Alex Pluma Blanca

La lucha del pueblo Nativo Lakota para recuperar el cáñamo tradicional (I)

La historia de Alex Pluma Blanca y del pueblo Lakota de la reserva de Pine Ridge, merece ser narrada en profundidad, por la gran importancia que tiene dentro de la lucha por la defensa del uso del cannabis para los pueblos del mundo.

Esta pequeña-gran guerra por el uso tradicional de la planta aunque no está enmarcada en la legalización del cannabis terapeútico, es igualmente dura y extenuante para ellos.

Llevan años litigando a nivel legal muy duramente con los tribunales estadounidenses, porque sólo quieren culivar en paz y sin estorbos, el milenario y tradicional cannabis sativa con bajo nivel de THC, fuera de la polémica y el caos en torno a la represión que sufre la marihuana en los EEUU.

El cáñamo es un cultivo nativo de los Lakota y desean ejercerlo sobre su tierra por la gran necesidad que tienen de recursos naturales.

El Pueblo Nativo respecto al cáñamo y sus cultivos tradicionales, lleva arrastrando la negociación de pactos y acuerdos específicos para ellos, desde la época de las guerras de colonización.

Incluso tras su derrota y el confinamiento a las reservas, esta lucha por sus recursos ha sido una de las pocas vías que les ha quedado para mostrar su espíritu combativo de superación en unos tiempos, en los que la realidad de su pueblo es realmente triste y su cultura está desposeída del esplendor que le corresponde, por represión sobre sus derechos de tierras, así como muchos otros.

Antes de entrar de lleno en el tema del cáñamo, hay que situarnos un poco en la historia y el contexto de referencia de los Lakota como pueblo histórico, y por otro lado enfrentado e integrado a día de hoy de formas muy paradógicas en la vida de USA.

Los Lakota que a su vez son parte de la tribu Sioux pertenecen a las márgenes del Misuri y ocupaban en el siglo 18 la gran pradera central, por eso se les ha llamado el Pueblo Pradera.

Se extienden en el mundo moderno a través de los estados de Minnesota, Dakota del Sur, Nebraska y Wyoming.

Los Lakota se dividían en dos clases, los dedicados a la caza que se extendieron gracias a la introducción del caballo en el continente, por vastas zonas donde el bisonte iba migrando, y por otro los agricultores, que eran la mayoría, y por tanto, podemos hablar de un pueblo mayoritariamente agrícola y sedentario.

Sus territorios fueron menguando a medida que el exterminio del "Bisón Americanus" o bisonte, fué aumentando, gracias a personajes, que aún siendo asesinos profesionales, fueron convertidos en héroes, como el mal denominado Bufalo Bill.

 Su misión fue, obviamente al servicio del gobierno, destruir el recurso natural de los pueblos nativos, masacrando innecsariamente millones de hermosos bisontes de forma absolutamente deliberada y malintencionada contra los indios, y como atentado ecológico contra la vida salvaje como medio de vida natural.

 Falsamente y con hipocresía magistral, paradójicamente parecía defender la existencia natural y libre del hombre en la naturaleza.

 Por eso los lakota más agrícolas y menos dependientes que otras tribus de los bisontes siguieron defendiendo su cultura con fuerza, al estar más ligada al uso del suelo y la defensa de una tierra, que al ejercito de EEUU les costó mucho arrebatar al Pueblo Nativo, como demostró la gran guerra Sioux de 1877.

 La puntilla para domar el espíritu guerrero Indio fué el alcohol, y las enfermedades importadas de Europa, que causaron estragos sobre toda la Nación India.

 Viendo la debilidad de sus defensas inmunológicas contra las pandemias europeas, estas se utilizaron como guerra bacteriológica, y es que sólo la viruela mató a tres cuartas partes de la población. Se usaban mantas contaminadas de viruela para propagar la anfermedad a través de mujeres y niños inocentes.

Como relata el Sioux, Floyd Westermann, "Red Crow" o Cuervo Rojo, "tras la llegada de colón, se produjo lo que nosotros llamamos la I Guerra Mundial, la -auténtica- ya que la Nación India pasó de ser de 60 millones a tán solo 800.000.... casi fuimos exterminados aqui en Norteamérica"

 El término Lakota significa "amigo" o "aliado", y a continuación damos los nombres de los pueblos Lakota con su significado asociado a rasgos específicos, algo muy típico de los indios nativos.

Las siete sub-tribus en que se dividen son Sicaŋǧu (muslos morenos), Oglala (aquellos que se dispersan por si mismos), Itazipco (Sin arcos), Hunkpapa (Campamento del Fin del Círculo Indio), Miniconjou (Planta junto a la corriente), Sihasapa (Pies negros), Oóhnuŋpa (Dos marmitas).

 El nivel de exigencia de autogobierno o principio de autodeterminación que el Pueblo Lakota exige de las autoridades americanas, es una postura política tan digna y que lleva tanto tiempo defendiendo, que incluso a logrado reconocimiento internacional de algunos países.

 El uso del cáñamo tradicional como herramienta de rebelión, en un marco agrícola y de defensa de su suelo, ha sido por tanto un arma mas en su combate por declararse pueblo soberano, para decidir el propio gobierno de su libertad individual, y esta es otra seña de identidad india, tanto a escala de persona como de tribu.

 La Delegación de Libertad Lakota, el 17 de septiembre de 2007, viajó a Washinton D.C para declarar la República de Lakotah, declarando su capacidad e intenciones incluso sobre la producción de energía eléctrica propia, pasaportes y carnet de conducir. Sería una confederación de principios libertarios con gobierno a escala de «libertad individual por dominio comunitario». En palabras de ellos, "vivir como vivíamos antes de la invasion", y en la que los ancianos tenían la obligación de ejercer el máximo de justicia y honor por el pueblo, y en el que rechaza cualquier acto o lucha armada a la que califican de "imbecilidad", hoy en día.

 Esta entidad no reconocida dentro de las fronteras de Estados Unidos, considera propios parte de los terrenos de Dakota del Norte y Dakota del Sur, así como Nebraska, Wyoming y Montana.

A esta delegación de 4 miembros, parecida en ciertos aspectos a la que Pluma Blanca ha creado para el cáñamo, fué acompañada por el actor y activista Russell Jeans, Phyllis Young (fundadora de Mujeres de la Nación Roja, WARN), Sr Duane Martin (líder de la Sociedad Lakota del Corazón Fuerte) y Garry Rowland (líder de los Jinetes Pies Grandes).

 Rowland y Martín, participaron en la ocupación del 27 de febrero de 1973 de Pine Ridge, unos acontecimientos que sentaron un precedente en la lucha Lakota y que servirían de referencia para la lucha por la autodeterminación de los nativos americanos.

 Pine Ridge es una reserva Lakota, el mismo sitio en que comenzó la siembra del cáñamo libre, pero los acontecimientos del 73, muy anteriores, fueron en verdad el germen mismo de este foco de lucha por la libertad y la independencia en todos los aspectos, que vivió la reserva a partir de esas fecha.

 Unos 200 Oglala Lakota y varios seguidores del Movimiento Indio Americano AIM, ocuparon el pueblo de Wounded Knee en Dakota del Sur, dentro de la reserva Pine Ridge, en repulsa y protesta contra un lider tribal acusado de corrupción (al que no pudieron destituir oficialmente) que optaba a la presidencia, y a la vez contra el fracaso de incumplimiento de las promesas del tratado del gobierno, sobre los acuerdos adoptados con los pueblos indígenas, rompiéndolo y exigiendo reiniciar las negociaciones.

El lugar elegido, fué escenario en 1890, de una matanza por parte del ejército americano sobre los Lakota, 150 indios, de ellos 69 mujeres y niños.

Este pequeño levantamiento Wounded Knee duró 71 días, y mientras discurrió las autoridades policiales locales de avrios estados y miembros del FBI acordonaron la zona.

Al comienzo de la ocupación un agente federal fué herido y posteriormente murió por complicaciones, lo cual creó un ambiente muy crispado que llegó hasta el punto de que un Cherokee y un Oglala Lakota fueran asesinados en extrañas circunstancias, así como un desaparecido, el activista Ray Robinson.

Los hechos fueron tan mediáticos que contagiaron la indignación de otros nativos y la opnión pública americana se volcó en favor de la causa India, indignados también por los años de abusos y falsas promesas sobre estas comunidades.

El conflicto interno en la Reserva Pine Ridge llegó a suponer 60 muertes durante tres años, de opositores al gobierno de Wilson (presidente Indio corrupto) al que se acusó de poseer brigadas privadas.

Y en 1975 dos agentes del FBI, fuerzas siempre presentes durante todo el conflicto, fueron disparados a quemaropa, lo que supuso que 3 miembros del AIM fueran acusados y 2 de ellos lograron su liberación, pero Peltier que escapó a Canadá no pudo evitar la cárcel al ser juzgado por separado.

Pues bien, este es el escenario en que discurre el activismo de Pluma Blanca por el cáñamo, y si bien es cierto que no es el mismo en orden cronológico, el entorno de reivindicación, aunque en este caso, mucho más pacífico, no ha facilitado nada las cosas a este valiente Lakota.

También citaremos mas adelante, otra inicativa de activismo en torno al cáñamo, mas puntual, y que se produjo cuando se construyó, una casa de cáñamo para un jefe Oglala muy anciano.

La lucha de Pluma Blanca con el cáñamo es un intento por proveer a su pueblo de fibra, comida y cobijo para soportar los inviernos extremadamente duros que afectan a esa zona del pais, y que producen la muerte cada año por frío de miembros de la comunidad, sobre todo ancianos y los de menos recursos, a pesar de la inmensa solidaridad que existe entre ellos.

La situación en la reserva es mucho más delicada de lo que jamás nadie imagina desde nuestra ignorancia informativa, ya que se han denunciado casos de violación a niños indios por pederastas blancos americanos, sufriendo despues toda su vida secuelas psicologicas y drogodependencias, así como la ira y la rebeldia en un entorno ya de por si marginado.

Muchos sufren de diabetes y han perdido sus piernas, por lo que su dependencia es muy alta, una mala combinación con el orgullo indígena que ha quedado intacto a lo largo de los siglos como seña de identidad de resistencia.

Los Lakota tienen el grán merito de ser los custodios del idioma Sioux que de otro modo se habría perdido.

Además no hay que olvidar que sólo viven en reservas aquellos que, de alguna manera se resisten como pueden a desaparecer como pueblo, como asentamiento tribal en la naturaleza, con todas las limitaciones imaginables y desconocidas y a medio caballo de dos mundos que ni se mezclan ni se complementan. La vida en la reserva de Pine Ridge es en muchos casos en mobil homes, caravanas y viviendas en precario, nada que ver con las condiciones que las familias indias integradas llevan en la sociedad americana, por ejemplo en Rapid City o en la gran Denver.

Muchísimos indios han participado en las guerras o son soldados profesionales, de manera que es en verdad muy variopinto y complejo el escenario de relaciones y entramados de amor-odio de este pueblo con la sociedad y gobierno americano. Muchas familias ricas indias son propietarias concesionadas por ejemplo de grandes zonas de casino y juegos, por lo que las pequeñas o grandes luchas de los Lakotas de Pine Ridge son en realidad algo cualitativamente de mucho valor y actos en verdad muy singulares que cobran un significado casi épico dada la desmesura del oponente y el extraño contexto cultural.

No obstante todos los esfuerzos de los Lakota por su cultura, están legitimizados dadas las constantes violaciones sobre los acuerdos de Fort Laramy de 1851 y 1868 así como sobre la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y la Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados.

Por ejemplo, los derechos de mina nunca fueron respetados, y es demostrable por estaditica el empobrecimiento sistemático de los enclaves Lakota por mas de 150 años de gobiernos americanos.

Hoy en día hay cinco reservas Lakota en Dakota del Sur, Rosebud Indian Reservation, Pine Ridge Indian Reservation, Lower Brule Indian Reservation, Cheyenne River Indian Reservation y Standing Rock Indian Reservation.

En el noroeste de Dakota del Norte está Fort Berthold, y en noreste, en Montana, Fort Peck Indian Reservation. Tambien hay dos pequeñas en Saskatchewan y Manitoba en Canadá.

El esfuerzo que Pluma Blanca esta realizando por normalizar el cáñamo para bien de la economía y la sociedad India Americana es un logro no sólo para ellos sino para la población blanca estadounidense y para el mundo entero.

Si un pueblo como el Lakota intenta recuperar el cultivo del cáñamo en las peores condiciones posibles, como describiré en siguientes capítulos, que obligación moral no tendremos nosotros hacia la planta y hacia el honor de los pueblos indígenas, que podemos hacerlo sin mayor problema que el de organizarnos.

Pluma Blanca a logrado incluso naturalizar el cáñamo de forma salvaje e involucrar en la lucha del cáñamo a una gran parte de la sociedad americana sensibilizada por la causa Lakota y que desconocía el cultivo.

Es una gran historia digna de contar la del Gran White Plume, un venerable sabio y anciano Lakota, al que debemos como mínimo el honor de contar su épico esfuerzo por la libertad de su gente y por los derechos de todos sobre el cáñamo.

 

 

 

 

¿Quieres colaborar en Cannabis Magazine?

colabora con Cannabis MagazineLeer más

 

Cómo comprar productos de aceite de CBD de calidad

CBD CanzonPara obtener los mejores resultados, necesitas saber cómo comprar los productos de CBD de la más alta calidad...
Leer más

 

Consejos Legales

Consejos legales para el cultivador de cannabis.

Artículo que ofrece una serie de consejos para quienes cultiven, en caso de tener problemas legales. Una Guía para saber qué hacer y que no ante una posible intervención policial.       Leer más...