Algunos cultos mistéricos romanos

Dada la relación que existía entre los romanos y sus dioses, basado en un sentido práctico de fe, en el que si yo le doy culto a un dios él me va a dar protección, entre los periodos del siglo I al siglo III el descreimiento y el abandono del viejo y tradicional credo romano se hizo muy fuerte en la sociedad romana.


El motivo estaba muy claro; multitud de guerras civiles por el poder del imperio les había llevado a pensar que sus dioses ya no les amparaban. Además la clase alta romana daba amparo a multitud de filósofos griegos que comenzaban a dudar de la existencia de tales dioses (Gómez, 2007: 265).
Los cultos provenientes de Egipto y de Asia Menor gozaban de una sorprendente popularidad y contaban además con una protección imperial. Así muchos emperadores romanos apoyaron al mitrianismo por motivos políticos. Cónmodo (185-192) se inicia en los misterios de Isis y de Mitra; Caracalla (211-217) fomenta el culto solar al Sol Invictus y Constantino, el que dará como oficial al culto cristiano, se identifica con el propio Sol Invicto (Dastferrez, 2002: 766).



Las religiones mistéricas tuvieron consecuencias graves para el imperio. Los ciudadanos dejaron de sentirse unidos al emperador. Las religiones mistéricas surgen como un esfuerzo por responder a la soledad del individuo. Los misterios imponían el secreto; las fuentes documentales que nos hablan de ellas la mayoría son tardías. Sabemos que durante el siglo I se propagaron por la zona occidental del imperio y que sus orígenes provenían del sector oriental. Algunas de aquellas religiones fueron muy estimadas, como los misterios de Attis en Frigia, los de Osiris en Egipto o los de Adonis en Siria. Las ideas de estos misterios venían a ser siempre las mismas. Después de un periodo de purificación y preparación ritual, los iniciados a los misterios participaban en un drama sagrado en el que eran reactualizadas las aventuras del dios en cuestión. El aspirante experimentaba de este modo la proximidad del dios y tomaba conciencia de una profunda intimidad con él, entendida como una verdadera deificación. No cabe la duda de que algunos misterios poseían una fuerte capacidad de dignificación moral pero otras se caracterizaban por orgías rituales, provocaban estremecedoras experiencias personales pero no ofrecían a sus iniciados la posibilidad de integrarse en la comunidad. Su éxito se debía a que creaban un sentimiento de dominio sobre el destino y la muerte en virtud de una deificación y de salvación; ofrecían una relación personal con dios, prometían una salvación definitiva más allá de la muerte, cosa que no ofrecía el culto al emperador (Davies, 1979:32).


Los misterios de Attis

Los primeros cultos secretos que se introdujeron en Roma fueron los de la diosa frigia Cibeles, conocidos como Misterios de Attis. Despreciados por la clase alta romana, los patricios, y favoritos entre la clase baja romana, los ritos incluían la autocastración de algunos sacerdotes; los demás fieles tan sólo se flagelaban, en un trance excitado por música, danzas frenéticas y tatuajes. Attis, era un chivo expiatorio que borra con sus sufrimientos los pecados del mundo. Antes de ser admitidos a las ceremonias mayores los aspirantes a iniciación y los iniciados celebraban un banquete de comunión con pan y vino, precedido por severos ayunos.
Aunque estos Misterios empiezan a celebrarse en Roma antes del II a. C., su difusión se consuma sobre todo en la época imperial. Varios Césares promovieron directa o indirectamente los cultos, para contrarrestar los progresos del cristianismo. Por lo que respecta a las ceremonias en sí, son sacrificios entre un modelo con transferencia del mal mediante víctima humana o pharmakós y un modelo de comunión o participación a través de un phármakon, si bien con cierto predominio de lo primero. Tras ayunar, el ágape con pan y vino resultaba sin duda psicotrópico, aunque algún historiador se inclina a considerar que en las ceremonias mayores intervenían también “alucinógenos” (Escohotado, 1999). Dada la naturaleza frenética del rito, mucho más próxima a las ceremonias dionisiacas que a las eleusinas, cabe suponer que se trataría de sustancias más adaptadas a trances de posesión que a trances visionarios.


Misterios de Isis y Osiris

Isis es la versión egipcia de la diosa madre Tierra. Hermana y esposa de Osiris que busca los trozos del cuerpo de su marido muerto y despedazado por el dios Set. Los encuentra, los pega y celebra su funeral con grandes lamentaciones en compañía de Anubis. Tras el luto consiguió la resurrección de su marido en sincronía con la vegetación. Isis es, por tanto, una diosa similar a Deméter y Osiris a Dioniso.
Los miembros de estos misterios de Isis se agrupan en asociaciones religiosas, los collegia Isidis, integrados por distintas clases de iniciados (telestini). Tenía este culto tanto sacerdotes como sacerdotisas. (Guerra, 1987:134). También existían los hieraphóros o portadores de la hierá u objetos sagrados presentes en el misterio. Apuleyo habla de cista secretorum capax penitus celans operta magnificae religiones o cesta celadora de los objetos sagrados más secretos de la religión isiaca.
Al ritual eleusino, visto ya en artículos anteriores, parecen vinculados los Misterios de Isis y Osiris, también llamados “egipcios”, que se establecieron a comienzos del II a. C. gracias al faraón Ptolomeo Sóter con el fin de dar a sus dominios la cohesión de una religión aceptable para todos. Los testimonios que se conservan de mystai indican claros paralelos con la secuencia descrita por Plutarco al hablar de Eleusis, donde primero hay un tránsito por habitaciones oscuras al que sigue una experiencia de luz pura y visiones. El más interesante de los documentos sobre estos Misterios es el de Apuleyo. Afirma que el sumo sacerdote realiza una serie de acciones, entre ellas está el sacrificio matutino, la lectura de los libros sagrados y un baño purificador. Tenían que pasar unos diez días de abstinencia de carne y de vino. Llegado el día el sacerdote mandaba que se alejasen los profanos del tabernáculo del templo. Apuleyo ya no dice nada más: “te lo diría si fuera lícito decirlo; lo sabrías lector, si fuera lícito oírlo”. Uno de sus párrafos dice:
“Llegué a las fronteras de la muerte, pisé el umbral de Perséfone (Isis en cuanto Señora de los muertos) y a mi regreso crucé todos los elementos; en plena noche vi el sol que brillaba en todo su esplendor; me acerqué a los dioses subterráneos y celestes. Los contemplé cara a cara y los adoré de cerca. Estas son mis noticias; aunque las has oído estás condenado a no entenderlas” (Guerra, 1987:141).
La iniciación termina con un banquete: “El tercer día se repitió la misma ceremonia y el desayuno ritual: con ello quedaron completadas las formalidades de la iniciación”.
A la iniciación le sucede la “iluminación”, una especie de epopteia o contemplación eleusina. Primero necesita diez días de ayuno para participar en las orgías nocturnas (ceremonias orgiásticas, en trance teléstico) de Osiris. Los sacerdotes y sacerdotisas tienen que vivir con austeridad.
La intervención de sustancias específicamente visionarias parece insinuada en algunos comentarios de Jámblico que figuran en su libro sobre los Misterios egipcios. Afirma allí que “deben distinguirse los trances que llenan de demencia y enfermedad de aquellos que procuran bienes más preciosos que la sabiduría humana [...] pues unos hacen descender el alma y otros la elevan; unos la separan por completo de la participación en lo divino y otros la unen a ello”. Como Apuleyo, Jámblico considera que la meta de estos Misterios es la clara contemplación de los dioses (Escohotado, 1999).
Los iniciados en esos Misterios caen del vértigo inspirado por una especie de éxtasis en el que el alma recibe a los espíritus y los ángeles y ven directamente a los dioses.




Los cultos de Mitra

Entre los cultos mistéricos helenísticos destaca el de Mitra, una deidad irania vinculada al símbolo patriarcal del toro, cuyo rito iniciático comprendía una aspersión con la sangre de un animal muerto en ese mismo instante. Basado sobre un “ofrecimiento del pan”, el mitraísmo llegó a ser la religión por excelencia de los militares, logrando una difusión extraordinaria en todo el ámbito romano en los siglos I y II. Mitra era como una especie de árbitro entre las fuerzas del mal y del bien. Era el dios de los contratos legales y del robo de ganado (Blackwell y col., 2003: 169). El culto de Mitra llegó a Roma con los piratas de Cilicia (provincia romana cercana al mar Negro). Este dios fue asociado rápidamente con el dios sol, “Deus Sol Invictus Mithras”.
De forma paralela el culto cristiano empezaba a ganar popularidad y evolucionaba hacia una religión de Estado. Los primeros Padres de la Iglesia vieron en esos cultos una imitación diabólica de la eucaristía, si bien los historiadores afirman que quienes imitaron dicho modelo fueron los cristianos. Tertuliano escribió sobre los Misterios de Mithra:
"El diablo cuya ocupación es la de pervertir la verdad, remeda las circunstancias exactas de los Sacramentos Divinos. Él bautiza a sus creyentes y promete el perdón de los pecados de la Sagrada Fuente, y con eso los inicia en la religión de Mithra. Así él celebra la oblación del pan, y trae el símbolo de la resurrección. Permítanos, por consiguiente, reconocer la astucia del diablo que copia ciertas cosas de aquellas que son Divinas".
En los banquetes sagrados de Mitra los mystas ingerían pan y vino como representación de la carne y la sangre del toro inmolado por Mitra. El sacerdote lo bendecía con estas palabras: “Salvaste a los hombres con el derramamiento de la sangre eterna”. El fiel que participaba en esta comunión permitía el nacimiento de una nueva vida y se le procuraba la vida eterna. La comunión permitía una fusión mística con la divinidad y una participación en la vida eterna (Dastferrez, 2002: 767). 
De hecho, las coincidencias entre mitraísmo y cristianismo van mucho más lejos, pues Cristo y Mitra celebraban su nacimiento el mismo 25 de diciembre. Por el año 375, el Papa Julio I, igualmente declaró la Natividad del nacimiento de Jesús el 25 de diciembre para alinear a los seguidores del dios del Sol Mithra. Ambas religiones compartían creencias sobre el fin del mundo, el juicio final y la resurrección de los muertos. La religión del Dios Mitra exaltaba el domingo (el día del sol o Solis Dies) como el más importante de la semana y fiesta semanal para los ciudadanos romanos desde el siglo II.
Los seguidores del culto de mitra se dividían en cédulas. Cada cédula se reunía en sencillas cuevas que acogían a todos sus miembros. Muchas de estas cuevas se han conservado ya que misteriosamente muchas iglesias cristianas se construyeron encima; como por ejemplo la iglesia de San Clemente en Roma o la iglesia de Santa Prisca, también en Roma, en donde se exhibe una inscripción que dice: “Mitra nos salvó por la sangre derramada” (Blackwell y col., 2003: 170). La cueva del templo Mithraico en la Colina del Vaticano que fue tomada y destruida por los cristianos en el 376. Los obispos cristianos de Roma, adicionalmente se apropiaron del título de alto sacerdote Mithraico, de Pater Patrum quien era conocido como el "Papa".


Bibliografía
• Davies, W.D. (1979). Aproximación al nuevo testamento. Ediciones Cristiandad
• Escohotado, A. (1999). Historia general de las drogas, Espasa Forum, Madrid
• Torrent, F.J. (2003). El legado hermético de la Antigüedad. Bubok
• Guerra Gómez, M. (1987). El sacerdocio femenino. I.T. San Ildefonso. Toledo
• Blackwell, L., Blackwell, C.W. y Vlackwell, A.H. (2003) Mitología para dummies. Editorial Norma
• Dastferrez, A. (2002). La nueva era. Editorial Clie
• Gómez Fernández, F.J. (2007). Dioses, templos y oráculos. Ediciones Nowtilus S.L.

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Se acabó el miedo: fumiga a tope hasta el último día de floración con acaricida biológico

Foto 3 Superkukulus aplicacion final de floracion foliarDesde hace muchos años se han utilizado productos muy agresivos y tóxicos para tratar las plagas en el cannabis...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...

 

 

 

Música y Media