llevarla a cualquier lugar y usarla de forma sutil y eficiente.

Lo primero que debemos adquirir es un buen alcohol. En otros países, como Italia, es sumamente fácil conseguir alcohol etílico puro y consumible. Sin embargo, en España existe cierta dificultad para conseguir este producto puesto que el único alcohol etílico se vende en farmacia y suele contener alcohol metílico (metanol), el cual es sumamente tóxico, o productos intermedios de degradación como aldehídos y ácidos (acetaldehído y ácido acético) que, aunque no son realmente tóxicos, le proporcionan mal sabor.

En su defecto, debemos recurrir a bebidas espirituosas de la más alta graduación. Muchas personas se decantan por un orujo casero, una buena “aguardiente”, o su licor preferido. Recordemos que cuanto mayor sea la graduación mejor será el producto final.

Existen personas que utilizan absenta o ajenjo para realizar la mezcla debido a que algunas versiones del este licor presentan altísimas graduaciones. En mi opinión, no es la bebida más adecuada para llevar a cabo estos procesos puesto que alguna de las hierbas que contiene produce leves efectos que pueden alterar el resultado que pretendemos. De esta forma se puede “enturbiar” la experiencia y proporcionar efectos que no estamos buscando.

Debemos distinguir entre una tintura que un licor cannábico. Para obtener el segundo sólo tenemos que sumergir los restos con tricomas o pequeños cogollos que hayamos descartado en un envase lleno del licor elegido y cerrarlo lo más herméticamente posible. Las proporciones de alcohol y restos que utilicemos dependerán de cada usuario y el tipo de producto utilizado.

Si se trata de zonas residuales, lejanas al cogollo, la cantidad de tricomas será menor y necesitaremos más cantidad de residuo vegetal para proporcionar el mismo efecto.

Es recomendable que probéis con poca cantidad de hierba y vayáis aumentando en función a los efectos experimentados mediante la cata. Esto puede parecer un proceso lento pero es el más adecuado y permitirá que en el futuro sepáis cual es la cantidad de licor adecuada para experimentar efectos placenteros.

Hay personas que dejan la hierba en el envase durante meses e introducen otros elementos, como azúcar, mondas de naranja o limón, granos de café, etcétera, para conferirle sabor. Esto también dependerá del usuario pero lo cierto es que con un par de días es suficiente para que se realice el proceso que confiere un efecto cannábico al alcohol.

Debéis tener cuidado con el uso de licores puesto que ambas sustancias tienden a potenciarse mutuamente, pudiendo exceder los límites de tolerancia del usuario con cantidades medias o bajas. Es decir, no debéis beber la misma cantidad de este licor que de cualquier otro licor que bebáis habitualmente y es recomendable que bebáis poco a poco, mesurando cómo os vais sintiendo y parando cuando alcancéis el globo que os guste.

Pues bien, volviendo a la tintura, la diferencia fundamental entre esta y el licor es que en la tintura dejamos que el alcohol se evapore. Realizaremos la misma mezcla que con el licor pero, pasadas entre 48 y 72 horas, dejaremos el envase abierto permitiendo así la vaporización.

Lo ideal es que dejemos de evaporar alcohol en el momento que notemos que su consumo proporciona un estado cannábico y no alcohólico. Es decir, cuanto utilizamos un determinado número de gotas mediante la forma de administración elegida y notamos el efecto de los cannabinoides.

Restos y envaseRestos y envase

El número de gotas necesario para experimentar efectos perceptibles dependerá de la concentración que queramos proporcionar a la tintura y cuál sea su uso posterior. Los principales usos actuales de tinturas son mediante administración oral. En este caso, el número de gotas que debiéramos colocar en nuestra boca, debajo de la lengua, debiera estar en torno a las 15, entre las 10 y las 20 gotas, dependiendo del tipo de efectos que quiera experimentar el usuario.

Un uso menos común de las tinturas se lleva a cabo mediante la disolución en otra bebida o añadido a cualquier tipo de comida. De esta forma la tintura se ingiere por completo. En estos casos podemos reducir la concentración, haciendo que unas 25 (20-30) gotas sean una cantidad activa. De esta forma evitamos los excesos puesto que la metabolización mediante esta forma de administración tarda más y es más complejo mesurar los efectos.

Una forma de administración que ha quedado notablemente en desuso es el acto de fumar o de vaporizar de la tintura. Poca gente sabe que la vaporización de una tintura es el mejor sistema para proporcionar un efecto medicinal a usuarios que lo quieran o lo necesiten. De esta forma, la cantidad de alquitranes inhalada es mínima, al igual que los posibles daños.

En estos casos, conviene que la tintura tenga una mayor concentración, de unas 7 gotas (5-10 gotas). Como veis, el rango efectivo se reduce y la exactitud cobra más importancia, puesto que el efecto será prácticamente instantáneo. Esto permite que se repita en función a las necesidades del usuario, en cortos periodos de tiempo, hasta alcanzar los efectos deseados.

Las principales formas de vaporización se llevan a cabo mediante vaporizadores comerciales. La práctica totalidad de vaporizadores actuales son adecuados para utilizar tinturas pero, en muchos casos, tendréis que adaptar los receptáculos a las necesidades de la tintura. En la mayoría de los casos, un poco de imaginación es suficiente.

Los vaporizadores más caros ya ofrecen alternativas concretas para la vaporización de tinturas y otros extractos.

En el caso de aquellos que quieran recurrir a una versión doméstica del vaporizador, alternativa barata y menos precisa que siempre os ofrezco en mis artículos*, pueden fabricarse uno con papel de aluminio. Es tan sencillo como realizar una cuchara con el aluminio, moldeándolo, y depositar en la parte cóncava unas gotas de tintura. Situamos una vela o un mechero a una distancia prudencial, por debajo, y vamos ascendiendo hasta que percibimos la evaporación, momento en el que paramos de acercar la llama al papel de aluminio e inhalamos a través de un billete enrollado o cualquier otro tubo alargado de dimensiones similares, aspirando así los vapores desprendidos.

Como os advertía un poco más arriba, los efectos que nos proporciona esta práctica son inmediatos y debemos tener cuidado a la hora de dosificar la cantidad adecuada. Es preferible repetir el proceso hasta 4 y 5 veces que sobredosificarnos y experimentar sensaciones no deseadas.

Una vez determinada la concentración debéis extraer toda la cantidad de restos vegetales del recipiente, dejando la tintura lo más limpia posible. El uso de coladores de tela es muy recomendable, aunque también podemos usar coladores normales y añadirles ciertos tipos de papel resistente, como el papel de cocina.

Una vez separado el líquido de los restos vegetales ya podemos envasar nuestra tintura. Existen varios tipos de envases con dosificadores de gota, podéis elegir cualquiera de ellos. Sólo debéis tener que cuenta la importancia de que el envase aísle la tintura adecuadamente del exterior, para que se conserve en condiciones adecuadas durante mucho tiempo y no se evapore, modificando el grado de concentración elegido.

No os perdáis las próximas entregas de esta serie de artículos donde se os explicará diversas y funcionales alternativas para aprovechar los restos de vuestras cosechas. Lo que está por venir: la extracción con grasas, el extracto en aceite, la extracción con butano y mucho más.

 

*ARTÍCULOS:

- “Cómo cultivar en un espacio reducido, con un consumo de energía bajo y una producción más que aceptable” Neal C. Borroughs, Cannabis Magazine, números 93, 94 y 95.

- “La cosecha, el curado y el secado” Neal C. Borroughs, El Cultivador, número 3.

- “El consumo energético en espacios reducidos” Neal C. Borroughs, Cannabis Magazine, número 102.

- “Aprovechamiento de los “restos” después de la cosecha” Neal C. Borroughs, Cannabis Magazine, números 104, 105, 106 y 107.

 

 

Extracciones: Normas básicas de seguridad

Debido al resurgir que han tenido las extracciones o concentrados en los últimos tiempos tanto en la península como en los dispensarios medicinales americanos, hemos querido recopilar un poco toda la información que se encontraba dispersa para daros la oportunidad de conocer un poco sobre este tema.

Por Ripper Seeds

Existen muchas formas de extracción o concentración, algunas de ellas ya son muy populares entre nosotros. Podríamos separar las extracciones en tres grupos:   extracciones en seco, las extracciones con agua + hielo y las extracciones utilizando disolventes (normalmente butano y/o etanol).

Debido a que cada tipo de extracción da lugar a un resultado diferente, tanto en texturas como en contenido, muchos de ellos han adquirido nombres propios análogos como budder, shatter, amber glass, wax o moonrock, entre otros.

Las extracciones en seco y con agua y hielo ya son muy conocidas entre nosotros así que nos centraremos en las extracciones o concentrados utilizando solventes.

Para realizar una extracción utilizando solventes inflamables lo principal es la seguridad. Trabajar sin riesgos nos permitirá hacerlo con más tranquilidad. Los consejos básicos a seguir son sencillos pero también es muy fácil pasarse alguno de ellos.

Consejos de seguridad:

-Lo principal y más importante es estar en un sitio bien ventilado. Estar al aire libre nos dará una mayor seguridad y sobretodo debéis evitar los espacios cerrados sin ventilación.

-No fumar ni encender ningún tipo de llama durante el proceso. Aun que creáis que estáis lo suficientemente lejos toda precaución es buena.

-No realicéis el proceso cerca de materiales inflamables y mantener los botes de gas que no estéis utilizando en ese momento lejos del lugar de trabajo.

-No encendáis interruptores durante el proceso.

-Usar guantes protectores para las manos ya que la temperatura del tubo de extracción bajara bajo cero. Los guantes protegerán vuestras manos y piel.

-Utilizar una mascarilla para evitar respirar los gases que se evaporen.

Estos consejos son esenciales, siempre puedes pensar que solo les ocurre a los demás, pero si no eres plenamente consciente del riesgo que estas tomando puedes salir lesionado.

Material necesario:

-Materia vegetal si puede ser previamente congelada

-Tubo de extracción. Hay varios modelos en el mercado. El borosilicato es el material más inocuo de todos, pero también es más frágil. Si no podéis usar borosilicato el acero o el cobre será lo más adecuado.

-Filtros de café

-Gas propano. Es importante utilizar gas de buena calidad que tenga las mínimas impurezas. Si os informáis un poco encontrareis un par de marcas muy aptas.

-Guantes. Que sean gruesos y aislantes

-Bandeja de pírex. Ha de tener la mayor superficie posible, para repartir mejor el resultado y mejorar la evaporación del gas, facilitando la eclosión de las burbujas y micro burbujas.

-Cuchillas inoxidables

-Esterilla de silicona o en su carencia papel vegetal del que se utiliza para pastelería.

-Carbón activo

Primeramente se introduce la materia vegetal previamente congelada en el interior del tubo y se prensa ligeramente. El tubo ha de tener un filtro en la parte inferior para que la materia vegetal no pase, si tenéis un extractor comercial ya vendrá incorporado. Rellenar el tubo hasta que falten un par de centímetros para llegar a la parte superior y colocar un trozo recortado del filtro de café. A continuación colocaremos el carbón activo que nos ayudara a eliminar las impurezas del gas y cerraremos el tubo.

Nos pondremos los guantes y colocaremos el tubo en posición vertical y perpendicular a la bandeja de pírex, más o menos a 4 dedos de la bandeja para evitar salpicaduras y proceder a vaciar el gas en el interior del tubo. El gas bajara la temperatura del tubo y licuará el gas, que arrastrara los aceites hasta salir por la parte posterior del tubo. Es difícil encontrar una relación entre cantidad de gas y volumen del tubo, pero si os fijáis con atención el color del gas cambia y pasa de amarillento a transparente. Intentad no utilizar más gas del necesario ya que luego lo tendréis que evaporar.

Mientras el líquido va saliendo veréis como al contactar con la bandeja empieza a evaporar. Nos quedara una capa de líquido ámbar. Ahí tendremos el gas con nuestra extracción.

Dejaremos evaporar todo el gas hasta que solo quede una capa muy fina ya con una textura mas viscosa y dejará de burbujear, pero sigue habiendo gas en su interior. Para ayudar a su evaporación lo pondremos al baño maria con agua caliente para reactivar la evaporación.

Siempre hemos de trabajar por debajo de los 50ºC para conservar todas las cualidades de la extracción.

Repetiremos el baño maría varias veces hasta que quede transparente y sin micro burbujas.

Recogeremos el aceite con las cuchillas y lo colocaremos en la esterilla de silicona que nos ayudara a poder juntarlo. Nuestro concentrado estará listo.

Próximamente mostraremos mas métodos con mejores sistemas de purgado pero que requieren más medios.

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Cómo comprar productos de aceite de CBD de calidad

CBD CanzonPara obtener los mejores resultados, necesitas saber cómo comprar los productos de CBD de la más alta calidad...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media